Lucía Soria es una mujer ocupada. Trabaja por las mañanas como veterinaria, come cuando puede y entrena por las tardes. Y eso que después de cuatro años siendo alcaldesa de Fuentelcésped (Burgos), ahora ha dejado la política después de no haber salido reelegida en las últimas elecciones. “La clave es la organización, saber que vas a tener poco tiempo para descansar y que tienes que cuadrar bien los horarios”, explica la protagonista de esta historia.

Y eso que trata de llegar a tiempo a todos los sitios y poner siempre buena cara, porque está llena de ilusión y más en una temporada tan especial como ésta, con los Juegos de Tokio 2020 en el horizonte. Va a ser la primera vez en la historia que España compita en baloncesto en silla femenino en unos Juegos Paralímpicos. “Tenemos muchísima ilusión por esta competición, porque es el premio a muchos años de trabajo”, reconoce la jugadora del Getafe, que afronta unos meses por delante de mucho ajetreo.

Vamos a tener muchas concentraciones, torneos, etc. El objetivo es llegar muy bien preparadas a Tokio y poder hacer allí un buen papel, lo que pasa que es la primera vez que va el equipo y no sabemos qué nos vamos a encontrar, vamos un poco a ver qué pasa”.

El precedente del último Mundial

Sin embargo, todo esto lo dice con la boca pequeña, porque tiene en su cabeza el recuerdo reciente del último Mundial de Hamburgo. “Allí fuimos sin que nadie confiara en nosotras, y luego pues nos metimos en cuartos y acabamos séptimas. Así que ahora pensamos que puede pasar lo mismo, conseguir un diploma, quién sabe. También era muy complicado clasificarnos y es algo que ya hemos conseguido”, explica a Yo Soy Noticia Soria, nombrada mejor jugadora de la Liga de Baloncesto en Silla en el año 2018.

Pero para conocer bien su historia toca remontarse a su niñez y a esa cabezonería de la que presume ella misma. “He sido así toda mi vida. Al principio iba andando a todos lados con mis aparatos en las piernas, me destrozaba la espalda y me daba igual”, va contando. “Cuando empecé a crecer me dijeron que tenía que llevar muletas y eso me sentaba como un tiro. Imagínate cuando me nombraron lo de la silla de ruedas, fue mucho peor”, recuerda.

Sin embargo, todo cambió el día que decidió probar con el baloncesto en silla. “Mis padres me decía que estaba loca porque si odiaba la silla, cómo me iba a sentar en una para hacer deporte, pero no sé por qué mi cabeza lo asumió bien al ser para jugar. Y enseguida me dí cuenta de que era algo práctico y que podía venirme bien fuera de la pista».

«Yo sé que mis padres siempre fueron conscientes de que en algún momento de mi vida iba a necesitar una silla de ruedas, pero yo me negué durante mucho tiempo. El deporte me sirvió para darme cuenta. Viví el proceso inverso a lo normal, pero fue bonito. La silla me dio más libertad e independencia”, añade, pasados ya muchos años de aquello.

La importancia del deporte en su vida

Pero en su cabeza ahora mismo solo tiene sitio el presente, que es muy ocupado con el baloncesto y la veterinaria. “Mira, cada uno decide lo que necesita en la vida y el deporte para mí siempre ha sido un pilar fundamental, lo que pasa que yo siempre he sido consciente de que del deporte no podría vivir eternamente, así que opté por un plan B con ser veterinaria, que es mi otra gran pasión y a día de hoy puedo hacer las dos cosas que más me gustan y además me pagan por ello”, sonríe, satisfecha, de cómo le van las cosas a día de hoy.

Pero si algo tiene claro es que el deporte será siempre un compañero de vida. “Empecé haciendo natación, pero el baloncesto siempre me gustó. Hay una cosa que está clara, a mí el deporte me ha servido para demostrarme a mí misma que soy capaz de hacer cosas que no creía que lo fuera. Necesito hacer deporte cada día, sino exploto, es algo que es como una droga buena. Si no lo hago es como si me faltase algo”.

A día de hoy es alero en el Getafe, en una liga mixta pero que es, sobre todo, masculina, algo muy importante para las jugadoras, porque les ayuda a “mejorar”. Además, la competición premia a los equipos que tienen jugadoras ya que se les beneficia con puntos extra por tenerlas sobre la pista.

“A ver, a mí me gustaría que hubiera una liga femenina, pero que se mantuviera ésta también y poder compaginar las dos, porque jugar con los chicos nos ayuda a subir el nivel, aunque la femenina sería importante para poder jugar en la misma posición en la que jugamos en la selección. Esta combinación ya se ha hecho en otros países y ha funcionado”, cuenta.

Y todo esto viene después de haber dejado la política tras cuatro años siendo alcaldesa de su pueblo, Fuentelcésped, un pequeño municipio de poco más de 250 habitantes. Sin embargo, la política ya forma parte de su pasado porque, a pesar de haberse vuelto a presentar a las últimas elecciones locales, al no haber salido reelegida tomó la decisión de apartarse por falta de tiempo. “He aprendido mucho en estos cuatro años y eso es algo que me llevo para mí”, reflexiona.

Mayor presencia en los medios gracias a las redes

Y es que no es fácil preparar una cita histórica como son unos Juegos Paralímpicos, que es en lo que ahora mismo más centrada está y más “ilusión” le hace. Esa es parte de su felicidad, aunque reconoce que le gustaría que el deporte adaptado tuviera más lugar en los medios de comunicación. “Ha habido una gran evolución en los últimos años, en todos los aspectos, pero en España todos los deportes que no sean el fútbol tienen muy poca prensa”.

Sin embargo, sí cuenta que con las redes sociales esto ha cambiado. “Ahora salimos un poquito más, con el Mundial aparecimos por algunos medios y con la clasificación para Tokio también nos llamaron”, cuenta al tiempo que recuerda lo difíciles que fueron sus inicios. “Yo conocí el baloncesto en silla gracias a un fisio, porque no sabía nada de esto. Al principio ni había escuelas, tenías que jugar contra adultos y si no te gustaba, pues adiós».

Ahora todo ha cambiado mucho y los niños pueden competir con gente de su edad, eso es algo que yo no he podido vivir”, cierra con este mensaje de esperanza, de ver como el deporte paralímpico va creciendo y dando pasos hacia delante. Una gran noticia para todos.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies