El piloto alicantino Luis José Martínez, que recientemente ha firmado por el DEZA Ismabon Racing Team arrancó con el mejor tiempo en los libres, la pole y la victoria. Un fin de semana redondo para él, en el que el Circuit Ricardo Tormo acogió la única carrera de motociclismo adaptado que se disputa en España.

Pese a no tener la mano izquierda, eso no le impide competir con los mejores. Ha sido campeón de España en dos ocasiones, ha participado en el Campeonato de Europa de velocidad, en la Kawasaki Z Cup o la Ibérica CUP entre España y Portugal. Siempre con rivales sin discapacidad, llegando estar entre los 5 primeros en varias ocasiones con parrillas de más de 20 pilotos, aunque «prefiero llamarnos pilotos con capacidades distintas al resto», matiza Luis.

Si algo tiene el cuerpo humano es que es extraordinario y capaz de adaptarse a todo».

El día a día de Luis José pasa subido a una moto, su medio de transporte habitual, en una rutina ahora demasiado marcada por la COVID-19. Su empresa de hostelería en Alicante, ha tenido que cerrar debido a la pandemia. El ocio nocturno de la ciudad lleva su nombre, el de su empresa, que hasta la fecha «es la que me ha permitido poder desarrollar mi carrera de piloto«, comenta.

Luis José Martínez, piloto de motociclismo en el Circuit Ricardo Tormo

El motociclismo adaptado es muy poco conocido entre los aficionados del motor, y pese a la dificultad que ello supone «es mucho más habitual su práctica de lo que la gente pueda pensar», describe Martínez.

Por ejemplo, «si la movilidad reducida está en las piernas, utilizan imanes para cogerse al depósito de la gasolina, y con el mismo sistema de las bicicletas de montaña para sujetarse a las estriberas y se hace más fuerza con el tronco. El esfuerzo mental que tienes que hacer para adaptarte es muy fuerte«, cuenta el piloto de origen madrileño pero afincado en El Campello.

Si algo ha podido aprender a lo largo de su vida, «es que el cuerpo humano es extraordinario y capaz de adaptarse a todo», cuenta Luis José, consciente de que el camino que queda por recorrer para que la disciplina sea conocida es largo, pero con el objetivo claro: «nuestra idea es que quienes lleguen detrás de nosotros se encuentren el camino mucho más fácil», sentencia el bicampeón de España.

El futuro del motociclismo adaptado en sus manos

La pandemia ha parado en seco unos entrenamientos que le suponen un desembolso de más de 1.000€ cada vez que se enfunda el mono, y pisa un circuito. Las rutinas las desarrolla «con la bicicleta, en la piscina o realizando actividades en el gimnasio que nos permitan seguir lo más activos posible».

Luis José Martínez, piloto de motociclismo en el Campeonato de España 2020

Su pelea es constante. Los resultados deportivos y la presión e intensidad con la que buscan su espacio, no tienen otro objetivo que el de poder encontrar un patrocinador que les permita competir como ya lo hacen en Alemania, Bélgica, Francia, Italia o Inglaterra, donde hay equipos que participan en el calendario internacional apoyados por importantes patrocinadores que lo permiten.

El calendario de esta temporada tenía por primera vez tres pruebas, pero dos de ellas se han tenido que suspender por la pandemia. El propio Luis, junto a pilotos como Rubén Barea o Álex Cruz, luchan incansablemente con las Federaciones para tener el espacio que merecen en los circuitos españoles.

Ellos defienden «el motociclismo, haciendo presión a través de distintos canales, y de los éxitos deportivos conseguidos. Hay más pilotos en la misma situación y estamos peleando por tener nuestro espacio en el mundo del motociclismo», nos cuenta un deportista que sigue teniendo en mente no bajarse de la moto.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies