Miguel García, un ejemplo sobre la silla de ruedas: «No vale la pena estar lamentándose. Hay que superar cada barrera y el deporte ayuda a ello» | Yo soy noticia

A Miguel García le cambió la vida hace cinco años. Fue en febrero de 2018 cuando tuvo un accidente de coche que acabó con la amputación de su pierna izquierda. Desde entonces, empezó una doble carrera deportiva que le ha ayudado a sobreponerse a las circunstancias y, de hecho, a convertirse en un referente del baloncesto y del balonmano adaptado.

El valenciano de Benifaió juega en el equipo UPV IN ADIV de baloncesto en silla de ruedas. Precisamente, hace unos días consiguieron clasificarse para los playoff de ascenso a la máxima categoría tras ganar 81-28 al Cocemfe Castellón.

«La posibilidad de que un equipo valenciano vuelva 13 años después a unos playoff de ascenso estaba ahí y lo conseguimos»

De esto comienza hablando Miguel: «Ganamos en un partido complicado, aunque el marcador no lo demuestre. La posibilidad de que un equipo valenciano vuelva 13 años después a unos playoff de ascenso estaba ahí y lo conseguimos. Víctor (el entrenador) está tratando de que consigamos este objetivo. Sería muy bonito. Viendo el nivel que hay es una oportunidad esta temporada. En ADIV la ilusión es muy grande. Víctor lo está haciendo muy bien este año. Tenemos ilusión por sacar el proyecto adelante».

Miguel compitiendo con ADIV.

El momento del cambio

El baloncesto en silla fue el primer deporte que practicó Miguel tras el accidente. Hace mención a ese momento del cambio y recuerda cómo fue: «Vino Raúl, que hace mountainbike en silla de ruedas, y me dijo que no me preocupara, que de todo se salía. Tenía que buscar un deporte que me gustara. Gracias al apoyo de él, de mi familia y de mis padres, he podido practicar deportes. Hay que superar cada barrera que haya. Pobrecito no, no vale la pena estar lamentándose. En el deporte haces muy buena piña y ayuda a ello. Nos lo pasamos muy bien y disfrutamos».

«La gente no lo ve, hasta que no les pasa, hasta que no lo probé no sabía que era tan complicado y tan duro»

En el contexto general de la situación, Miguel también aprovecha para reivindicar que «no hay tanto apoyo. Nos gustaría que hubiera más. La discapacidad no es tan visible. Es muchísimos más complicado hacer un deporte en silla de ruedas que un deporte a pie. La gente no lo ve, hasta que no les pasa, hasta que no lo probé no sabía que era tan complicado y tan duro».

Ese cambio que tuvo claro Miguel y que tan pronto puso en funcionamiento, le lleva a practicar hoy en día dos deportes: baloncesto y balonmano. Empezó con el baloncesto y entrena cada semana con los veteranos de Alcalá, aunque todos los viernes baja de Parla (donde reside) a Valencia para entrenar y jugar con el ADIV el fin de semana.

En la élite del balonmano nacional

Así lleva jugando Miguel cinco años. Y desde los últimos tres también practica balonmano y, además, siendo un referente nacional. Según cuenta, le ofrecieron la posibilidad de ir a Valladolid. «Me dijeron que probara a ver si me gustaba el balonmano. Me gustó y también me acoplé bien», comenta. El valenciano lleva casi tres años entrenando y con la Selección Española los dos últimos años. «Hace dos años quedamos quintos del mundo y cuartos de Europa, aunque no pudimos llegar a la fase final. Me nombraron máximo goleador del Mundial y del Europeo y también dos veces MVP«, recuerda orgulloso.

«En la discapacidad no hay edad»

Durante la semana Miguel entrena con el Balonmano Parla, un equipo formado por once jugadores en el que cual hay jugadores entre 11 años y 62 años. «En el deporte en silla de ruedas no se mira la edad. En la discapacidad no hay edad», apunta Miguel. De esta forma, Miguel entrena dos días a baloncesto y otros dos a balonmano. Con respecto a este último, se da una circunstancia novedosa e importante: por primera vez se va a disputar una liga nacional de balonmano en silla de ruedas. Dará comienzo el 24 de febrero en la Coruña.

Miguel García es la vida. La realidad. Lo dice él mismo: «No vale la pena estar lamentándose. Hay que superar cada barrera y el deporte ayuda a ello». Todo resumido en esta frase. El deporte como salvación y vía de escape. Es un gran representante del deporte adaptado valenciano y, además, en dos vertientes: baloncesto y balonmano.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies