Pepín Rioseco, la demostración de que se pueden seguir batiendo récords del mundo durante toda la vida | Yo soy noticia

El pasado mes de abril, Pepín Rioseco cumplió los 80 años, 8 décadas de vida entregadas al sencillo de correr, correr para ser feliz, simplemente eso. Rioseco no es Cheptegei, ni Kipchoge ni ninguna de las estrellas que vemos ahora por televisión, solamente es un hombre que ama lo que hace y que no tiene pensado dejar de hacerlo a corto plazo.

El ferrolano no deja de batir récords, esa es la realidad y hace apenas unos días mejoró las plusmarcas mundiales tanto de los 3.000 metros lisos como la de los 5.000. El primero de ellos lo rebajó en cuatro segundos, dejándolo en 11:56, es decir, que a sus 80 años sigue corriendo por debajo de 4 minutos por kilómetros, mientras que al de los 5 kilómetros le dio un bocado importante, rebajándolo de 20.58 a 20.01.

Ambos los logró en las pistas de atletismo del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Pontevedra.

«Estoy en una época muy buena porque cuando llego a casa tengo todo el tiempo del mundo para hacer otras cosas»

Son declaraciones que hizo hace unos meses a la Real Federación Española de Atletismo, una charla en la que deja otros mensajes claros sobre la importancia que tiene para él este deporte y lo que eso implica en su felicidad. «Hago deporte porque estoy bien y estoy bien porque hago deporte», es otra de esas perlas y una enseñanza vital para todo el mundo.

Porque su nombre ha vuelto a salir ahora, pero antes de cumplir los 80 años, Rioseco también era noticia. Anteriormente ya había batido los récords del mundo de 800, 1.500 y 2.000 metros obstáculos en la categoría de mayores de 75. Ya ronda las diez mejores marcas mundiales de todos los tiempos, una proeza.

También tiene claro que para él, estos resultados son la consecuencia de toda la pasión que siente hacia el atletismo porque lo explica a la perfección. «Aunque llegase en la última posición, también lo estaría pasando bien», reconoce abiertamente.

Foto: Nacho Rego (@nachorego)

Un mensaje muy positivo

«Hay que decir a la gente que sea optimista«, sigue insistiendo en la mencionada entrevista con la RFEA, dejando claro que ese es el principal secreto de llegar a los 80 años haciendo deporte y haciéndolo a este nivel. «Estoy en un punto en el que me resulta muy complicado cabrearme», bromea.

«Estoy absolutamente convencido de que en el deporte prima el hecho psicológico. Es un fenómeno cultural y nosotros somos lo que es nuestra mente», sigue explicando haciendo hincapié en la importancia del aspecto mental, que va muy unido al físico.

Lo que está claro es que Rioseco es un ejemplo de vida, de saber hacer las cosas, de mirar al futuro con optimismo y de correr, claro, de practicar ese deporte que es el atletismo que tanta gente practica y que no tiene edad. Cuando quieran buscar un ejemplo de deportista y de modelo para seguir adelante, piensen en Pepín Rioseco. Por el momento, él sigue corriendo y cumpliendo sueños.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies