El piragüismo español está viviendo el mejor momento de su historia. Pocas dudas hay sobre ello y menos viendo a los deportistas, a los de presente, pero también a los de futuro. En ambos grupos se puede incluir al gallego Pablo Graña, campeón de Europa el pasado fin de semana en Poznan (Polonia) en la categoría de C2 200, una embarcación que comparte junto a su compañero Hugo Alberto Pedrero.

Esta victoria los sitúa como referencia dentro de la distancia, puesto que ahora mismo son campeones continentales y mundiales, un título, ese, que lograron en el año 2019.

«Esto demuestra que el Mundial no fue una casualidad. Esta medalla de oro nos consolida como uno de los barcos favoritos en la distancia»

Esta realidad después del año y medio tan complicado que se ha pasado da a Graña una doble alegría, la de seguir viéndose en lo alto de su deporte y la de haber recuperado el nivel de antaño. «Es que hemos estado mucho tiempo sin competir. Hubo momentos en los que no sabíamos ni dónde íbamos, así que haber vuelto así de bien es muy importante. Parece que los resultados nos apoyan y que los tiempos están siendo muy parecidos a los del último Mundial».

París 2024, próximo gran objetivo

Ahora van a tener que reinventarse un poco, puesto que las pruebas del C1 200 y el C2 200 desaparecen a nivel mundial y solo se quedarán en los Campeonatos de Europa, sin embargo, el C2 500 metros entrará en el programa olímpico de París 2024. «Este año ya empieza ese ciclo olímpico y esta es una prueba bastante rápida y que nos puede venir bien. Creo que tenemos posibilidades para hacerlo bien», manifiesta a Yo Soy Noticia.

París 2024 es el gran reto a largo plazo, pero el trabajo por estar allí empieza ya mismo. «Vamos a estar en el selectivo que hay en septiembre de C2 500. Quien gane ahí irá al Mundial sénior. Sería importante lograrlo, así que vamos a trabajar ese barco para hacerlo lo mejor posible», sigue contando.

Aunque es consciente de lo complicado que será debido al enorme nivel que tiene la prueba a nivel nacional. «No es un barco nuevo para nosotros, ya lo habíamos preparado para el selectivo de este último Europeo y nos quedamos a un segundo de los primeros. Creo que ahora que tenemos el verano por delante, tendremos más posibilidades de intentar ganar para estar en ese Mundial«, explica convencido de ello.

Así se presentan estos próximos meses para el palista, un apasionado de su deporte y de los éxitos que llevan cosechando como selección.

«España tiene un nivel brutal. Está en alza. Es una época buenísima para el piragüismo nacional. Y es algo que se ve en los Juegos y en cada competición internacional. Además, fuera del equipo de los Juegos se queda gente muy buena porque no hay más plazas»

La edad de oro del piragüismo español

En el tema de los Juegos enfatiza el mensaje explicando claramente lo complicado que es ir a día de hoy. «Es que muchas veces tienes las mismas opciones de ir  como de conseguir la medalla si sacas la plaza. Muchas veces, cuando vas, ya sabes que estás en tiempos de los seis mejores del mundo. Eso pasa en los países europeos porque fuera no hay tanto nivel como aquí».

Y, para él, todo esto tiene el germen en los grandes nombres que ha dado el piragüismo en los últimos años.

«Se debe a David Cal, a Teresa Portela, a Carlos Pérez, a Saúl Craviotto. Ellos son los grandes referentes, los espejos en los que mirarse. Se les ha dado bastante voz. Está David Cal con sus 5 medallas, ahora Craviotto puede igualarle o superarle. Es brutal»

Aunque también asume que en la canoa, su prueba, ha habido unos años algo más difíciles después del vacío dejado por David Cal. «El nivel era alto, pero había menos gente. Ahora eso ha cambiado y el nivel ha subido mucho y hay muchos deportistas. Es un equipo bastante joven».

Sobre la modalidad de kayak habla maravillas de los palistas. «Están los del K4, los del K2, también los del K1 y los que vienen por detrás están a nada de ellos. Yo creo que cuando se retiren los que están delante habrá un buen relevo, eso seguro».

Y al igual que hizo Antía Jácome cuando charló con nosotros, Pablo Graña también se atreve con un pronóstico de cara a los próximos Juegos. «Mira, yo de eslalon no me atrevo a decir nada porque no lo controlo tanto, pero creo que en aguas tranquilas España sacará tres medallas. Espero no equivocarme o si lo hago que sea porque haya más de esas tres», termina a modo de broma.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies