La película de ‘Campeones’ dio voz y visibilidad al colectivo de personas con discapacidad intelectual a través de un film que no dejó indiferente a nadie. Pero nada podría haber sido sin la inspiración que generó la asociación Aderes, de Burjassot. Aderes era un dominador de los torneos de baloncesto adaptado y fue la inspiración para Javier Fesser, director de la película.

El nombre de Aderes se situó en todos los lugares. Hablar de la película era sinónimo de Aderes, de conocer a la asociación valenciana que había luchado contra viento y marea para conseguir todos los logros que había conseguido en el plano deportivo. Evidentemente, sus logros sociales van mucho más allá. Pero ahora, un año después del boom que supuso ‘Campeones’, ¿cuál es la situación de esta asociación?

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2019 visitamos el pabellón de Burjassot, donde Aderes celebra los entrenamientos de baloncesto y fútbol sala. Allí nos espera Alberto Dolz, entrenador de baloncesto que analiza la situación actual de la asociación tras la película y todo el ruido positivo generado.

La gente sabe que estamos aquí

Lo primero que pulsamos con Alberto Dolz es la situación después de haber sido protagonistas y la sensación es mejor de lo que parece: «Vivimos la situación que esperábamos. Pasó el boom de la película y no es que nadie se acuerde de nosotros, pero ya no vemos a gente preguntando cada dos por tres, la gente que se apuntó después… Pero sí es cierto que la discapacidad intelectual suena mucho más desde la película«.

Cualquier apoyo que reciben asociaciones como Aderes es recibido con agrado. Por eso, el impulso de la película y el poso que deja es lo que valoran desde la propia asociación. La gente conoce a Aderes: «No somos noticia, pero hemos conseguido que la gente sepa que ellos están en la sociedad y un día como el de hoy es importante. Quiere decir que la gente se acuerda de todos nosotros y nos ayuda a seguir adelante».

David Soler, monitor de deporte del Centro Ocupacional La Costera de Xàtiva, reconocía hace unos días en YoSoyNoticia.es que la inclusión social es una carrera de muchos años. Así lo ve Alberto Dolz: «Tienen razón. Desde el año pasado veo más orientación de la sociedad hacia actividades para personas con discapacidad intelectual tanto deportiva como profesional. Queda mucho trabajo y mucha lucha para que tengan todos y todas las mismas oportunidades».

La sociedad se tiene que arriesgar

Alberto Dolz es entrenador de diferentes equipos, como el Don Bosco, el Comenius o el Valencia Basket de la Fundación Deportiva Municipal. Podemos decir que vive las dos caras de la moneda, por eso queremos saber qué mensaje lanza a la gente: «Lo primero que haría es no tratarlos como diferentes. Si la sociedad se arriesgara a trabajar con ellos no tendríamos el problema de realizar actividades extras. Creo que sería todo más normalizado. La gente se la debería jugar con ellos».

Dentro de esas dos caras de la moneda, a Alberto Dolz le esboza una gran sonrisa cuando le preguntamos qué le motiva para trabajar con los chicos y chicas de Aderes teniendo una agenda como la suya: «Para ellos, un martes de entrenamiento normal sin tener campeonato el fin de semana es un día especial. Ellos vienen con la misma ilusión que pueden tener jugando partido o sin jugarlo. Para ellos, el entrenamiento es como un día de navidad para nosotros y eso a mí me llena. Me llena estar dos horas con ellos y y ver la ilusión que tienen, verlos con sus amigos…».

El crecimiento de Aderes también se puede ver a través de las Redes Sociales, donde consiguen hacer llegar a los usuarios y usuarias todas sus participaciones en competiciones y en diferentes actividades: «Las redes sociales nos ayudan a dar pasos adelantes. La asociación se conocía por el boca a boca y ahora nos conoce mucha gente. Nos apoyan, nos ayudan y es bastante bonito. Y a nivel de asociación también hemos crecido con la petanca, el tenis y también queremos añadir pádel».

Por último, le preguntamos a Alberto Dolz si cree que llegará la normalización definitiva: «Quiero pensar que sí. Nos espera una lucha muy larga pero la sociedad tiene que entender que ellos no son diferentes y que tienen sus capacidades como las tenemos todos».

Fotos: Aderes.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies