A sus 36 años de edad, Álvaro García se ha hecho con su tercer campeonato autonómico de ciclocross consecutivo. Reconoce que este último ha sido el más complicado y apretado que le ha tocado vivir: “No me encontraba muy bien de salud y además venía de una temporada muy dura habiendo disputado 18 pruebas sin apenas descanso. Pero tiré de experiencia, esperé y, a última hora, lo di todo para ganar por escasos cuatro segundos”.

Expectativas renovadas

Después de dominar el circuito autonómico en las últimas tres fechas anuales, el experimentado corredor busca junto a su entrenador, Jordi Reñe, nuevas metas: “Queremos subir un peldaño más y no centrarnos tanto en las competiciones autonómicas y nacionales. Por ello nos estamos preparando ya para las pruebas a nivel internacional que tendremos en Valencia primero, y más adelante en País Vasco, Cataluña y Madrid”.

Casi todas las pruebas mundiales se encuentran en España, y es que la disciplina ha crecido mucho en los últimos años: “El ciclocross está de moda. No lo digo yo, lo dicen los números. En los últimos 5 años la práctica del ciclocross ha aumentado alrededor de un 60%, y creo que si las cosas se siguen haciendo igual esto es solo el comienzo de una subida sin freno”.

El entrenamiento de un corredor de ciclocross

A la hora de preparar una prueba de ciclocross es muy importante manejar las disciplinas de ciclismo por carretera y de MTB. Pero no solo hay que montarse en bici para estar completamente listo: “Es una rutina muy divertida que suele durar dos horas, aunque esta también depende mucho de la época, pues no siempre podemos contar con las instalaciones por problemas de clima. Además, como en todos los deportes, también es imprescindible el entrenamiento en el gimnasio y en la propia piscina”.

Un comienzo anecdótico

A veces solo hay que probar, y eso es lo que hizo Álvaro. En su pueblo, Carlet, se encuentra la sede del Club Velo, en el cual tiene varias amistades encontradas a partir de la bicicleta. Este club prepara todos los años la Carrera Challenge, y hace cinco años le invitaron a participar y no le fue nada mal: “La verdad que conocía poco esta disciplina, pero me instaron tanto a participar que no me quedó otra, y en la Challenge me hice con el cuarto puesto”. La influencia en casa también tuvo algo que ver en su interés por el ciclocross:

“La que competía en aquel momento era mi pareja y yo iba a animarla a todas las carreras. Ahora nos animamos mutuamente”.

Con la experiencia y los conocimientos adquiridos del polivalente ciclista, Álvaro optó por transmitirlos y montar, aparte de su tienda de bicis (Bigbikes), un equipo de mountainbike y otro de ciclocross: “Hace ocho años abrí la tienda y, ahora mismo, es el sustento que me permite seguir compitiendo y mantener los dos clubes, con los cuales competimos a nivel nacional en muchas carreras”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies