Blanca Sánchez (3 de mayo de 1988, Madrid) es la mejor deportista de España en Pole Sport, uno de esos deportes minoritarios del que seguramente usted no haya oído hablar nunca, a pesar de que en menos de un mes se disputa el Campeonato del Mundo, una cita que el año pasado tuvo lugar en España, en Tarragona.

Si yo gano el Mundial me dan una medalla, una palmadita en la espalda y ya está. Todo el mundo que trabaja para el campeonato lo hace de forma desinteresada”.

Para viajar hasta Montreal, escenario de ese campeonato, Blanca tuvo la idea de hacer un crowdfunding con el que poder costearse dicho desplazamiento, ya que al no estar dentro del programa olímpico, no tiene ninguna ayuda. “No estamos subvencionados ni por el Estado ni por las comunidades autónomas, así que todo cambiaría si nos convirtiéramos en un deporte olímpico, porque podríamos acceder a becas y sería una ayuda increíble».

A día de hoy, la federación sobrevive por las cuotas que pagamos nosotros, los pocos deportistas que nos dedicamos a esto”.

Y aunque al principio de todo, ella se mostraba reacia a hacer el crowdfunding, al final terminó animándose. “La idea surgió con mi pareja después de estar buscando maneras de reunir dinero para ir al Mundial. No estaba muy segura de ello, pero una compañera la usó y como vi que era algo fácil y sencillo, decidí probar. Así que me lancé a por ello, conté mi historia y ya está”, explica a Yo Soy Noticia la deportista capitalina.

Un éxito de crowdfunding

La protagonista de la historia reconoce que al principio, haciendo números, entendió que necesitaba 3.000 euros porque “para el visado” Canadá le pedía tener una situación económica estable y “con unos 1.500 euros en la tarjeta de crédito”, sin embargo, a la hora de la verdad, “cuando estaba rellenando todo vi que con enseñar el billete de ida y de vuelta demostraba que no iba a quedarme a trabajar y no me pedían nada más, por lo que solamente necesitaba 1.500 euros, que son todos los gastos para poder viajar y competir allí”.

El crowdfunding fue un éxito y en poco tiempo reunió ese dinero, y ya tiene los billetes. “Solo me queda ir y competir”, cuenta una deportista que describe la situación precaria de su deporte. “Nosotros estamos federados y con eso tenemos un seguro para poder competir en España, pero si salimos fuera todo corre por nuestra cuenta: dietas, equipaje, billetes de avión e incluso los entrenamientos allí en Canadá. Nos lo tenemos que pagar todo”.

“El Pole Sport engloba fuerza, flexibilidad y resistencia”

Sobre su objetivo en Montreal tiene claro que, partiendo en la duodécima posición del ránking, no se puede pensar en cotas demasiado altas para no presionarse más de la cuenta. “Me gustaría meterme entre las diez mejores, que sería mejorar un par de puestos y oye, ser de las diez mejores del mundo de pole sport pues no está nada mal”, bromea.

El Pole Sport es un deporte minoritario, pero que necesita un esfuerzo y dedicación enorme. «Engloba fuerza, flexibilidad y resistencia dentro de una rutina de cuatro minutos, en los que tienes que mostrar una rutina de 11 ejercicios obligatorios y unos 15 de bonificación técnica. Después, los jueces evalúan como en la gimnasia artística o rítmica. Y tienes que hacer todas las figuras acompañadas de la música, con el ritmo, sin poner cara de esfuerzo…”.

Puede vivir de su deporte

Y aunque su situación es la que es, ella se siente una privilegiada por haber encontrado la forma de vivir de su deporte, aunque sea de una forma diferente a lo que es la competición. “Soy profesora de Pole Dance y ese es mi trabajo a día de hoy”, sin embargo, esto no fue siempre así.

Soy enfermera y hasta hace tres años compaginaba las dos cosas, pero empezaron a llamarme de muchas escuelas, decidí pedir una excedencia y ver cómo iba y ya no volví cuando terminó».

«Así que he encontrado una forma de vida a través de mi deporte, aunque no pueda ser a través de la competición porque, que yo sepa, solamente hay un par de competiciones a nivel mundial que dan dinero”, cuenta la campeona española de la especialidad.

Todo esto lo ilustra con un ejemplo más que evidente. “El año pasado se organizó el Mundial aquí en España, en Tarragona, y la persona que se encargó de ello perdió mucho dinero”, describe Sánchez.

Todo esto para una chica que lleva ya casi seis años practicando este deporte. “Yo empecé en el Pole en octubre de 2013, pero luego por un problema de salud estuve parada 8 meses. Volví y aunque me costó recuperar mi mejor nivel, acabé consiguiéndolo. Y ahora, mira, pues al Mundial que me voy”, cierra una Blanca Sánchez ilusionada por esa competición que tendrá lugar entre el 3 y el 6 de octubre.

Así que después de ser campeona de España, de apostarlo todo por su deporte, de llevar a cabo un satisfactorio crowdfunding que le va a permitir participar en el Mundial, solamente queda lo más importante, la competición, donde ella dará el máximo y soñará con lo más grande, con ganar y dar una medalla de oro al deporte español. Desde Yo Soy Noticia solamente nos queda desearle toda la suerte del mundo.

COLABORA

Aquí puedes encontrar más información sobre cómo ayudar a Blanca: https://es.gofundme.com/f/mundial-pole-sport-2019-en-montreal

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies