No está siendo fácil encontrar una continuidad en este duro año 2020 marcado por la pandemia generada por el coronavirus COVID-19. Pero, por fortuna, el deporte de la Comunitat Valenciana está siendo capaz de celebrar sus competiciones con total normalidad y, sobre todo, con unos protocolos férreos que dotan de seguridad sanitaria a cualquier evento.

Precisamente, el deporte federado vuelve a ser ejemplo de seguridad. Y es que el cierre de algunas instalaciones deportivas que ha ordenado el Ajuntament de València exime a las competiciones organizadas por las federaciones autonómicas. Tal y como ha informado el consistorio a través de sus Redes Sociales, las 71 Instalaciones Deportivas Elementales (IDES) han sido clausuradas hasta el 9 de diciembre para frenar la ola de contagios por COVID-19.

Las instalaciones de barrio estaban convirtiéndose en una preocupación para el ayuntamiento, que no ha querido correr riesgos ante una comunidad que mantiene su cierre perimetral. Eso sí, cinco de estas instalaciones podrán ser utilizadas para las actividades autorizadas.

El hockey valenciano seguirá usando la instalación de La Carrasca; los colegios Giner de los Ríos y Rosa de Llácer realizarán sus clases de Educación Física en las pistas de Castellar y de Sant Pau; y las instalaciones de la Creu del Grau y de Benimaclet estarán disponibles para el Atletisme Poblats Marítims y para el Lena Sport.

Lo que sí continuará con total normalidad son las competiciones gestionadas por las diferentes federaciones, los deportes profesionales y universitario y los torneos que formen parte de los Jocs Esportius de la Comunitat Valenciana.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies