Todas y todos los que practicamos deporte sabemos que hay unos ejercicios rutinarios para evitar lesiones. Los calentamientos previos y los estiramientos de los músculos nos ayudarán a afrontar con mucha mayor resistencia cualquier práctica deportiva que hagamos. Pero también sabemos que existen los calambres musculares.

Los ejercicios previos también se deben realizar de manera progresiva cuando acabamos de hacer deporte. Si es importante tensar y estirar al principio, también lo es al final. Así, podremos relajar la tensión y devolver a nuestro cuerpo a un estado natural.

Pero en muchas ocasiones, los calambres musculares aparecen sin darnos cuenta. ¿A quién no le ha despertado un calambre en la pierna mientras soñaba con un mundo mejor? ¿O a quién no se le ha estirado demasiado el muslo con un cambio de temperatura brusco en la piscina o la playa? En YoSoyNoticia.es sabemos que los calambres musculares son dolorosos y molestos y por eso os ofrecemos cinco consejos para evitarlo.

1. Prevención

Sin duda alguna, el mejor consejo para evitar cualquier tipo de lesión es la prevención. Y es que los calambres musculares no solo son síntoma de un mal cuidado de nuestros músculos. Los calambres también pueden ser un aviso sobre sufrir un proceso de arterioesclerosis o de no tener suficientes minerales, potasio o calcio en nuestra alimentación.

Por eso, revisar nuestro organismo y nuestra alimentación son dos pasos previos para evitar estos calambres musculares. Y luego, evidentemente, dentro de esa prevención ya entra la parte deportiva de estirar y calentar bien nuestros músculos ante cualquier situación que requiera un esfuerzo.

2. Una buena alimentación

Posiblemente, todos los consejos que vayamos a redactar aquí tengan como consejo madre a la prevención. Pero también sabemos que nunca está de más recordar la importancia de cosas que pueden parecer básicas como, por ejemplo, la alimentación. Y es que una buena alimentación nos ayudará no solo a estar más sanos sino también a estar más fuertes de cara a estos calambres musculares.

Una dieta en la que se combine la carne, el pescado, la verdura, los hidratos de carbono y, sobre todo, muchísimo agua es clave para que nuestros músculos respondan de la mejor manera posible ante cualquier estímulo deportivo que nos podamos encontrar.

3. Los estiramientos

Lo hemos comentado al principio y volvemos a reiterar la importancia de estirar los músculos antes y después de cada práctica deportiva o esfuerzo físico si nuestro trabajo así lo requiere. Con una preparación previa y una relajación posterior, nuestro cuerpo es capaz de responder de manera fuerte ante cualquier estímulo deportivo como un cambio de ritmo o un ejercicio prologando en el tiempo.

4. El masaje

Este consejo bien podría ir pegado al de los estiramientos, pero lo hemos sacado para que entendáis la importancia del mismo, sobre todo si hemos sufrido un calambre haciendo deporte. Dar un masaje en la zona afectada ayudará a eliminar esa contractura que han sufrido los músculos y así poder relajar dicha zona para que todo vuelva a la normalidad.

También es importante aplicar algún producto frío, o bien hielo o bien crema que haya pasado unas horas por la nevera, para relajar más si cabe la zona. Así, ayudaremos a que todo el músculo que se haya visto afectado pierda tonicidad y contracción.

5. La hidratación no es solo agua

Estar bien hidratados no significa que debamos beber agua. Mucha gente no bebe los dos litros recomendados de agua al día, pero sí sustituye los litros que le faltan con la ingesta de todo tipo de frutas y verduras que, además de mejorar nuestra dieta como hemos comentado antes, también ayuda a suplir esa falta de líquido.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies