Quedamos con Javi un viernes por la tarde en las instalaciones de CrossFit Grau (calle de Joan Verdeguer, 2B) poco antes de que se disponga a dar una clase a sus alumnos. Es joven, apenas 24 años de edad, y fue con 21 “más o menos” cuando se inició en esta disciplina que ahora mueve masas por todo el planeta.

Consejos sobre nutrición y entrenamiento de una estrella mundial del CrossFit que pisó Valencia

Sus alumnos le esperan para ponerse a sus órdenes tras la entrevista, y lo primero que llama la atención de este madrileño ahora afincado en Valencia es su musculatura. No es muy alto, pero el volumen de su tren inferior y superior da una idea del potencial que atesora Javi para el CrossFit.

Y nuestro protagonista apenas está rascando la superficie, pues aún no se ha prodigado en muchas competiciones a nivel individual y es ahora, tras quedar tercero en los ENFIT Games de Villarreal, cuando está empezando a tomar conciencia de su evolución. “Quiero ir sin prisa pero sin pausa”.

Hay que disfrutar más del proceso que obsesionarse con un objetivo. Sin darme cuenta he mejorado mucho, y disfrutando del proceso los resultados salen solos”, nos confiesa Javi.

Hacerse un nombre en el CrossFit

Los que le siguen de cerca saben que aún está lejos del nivel de tipos como Samuel Gallego o Javier González (sí, tienen el mismo nombre), gente que ya ha alcanzado los recientes Regionales de los CrossFit Games que se celebraron el pasado fin de semana en Madrid.

Pero su ejemplo sirve de espejo en el que mirarse para todos aquellos que empiezan y desean tomarse en serio este deporte.

Javi, con pasado en el judo, natación, fútbol y sobre todo ‘Parkour’ (“es lo que más me fortaleció las piernas”), conoció por amigos comunes a Iván Ayllón y Víctor Blasco, responsables de Madrid Gymnastics, y de la noche a la mañana esa actividad que un día hizo junto a sus compañeros de clase en la carrera de INEF se convirtió en su gran obsesión.

javigonzalezcrossfitgrau

Ahora la vida le ha traído de Madrid a Valencia, “disfruto entrenando y enseñando lo que me gusta, tengo esa suerte. Me parece de ‘coña’ que me paguen por hacer esto”, nos cuenta sonriente, sabedor de que no todos pueden crecer tan rápido en este deporte y comenzar a ganarse la vida en torno a él, como es su caso.

Si le preguntamos por cómo se define y los sueños que alberga su cabeza, lo tiene claro: “Sólo soy un joven ‘crosfitero’ de España que quiere mejorar y crecer en este deporte, con el objetivo final de unos Regionales y por qué no un día soñar con los Games”.

En eso están, contribuyendo para moldearle física y psicológicamente, su entrenador madrileño Iván Ayllón y su ‘padre’ valenciano y “casi manager” Robert Dallakian, bromea Javi.

javienfitgamescrossfit

Estabilidad y dinero

Equilibrio emocional junto a la estabilidad profesional y personal son factores que todo deportista de élite, como busca serlo Javi, necesita para triunfar.

Pero además en el CrossFit se requiere dinero para abonar las inscripciones (algunas están en torno a los 50 euros), hacer frente a los gastos del material, equipamiento y viajes y por supuesto la correcta nutrición.

Sólo con fuerza, “lo que mejor se me da”, y muchas ganas no se puede avanzar en este deporte y pasar del anonimato a ser uno de los referentes nacionales, el gran reto para nuestro protagonista de apenas 24 años de edad.

be63cfa4-b7fc-4018-b9c9-bddc2822b175

A Javi los Enfit Games de Villarreal le han supuesto un gran refuerzo moral, siendo la primera competición “a la que acudía con algo de nivel y de confianza en hacer algo importante de verdad”. Acabó en el podium y coqueteó con el triunfo final, pero “para llevar tan poco en esto no está nada mal”.

Posee experiencia en competición de equipos, siendo 5º en el Campeonato de España 2017, y Portugal se presenta como la siguiente y más inmediata cita para él y su compañero Chema. “Sólo entran 20 parejas y se paga caro”.

Sabe que el CrossFit pasa factura a nivel clasificatorio en cuanto llega el bajón en algún ejercicio, y en cada evento la incertidumbre sobre lo que se van a encontrar cuando comience a moverse el crono sólo es un ingrediente más a tener en cuenta.

Si quieres hacer algo tienes que tomártelo como un profesional, comer y descansar bien y sobre todo entrenar, no ir al box a hablar y perder el tiempo».

«Cuando empecé me gustaba pensar que es como jugar a ser deportista de élite”, nos confiesa Javi, ahora profesor y una de las grandes esperanzas de CrossFit Grau para que esté con los mejores del país en pocos años.

Su frase de despedida, antes de guardar el ‘tupper’ de la comida que ha probado justo antes de la entrevista, lo dice todo: “Al final uno busca lo que le gusta realmente y yo he notado que esta es mi casa, que pertenezco a este deporte. El CrossFit es mi vida”.

Las 3 virtudes por las que pasarse al crossfit

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies