Allí combina estudios y deporte de una forma que en España pocos universitarios pueden soñar. Despertando cada día con la sonrisa del que cumple una ilusión de infancia, cuando todos nos hemos quedado prendados alguna vez de la mística que desprendían esas películas norteamericanas donde la vida universitaria se nos presentaba como el paraíso en la tierra.

Algo así nos vende Agustín, ‘Gus’ para los amigos, que a sus 19 años arranca su segundo año en California como uno de los pocos jugadores procedentes de España que está enrolado en un equipo de fútbol americano universitario.

Del fútbol al ‘football’

Decir aquello que ‘de casta le viene al galgo’ se ajusta perfectamente a lo que era la vida de Agustín en su Argentina natal.

Su padre, Gonzalo Gaitán, fue un importante jugador de fútbol de élite en Argentina y estuvo 11 años al máximo nivel. Su madre también estuvo involucrada en el deporte como monitoria de gimnasia y bailarina, y en medio de este contexto donde la actividad deportiva en casa era el pan de cada día, no era difícil que ‘Agus’ también llegara con un balón bajo el brazo.

Apadrinado por el ‘Loco’ Martín Palermo y otros ex jugadores de Estudiantes de La Plata, compañeros de su padre desde las inferiores del club, sus primeros pasos en el deporte fueron en el fútbol, casi que de una obligación se trata si has nacido en un lugar tan pasional como Argentina. “No veía otro deporte más que el fútbol”, nos cuenta sobre sus primeros años en su Buenos Aires natal.

Pero a los 9 años llegó el primer gran cambio en su vida, trasladándose junto a su familia a vivir a España, concretamente a Valencia. Ingresó en la cantera del Valencia CF, el club más importante de la ciudad, y fue cambiando de camiseta varias veces durante su etapa formativa en plena adolescencia. “Yo no sabía por aquel entonces ni lo que era el fútbol americano. Es más, lo relacionaba con el rugby como le pasa a mucha gente”, reconoce.

Pero con 15 años un compañero de clase empezó a jugar en los Valencia Giants, y además le picó la curiosidad de seguir la Super Bowl de ese año (un inolvidable Patriots vs Seahawks decidido en el último segundo), con lo que el veneno ya había entrado en su torrente sanguíneo. No había vuelta atrás. “Me apasioné por este deporte”.

Tanto que se pasó todo el verano practicando lanzamientos y aprendiendo las bases del juego, probando con los Valencia Firebats (4 veces campeones de España) y recibiendo la total confianza del entrenador del Junior del club por aquellos años. Agustín tenía 16 años, una grandes virtudes para el deporte dada su experiencia en el fútbol, pero sobre todo unas ganas por crecer en el fútbol americano que enseguida captaron la atención del cuerpo técnico.

Jorge Villafañe me dijo que iba a ser el nuevo QB del equipo Junior, y poco a poco me fui metiendo más en un deporte que me ha cambiado la vida”, afirma el joven ‘valenciano’ de adopción.

«Enseguida noté más compañerismo que por ejemplo en un equipo de fútbol, era una experiencia totalmente diferente que estaba viviendo», confiesa.

De QB precoz a la gran oportunidad en USA

Fueron unos primeros meses donde todavía combinaba fútbol y ‘football’, y en su primer año como QB titular del Junior de Valencia Firebats ya atrajo las miradas de la selección nacional. Su debut con las jóvenes promesas de España no pudo ser mejor: jugó como titular contra Italia en su primera convocatoria, ganaron 27-0 y él firmó 13 de los puntos de ese día entre ‘touchdown’ y ‘field goals’.

El 2017, todavía siendo menor de edad, arrancó con ‘Gus’ jugando de titular en el Senior de Valencia Firebats, asumiendo una responsabilidad entre adultos que a muchos otros les hubiera asustado. Él dio la cara en una temporada difícil y de reconstrucción en el club, comenzando también a mostrar cualidades como receptor en el equipo.

Posición que acabaría adoptando de cara a la siguiente temporada, donde sus virtudes corriendo rutas, atrapando pases y también chutando patadas con su potente pierna le hacían ser uno de los jugadores más interesantes de ver en cada partido de los de amarillo y negro. Muy polivalente, sus patadas a palos comenzaron a ser uno de los fuertes del equipo.

Pero su cabeza ya estaba al otro lado del charco, valorando las enormes posibilidades académicas que podría encontrar dentro de una universidad estadounidense. Puerta que también ayudó a abrir su talento para el fútbol americano, un deporte que solo tres años antes era un auténtico desconocido para él. Una relación breve pero intensa que ha marcado para siempre a nuestro protagonista, que no lo dudó cuando consiguió la oferta para viajar a Estados Unidos.

Allí inicia ahora su segundo año universitario estudiando Ingeniería Aeroespacial al mismo tiempo que destaca como ‘kicker’ (pateador) y receptor en el equipo de ‘football’ de la universidad de Santa Ana College, localizada en California y muy cerca de Los Ángeles.

Es completamente diferente a España y la ideología del deporte también. Aquí el deporte está directamente conectado con los estudios, y no puedes practicar alguno sin tener unos requerimientos mínimos en la escuela”.

Su rutina diaria durante los meses de partidos es entrenamiento de 3 horas de lunes a viernes, con partidos los sábados que siguen millones de personas en todo el país, siendo la competición universitaria casi tanto o más seguida que la mediática NFL.

Foto: Agustín Gaitán, a la derecha con la camiseta oscura.

Dentro de una película

Agustín no esconde cuando habla con Yosoynoticia.es que está soñando despierto. “Lo recomiendo completamente a los chavales que quieran hacerlo, ya que la experiencia de poder jugar a este deporte a un nivel mayor, y además la experiencia de estar dentro de una película americana, es algo increíble”.

Y se reafirma: “Quieras o no esto es una película, y la gente de aquí está acostumbrada a vivir así porque se han criado en este entorno, pero para los que venimos de fuera es algo alucinante. En mi caso, que crecí viendo la televisión y cómo reflejaban lo que tienen en Estados Unidos, piensas antes de llegar que ojalá sea así, y te impacta mucho comprobar que esto es real”.

Son las reflexiones de quien era un muy buen jugador de fútbol, de alguien que hoy en día todavía duda sobre si tomó la decisión correcta al viajar a Estados Unidos y elegir ‘football’ por encima del fútbol, pero sobre todo de un chaval que está disfrutando como pocos cada segundo en esta experiencia académica y deportiva.

Su reto para la presente temporada, junto a todos sus compañeros, es el de repetir título de conferencia y ganar la Bowl, algo que se les escapó por apenas 3 puntos el curso pasado. Todavía es pronto para mirar más allá, quedándole al menos 2 años más de vida universitaria allí, pero si el fútbol americano no le da una oportunidad en el siguiente nivel, sus estudios de Ingeniera Aeroespacial quizá sí le aseguren una vida estable en el país de las barras y estrellas.

Una clase más

Aquello tantas veces escuchado de las enormes diferencias entre la vida universitaria de Estados Unidos y la de España, especialmente cuando de compatibilizar deporte de alto nivel con los estudios se refiere, lo refleja en sus palabras nuestro protagonista.

“Aquí todos los deportistas tienen prioridad a la hora de elegir clases antes que el resto de la gente, y el deporte te ayuda mucho en la nota de tu universidad ya que lo consideran como una clase más”, indica ‘Gus’. Nada que ver con España, donde el deporte universitario no tiene ni la profesionalidad ni mucho menos trascendencia que muchos desearían.

O al menos que si se combinan clases con deporte de élite fuera de las aulas, existieran más facilidades (que no favoritismos) para poder llevarlo todo al día.

El deporte aquí lo tienes que gestionar como una clase más, donde tienes una nota y eso te sirve para tu media universitaria. Para ello también existe la figura de los ‘consejeros’, que lo que hacen es que te ayudan a elegir las clases y a organizarte».

«Tanto ellos como los entrenadores se fijan en las notas que sacas, y por eso cada dos meses nos dan un papel que tenemos que llevar a nuestras clases para que los profesores lo firmen con las notas que tenemos, y si vas mal pues no juegas”, concluye.

Un futuro ‘kicker’ en la NFL

Pensar que Agustín Gaitán puede llegar a la máxima competición del fútbol americano desde su actual universidad, que cuenta con un modesto programa de ‘football’, parece imposible. Sus bazas pasan por seguir fortaleciendo su pierna, y llamar la atención de algún ‘college’ más potente en base a sus patadas a palos.

En cualquier otra posición de juego, especialmente la de receptor donde él también actúa, tienes que ser un portento físico o haber mamado desde pequeño en Estados Unidos los secretos del fútbol americano para soñar con tener alguna opción en el siguiente nivel.

Alberto Zaragoza es periodista y director del podcast ‘Touchdown o Nada’ sobre NFL y College Football. Seguidor de la competición universitaria desde hace años, nos da las claves para entender cómo es posible que cada vez haya más casos como el de ‘Gus’ (Carlos Martín, también ex Firebats, se encuentra en Western New England University) que proceden de España, y sobre todo si podremos verle dentro de un tiempo chutar ‘kickoffs’ o ‘field goals’ entre los mejores.

«La tendencia es al alza aunque a niveles muy básicos, sobre todo porque en España tenemos más medios que hace décadas. Ahora se empieza a jugar antes, y sobre todo desde aquí se puede contactar con muchas universidades. Como en el caso de Agustín Gaitán y otros, les ofreces acciones de tus partidos además de tu nivel académico, y en base a ello te ofrecen una beca», apunta.

Bajo su punto de vista, el jugador español llega más preparado que antaño «porque gracias a internet cualquier jugador tiene al alcance cosas que antes eran inimaginables. Por eso, aunque en España sigue siendo flojo el nivel comparado con el resto de Europa, se tiene más conocimiento y preparación sobre el fútbol americano».

Su experiencia siguiendo la competición universitaria y viendo casos de europeos o jugadores que no han nacido en Estados Unidos, pero luego juegan allí, le dice que o bien eres un ‘freak’ físico o lo tienes muy complicado. «Quizá salvo la posición de ‘kicker’, llegando desde España es muy difícil pensar en hacer algo en Estados Unidos dentro del ‘football'».

«La inercia de los jugadores europeos que acaban rindiendo allí son líneas ofensivos o defensivos, sobre todo por un tema físico. El físico renta, como los que llegan de Nueva Zelanda o Australia. En ‘skill positions’ lo veo muy difícil, por no decir imposible ya que el tamaño marca la diferencia», añade.

Por eso su consejo para Agustín y otros jóvenes talentos llegados desde España al Nuevo Mundo es que usen esta beca deportiva para formarse académicamente, y el tiempo dirá si la puerta de ‘kicker’ (pateador) se abre para alguno de ellos, sobre todo para ‘Gus’ que ya está mostrando sus cualidades en esta posición en el equipo de Santa Ana.

El español que sí que pudo hacer carrera en la NFL fue el ex guardameta del FC Barcelona Jesús Angoy, quien más tarde se hizo un hueco en los Barcelona Dragons de la NFL Europa y rechazó ir a los Denver Broncos.

Otros casos de españoles con legado en USA son Alejandro Villanueva, el más importante de todos y actual línea ofensivo titular de los Pittsburgh Steelers, Alfredo Prendes que jugó en los Chicago Bears del legendario George Halas y fue el primer español en brillar en el fútbol americano al otro lado del charco, o Francisco ‘Frank’ Perales, un catalán que emigró con su familia a Estados Unidos y es leyenda de la universidad de Georgia.

Actualmente el zaragozano JJ Arcega-Whiteside brilla como receptor en la universidad de Stanford, también en California, aunque la ventaja con la que cuenta es la experiencia adquirida durante su formación deportiva, que fue casi en su totalidad en suelo estadounidense. «Si se hubiese ido allí con 15 o 16 años, como les pasa a muchos jóvenes españoles que han aprendido a jugar a este deporte en entornos muy pobres deportivamente hablando, lo hubiera tenido más difícil».

Porque hay que remarcar de nuevo que salvo que seas un fenómeno físico, las oportunidades para aspirantes a jugadores de NFL curtidos en España son en divisiones inferiores de ‘college’. Eso sí, como ‘kicker’ o ‘punter’ quizá haya una pequeña oportunidad que aprovechar, aunque lo primero son los estudios y si luego llegan a algo más desde luego que lo contaremos en Yosoynoticia.es.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies