El ayuno estratégico: quemando grasa y optimizando el rendimiento
Más +

El ayuno estratégico: quemando grasa y optimizando el rendimiento

Consiste en llevar a cabo el entrenamiento de buena mañana antes de ingerir nada, o dejando un margen de al menos 4 horas desde la última comida.

Si la barriga está llena, el movimiento carece de sentido… ¡y no quemas grasa!

El ayuno estratégico está basado en que la capacidad física del ser humano es la herramienta básica para proveernos de comida, y por ello el ayuno es el estado ideal para la realización de actividad física.

Salvo excepciones, como competiciones de alto nivel o entrenamientos específicos, es recomendable realizar la actividad física en ayuno relativo (mínimo 4 horas con el estómago vacío), permitiendo que todo el cuerpo trabaje para y por el movimiento y que posteriormente nos regeneremos adecuadamente.

¿Qué hacemos después de entrenar?

Si el objetivo es perder peso, lo mejor es esperar media hora para comer algo tras el ejercicio. Una vez parados, continuamos quemando grasa siempre y cuando no comamos nada.

En el mismo instante que tomamos algo, el páncreas segrega insulina y se bloquea el proceso de betaoxidación de las grasas. Por supuesto, podemos y recomendamos beber agua.

Si el peso es el adecuado, lo mejor para recargar rápidamente los depósitos energéticos es la fruta y frutos secos con mayor carga glucémica: plátano, uva, melón, melocotón, zumos de fruta caseros, dátiles, ciruelas secas, orejones…

¿Cómo comenzamos a llevar a cabo el ayuno estratégico?

Debido a que la mayoría de las personas están acostumbradas a las cinco o seis comidas diarias, entendemos que realizar actividades físicas con el estómago vacío tiene un doble impacto.

No solo supone dejar de tomar nutrientes con la frecuencia acostumbrada, sino que hay que sumarle la exigencia de una demanda energética por parte del cuerpo que se activa con el ejercicio. Planteamos pues, diferentes estrategias para generar las adaptaciones que estamos buscando.

Si tenemos la costumbre de comer antes del ejercicio, el inicio del cambio será tomar un par de piezas de fruta, agua y algún fruto seco como nueces y/o almendras. Con el paso de los días iremos reduciendo las cantidades de comida ingerida.

Pese a todo podemos sufrir en este período algunos síntomas como dolor de cabeza, debilidad, falta de energía, calambres, mareos, hambre… Si ocurre, disminuiremos la intensidad del ejercicio e incluso pararemos, no pasa nada por ello.

Esto puede durar de 10 a 15 días. Realizando la transición de esta manera se minimizarán las malas sensaciones, y la recompensa vendrá en forma de mejora del rendimiento, la salud y composición corporal.

conejo-en-coco

Receta de la semana: CONEJO EN COCO

Ingredientes:

– 1 conejo de 1  1/2 kilos aproximadamente.

– 100 gramos de mantequilla.

– 3 tazas de leche de coco.

– 6 dientes de ajo machacados

– 2 cebollas ralladas

– 1 pimentón rojo picado

– 5 tomates

– 1 cubito de caldo de pollo o de carne.

– Sal.

– Pimienta.

Instrucciones:

1. Lavar y partir el conejo.

2. Adobar el conejo con los ajos machacados, la cebolla rallada, pimienta y sal. Dejarlo reposar dos horas aproximadamente.

3. Calentar la mantequilla y freír el conejo hasta que quede bien dorado.

4. Añadir el adobo, los ajos y el pimentón picado y los tomates picados finamente.

5. Añadir el cubito de pollo o carne, y dejar en el fuego hasta que la carne esté casi blanda.

6. Añadir la leche de coco, y dejar a fuego muy lento hasta que la salsa se espese.

¡El conejo con salsa de coco ya está listo para servirlo y disfrutarlo!

 

Sigue a BodyLab Unconventional Gym a través de Instagram, Facebook y Twitter

/mas/el-ayuno-estrategico-quemando-grasa-y-optimizando-el-rendimiento

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies