El Club Esportiu Sala d’Esgrima Marítim València puso punto final a la temporada deportiva con la participación en el Campeonato Autonómico Senior, prueba en la que sólo pudo participar en el arma de Espada Masculina.

A menos de 24 horas del inicio de la competición la Federación de Esgrima de la Comunidad Valenciana emitía una circular en la que informaba que no habría Campeonato Autonómico de Espada Femenina, ni individual ni por equipos “al no cumplir la inscripción mínima exigida por la FECV”.

El Esgrima Marítim finalizó la temporada sumando tres medallas más a su casillero: el bronce en espada masculina individual de David Roig; y la plata y bronce por equipos obtenidas por los equipos cadete y senior del club respectivamente.

Aunque el objetivo del Club del Marítim era revalidar el título de Campeón Autonómico en esta ocasión fue a parar a manos del Club de Esgrima Ágora, quienes partían con el número uno del ranking e hicieron valer su posición tras eliminar de manera consecutiva a los dos equipos del Marítim.

Primero al equipo senior en semifinales y después al equipo cadete en la final. Por su parte en la competición individual el ganador fue Roberto Segura, tirador del Club de Esgrima Valencia.

Lo que más dolió al club más joven de la ciudad de Valencia fue el no poder dar a sus tiradoras la opción de participar en el Campeonato Autonómico por la cancelación de la prueba. Cristina Alonso, vicepresidenta del club y tiradora, manifestó su malestar.

 “Es increíble que no haya habido suficiente inscripción, ya que más del 50 % de los clubes de la Comunidad Valenciana se dedican principalmente al arma de la espada, y la inscripción mínima requerida es de tan solo diez deportistas por arma o tres equipos”, subraya Cristina.

“Solicitamos inscribirnos en otra arma cuando se recibió la circular y se nos negó la opción desde la Federación. Tras casi diez años me tengo que conformar con verla desde la grada porque por unos motivos u otros no me han dejado participar”, sentencia Cristina.

Por su lado, Toni Carles Frías, directivo del club, comentaba que “está claro que las cosas se han hecho acorde al reglamento, pero pensamos que no se nos debía haber negado el derecho a participar, aunque fuese en otra arma de las que sí que habían tenido inscripción suficiente».

«El poner trabas a la opción de participar de las tiradoras hace un flaco favor a la promoción del deporte femenino, pese a que luego a todos los estamentos implicados se nos llena la boca diciendo que promocionamos enormemente el deporte femenino”, concluye Toni.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies