FOTOS: Oscar Matheu

 

La FIH Pro League ha comenzado. Valencia ha levantado el telón de esta novedosa competición internacional reuniendo a dos selecciones de nivel. España ejerció de anfitriona para darle la bienvenida a la flamante campeona del mundo: Bélgica.

La selección belga volvía a disputar una nueva competición oficial tras el reciente Campeonato del Mundo conquistado el mes pasado. Casi 3000 personas llenaron las gradas del poliesportiu Verge del Carme-Beteró para vivir este apasionante partido inaugural.

El sol iluminaba la hierba azul de Beteró en un cálido sábado que gozó de un gran ambiente en el recinto valenciano que se vistió de gala para la ocasión. Aficionados de todas las edades han disfrutado de un evento apasionante tras una mañana llena de actividades, competiciones paralelas, música en directo, paellas, e-sports y mucho hockey.

España y Bélgica pusieron el broche de oro a un exitoso espectáculo deportivo.

Épica remontada de los Redsticks para batir a la campeona del mundo

Valencia desplegaba su alfombra azul para dar el pistoletazo de salida a una nueva competición internacional. Tras un Campeonato del Mundo con suerte dispar para los protagonistas de este primer partido, ambas selecciones se veían las caras con realidades diferentes pero con un objetivo en común: ganar. Tras unos primeros dos cuartos muy disputados, belgas y españoles demostraron su gran nivel sin reflejar diferencias en el marcador.

La emoción y la intensidad crecían en la hierba valenciana con sendas jugadas para ambas selecciones sin poder romper el empate inicial. La gente vibraba con cada ocasión de peligro. El descanso sirvió para que Fred Soyez y Shane McLeod ajustaran detalles técnicos y para que los jugadores vuelvan a saltar al terreno de juego con la misma intensidad de la primera parte.

Maxime Plennevaux abría el marcador en el tercer cuarto tras una jugada colectiva mientras que Alexander Hendrickx, desde el penalti córner, ampliaba diferencia en el último parcial poniendo a España contra las cuerdas. Sin embargo, la emoción iba a estar reservada para los instantes finales en los que los Redsticks reaccionaron a tiempo para obrar el milagro.

Ignacio Rodríguez y Enrique González lideraron la resurrección española con un penalti córner y una jugada afortunada para estampar el 2-2 cuando el partido se moría. El empate definitivo culminó a 10 segundos del final forzando la tanda de shoot outs. La proeza daba paso al dramatismo de los shoot outs.

La euforia impulsó a los españoles en los lanzamientos decisivos gracias a la eficacia Josep Romeu y Álvaro Iglesias y a un extraordinario Quico Cortés, que detuvo los cuatro lanzamientos que certificaron el triunfo del equipo local.

El equipo de Fred Soyéz consigue así una victoria importante a través de los shoot outs muy importante para sumar los dos primeros puntos en la FIH Pro League. El próximo partido de España será el próximo viernes 25 de enero a las 11 horas ante Gran Bretaña.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies