Todos y todas sabemos que España es un país de deportistas. ¿Quién no recuerda aquellos maravillosos años en los que decíamos eso de ‘Soy español, ¿a qué quieres que te gane’? Cierto es que no duró mucho el éxito, pero siempre que hay una competición, sea la que sea, ahí está España. Y a nivel usuario, el deporte también lo practicamos. Y en muchas ocasiones no es solo jugar a pádel, fútbol o baloncesto. También aparece el gimnasio.

Pero si en el mundo del deporte nos va generalmente bien, en el mundo de la picaresca es posible que seamos una pura potencia. Porque si ir al gimnasio está bien, inventarse excusas para no ir al gimnasio también puede tener su encanto. Porque, posiblemente, apuntarse al gimnasio y no ir forma parte de nuestras vidas. Quizás pensamos que con mirar el carnet y nuestra foto es suficiente para que nuestros músculos empiecen a crecer.

En YoSoyNoticia.es nos encanta el deporte. Por eso, hoy queremos descubrir a todos y todas aquellas que utilizan sus excusas para no ir al gimnasio y hacer deporte. De hecho, hay tantas excusas para no ir al gimnasio que hemos decidido hacer nuestro particular Top Five. Si te sientes identificado con alguna de ellas, ve poniéndote la ropa y yendo al gimnasio…

1. No tengo tiempo suficiente

Esta es, posiblemente, la mejor y la más usada. ¿Cómo es posible que en pleno mes de marzo te apuntes al gimnasio porque tienes tiempo para conquistar la ‘Operación Bikini’ y, a las tres semanas, ya no tienes tiempo? ¿Tu agenda se va a transformando según tus intereses? ¡Todo el mundo tiene una hora libre para poder ir al gimnasio!

Seguro que si fuera otro plan te faltaría tiempo para estar con los amigos y amigas de cañas o jugando a algún juego online. Recuerda a aquel soñador o soñadora que pensaba que podía conquistar esas mancuernas y esas bicicletas estáticas hace no tanto tiempo…

2. No tengo batería en los auriculares

Sabemos de sobra que para hacer deporte nunca está de más llevar música en nuestros oídos. Sin ir más lejos, en YoSoyNoticia.es os acercábamos hace días las mejores listas de Spotify para practicar todo tipo de deporte. Pero también es cierto que esa música está acompañada de unos auriculares inalámbricos que hay que cargar y no siempre lo recuerdas, ¿verdad?

¿Cuántas veces has sonreído sabiendo que no tenías suficiente batería en los auriculares para usarlo de excusa para no ir al gimnasio? ¿Acaso en los gimnasios nos ponen música para motivarte? ¡Si hasta algunos ponen la tele con la Ruleta de la Suerte! ¿Acaso no hay mayor motivación que escuchar aquello de ‘A por el bote‘?

3. Cuidado con el tiempo, que parece que va a llover

En muchas ocasiones, cuando llueve parece que se vaya a acabar el mundo. La gente se olvida de conducir bien, el agua parece ser lava obligando a la gente a esconderse y, sobre todo, a ti te viene de lujo para guardar la bolsa de deporte y no ir al gimnasio. Ver la lluvia caer es un placer al alcance de muy pocos en algunos momentos.

El gimnasio está cerca de casa siempre y la ropa que gastas es ropa deportiva. Si se moja, no pasa nada. El problema lo tienes tú, que no quieres ir al gimnasio desde un principio y utilizas la lluvia como excusa. No te preocupes, que muchas sudaderas llevan capucha para que puedas ir al gym y sudar tranquilamente.

4. Estoy cansando

Todos y todas tenemos malos días, esos que a veces no parecen siquiera tener un final. El cansancio puede con nosotros y tenemos que escondernos bajo las sábanas para poder pensar que mañana será otro día y que, como dice la canción, todos los días sale el sol. Pero no puedes estar cansado todos los días…

La excusa de un día duro en el trabajo te puede valer, sobre todo los lunes, pero no siempre. Todos podemos estar cansados, pero precisamente el deporte te ayuda a olvidar esos días malos a golpe de kilos, de mancuerna o simplemente haciendo un poco de remo.

5. El lunes me lo tomo en serio

La mejor. El lunes es el día más odiado por toda la sociedad. Posiblemente sea la única cosa en la que hay consenso en todo el planeta. Pero, ojo, que el lunes es el día en el que todos y todas queremos empezar algo. La dieta, el estudiar, el organizarte la vida según las horas y, sobre todo, tomarte en serio el gimnasio.

Una frase que aprendemos de pequeños es la de «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy«. ¿Por qué? Porque tú, tu familia, tus amigos y yo sabemos que ese lunes, ese maldito día que todos y todas odiamos, ese lunes tampoco vas a empezar a ir al gimnasio.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies