Gente normal
Más +

Gente normal

Ahora bien, ¿todos consideramos algo “normal” a las mismas cosas? ¿qué es el estado natural, por ejemplo, del ser humano? ¿por qué el estado natural debe ser uno que se estableció vete tú a saber por quién o quiénes, y en qué momento?

El pasado fin de semana aprovechamos para realizar una escapada a Úbeda a visitar a unos amigos.

La finalidad del viaje era visitar a nuestros amigos del box AC.F.T. THE FAMILY, con nuestro amigo David al frente, para conocer al resto de miembros del equipo con el que nos vamos a enfrentar a una prueba de resistencia y supervivencia en septiembre, entrenar un poco con ellos y sobretodo disfrutar.

body-lab-unconventional-gym

Y yo me pregunto, ¿todos deberíamos entender el término “disfrutar” en el mismo sentido?, porque yo creo que no, que cada uno lo entiende a su manera, y en cierta medida esto es lo que nos hace ser diferentes.

Llegamos a Úbeda, conocemos el box, descansamos un poco en el hotel, tomamos algo y nos ponemos al lío. Sobre las 00:00 empezamos a preparar lo que necesitábamos para el entrenamiento y media hora más tarde comenzamos el entrenamiento.

El objetivo a lograr era volcar 1000 veces por cabeza la “ruedecita”, que pesaba nada más y nada menos que unos 280 kilitos “de nada”.

Las primeras doscientas veces llevábamos las manos ya reventadas, pero todos los que estábamos entrenando teníamos claro que no íbamos a parar hasta conseguir el objetivo.

Cambiamos de estrategia y comenzamos a volcar la rueda por equipos y avanzando alrededor de todo el polígono, los chavales que estaban de botellón estaban tan flipados que creo que se lo empezaron a creer cuando llevábamos ya 3 vueltas al polígono.

¿Qué era lo normal en esa situación? Para unos lo normal era estar entrenando, para otros era estar de botellón y borrachos. Las dos opciones son válidas dependiendo de tus prioridades.

Cinco horas y treinta minutos más tarde acabamos el reto de ese entrenamiento, satisfechos no, en el siguiente nivel de satisfacción: nadie se había retirado.

La tarde del sábado, lo mismo, tomando un café nos liamos y acabamos entrenando con 5000 metros de remo y unos estiramientos para “soltar” de la pasada de la anterior noche.

Y por si nos habíamos quedado con ganas, el domingo por la mañana nos enfrentamos al reto propuesto por la Hunter endurance: 400 burpees en menos de 45 minutos, así, para rematar el fin de semana de un viaje más que bien aprovechado y no volvernos a Valencia sin haber realizado ese reto específico para la prueba.

Para algunos, esto que hemos realizado es extraordinario, para otros entra en los cánones de la normalidad, y para el resto es totalmente absurdo haber entrenado de esta manera (mejor dicho, es absurdo el simple hecho de haber entrenado).

Entonces, ¿qué es ser normal?, porque esta pregunta no tiene una respuesta única.

Ser normal creo que se refiere a lo que cada uno lleva en su mente establecido. No hay mejores ni peores personas por hacer una u otra cosa, siempre y cuando se respete. Ser normal es disfrutar de la vida a tu manera.

Y si alguien cree que no soy normal, ¡bendita locura!, porque espero poder seguir disfrutando de esta maldita locura por muchos más años, rodeada de personas tan “normales” como yo.

Receta de la semana bien fresquita para que disfrutéis de un capricho bien saludable:

Polos de Aguacate y Coco

Ingredientes para 5 polos:

• 1 aguacate
• 200 ml de Agua de Coco
• 1 bolsita de té de menta
• 1 cucharada de miel
• 5 hojas de albahaca
• 100 ml de leche de coco
• unas hojas de espinacas

Elaboración:

1. Lo primero que haremos será hacer la infusión del té de menta con el agua de coco. Dejamos que se enfríe.
2. Para tener este color verde, trituramos unas hojas de espinacas con la leche de coco. No aportarán sabor, pero sí tendremos unos polos de color verde intenso.
3. Añadimos el aguacate, miel y las hojas de albahaca y trituramos de nuevo.
4. Por último, añadimos la infusión con el agua de coco y mezclamos bien.
5. Repartimos la mezcla en los moldes para polos (sin llegar hasta el borde) colocamos los palitos, y llevamos al congelador.
6. ¡disfruta de tu rico helado!

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies