Lleva en sus venas la pasión por el ciclismo que transmiten, tanto su padre como su hermano Mikel. Se encuentra muy cómodo practicando este deporte de las dos ruedas que es casi una religión para su familia y aspira a lo máximo en la pista. En las últimas temporadas ha demostrado sus grandes dotes sobre el velódromo siendo un habitual en el podio de los Campeonatos de España.

No es nada sencillo ser un corredor a tener en cuenta cada año a nivel nacional pero él está demostrando que su pasión y entusiasmo le han llevado a guiar a toda una generación de corredores de la Comunitat Valenciana. Tanto es así que la Real Federación Española de Ciclismo le convocó para entrenar en el Luis Puig y así preparar el Campeonato de Europa junior que tendrá lugar del 9 al 14 de julio en Gante (Bélgica).

Luchar por una de las plazas para competir en una prueba internacional no es algo que se presente todos los días y menos para hacerlo en un país donde se vive el ciclismo de una manera muy especial. Cada prueba es un auténtico acontecimiento para los belgas, como ya contó en su momento la castellonense Isabel Ferreres. Por ello está trabajando con especial mimo en la pista.

Se trata de Gerard Montoro, que pese a ser junior de primer año recibió la oportunidad de ir a la concentración que tuvo lugar del 13 al 16 de mayo en Valencia, donde también estuvo el alicantino Sub23 Alejandro Martínez Chorro. «No me lo esperaba porque en los campeonatos de España fueron dos cuartas posiciones y un quinto que dejaron un poco el mal sabor de boca de quedarse a las puertas del podio. Sin embargo, las dos platas y el oro llamaron la atención un poco«, asegura a YSN el deportista de Mislata.

No quedó muy contento tras perder las dos finales disputadas por equipos, tanto en velocidad como en persecución, pero al ganar la prueba de Keirin y colgarse el maillot de campeón de España se marchó con mejores sensaciones. Su mentalidad positiva le ayuda a ser ambicioso, aunque no siempre se pueden ganar todas las pruebas en las que se participa.

Me considero un chico rápido a la hora de sprintar, en carretera sé que voy a estar ahí. Todavía no hemos llegado a ninguna pero esperemos que llegue el día

Con el paso de las temporadas va descubriendo que es lo que suelen hacer cada uno de sus rivales, lo que hace que resulte más complicado ganar porque a él también le siguen de cerca. Compagina la pista con la carretera, en la que también quiere sumar triunfos de etapa, aunque este año se está centrando más en los velódromos.

Si bien, es cierto que el rodaje en las competiciones de ruta le está permitiendo coger más rodaje para ser más constante en las persecuciones por equipos. «La pista es un buen complemento para la carretera porque practicar persecución, por ejemplo, luego te ayuda para las escapadas o contrarreloj”.

Quiere competir a nivel internacional

Apenas cinco minutos en bici separan el Luis Puig, su casa deportiva, de su verdadero hogar. La cercanía a las instalaciones en las que suele ejercitarse le ofrece un gran abanico de posibilidades a la hora de desplazarse, lo cual le vino de perlas para acudir a la concentración de la selección española de pista.

El primer día quedó impregnado cuando, junto a sus compañeros del combinado nacional, probó unas cuantas vueltas y se sorprendió del elevado ritmo que marcaron de inicio. “A lo largo de la semana fuimos capaces de rodar a un ritmo bastante alto porque bajábamos segundo y medio los registros que obtuvimos la selección valenciana”.

Pese a ser junior de primer año se ha ganado la confianza para poder rodar con los corredores seleccionados de su categoría, siendo el único valenciano. Ahora, su gran meta es entrar en el equipo para el Campeonato de Europa y luchar por una plaza para el Mundial de pista para así el año que viene confirmarse a nivel internacional.

Creciendo en un ambiente deportivo

En la Comunitat Valenciana están saliendo pistards destacados como es el caso del citado Martínez Chorro o el campeón del mundo de Scratch en 2016 Sebastián Mora, que forma pareja con Albert Torres en la absoluta. “Es una pasada verlos entrenar tan de cerca, no sucede lo mismo con los profesionales de carretera. En la pista te puedes incluso sentar con ellos y preguntarle cosas. Cuando te cruzas con un profesional en un puerto… es distinto”.

Por detrás vienen ciclistas con mucha ambición como el cadete Iker Bonillo. “El año que viene ganaremos bastante con él. El ciclismo valenciano a nivel nacional siempre se ha defendido y en las pruebas por equipos solemos estar en el podio. En la generación de mi hermano se juntaron tres bichos como son Chorro, Peñalver y él. Ahora esperemos que vengan también buenas generaciones por detrás”.

En este último año Gerard Montoro ha vivido de cerca los entrenamientos de Mikel y David Casinos, con todo el equipo paralímpico que entrena Eloy Izquierdo. «Es otro mundo. Se aprende mucho, cuando vas allí lo ves y te sorprende porque son gente que aunque les hayan pasado cosas ‘extrañas’ te dejan alucinando. No se rinden”.

Además, en este grupo de corredores del Hyundai Koryo Car Paracycling Team se encuentra Ricardo Ten que ha ganado las dos primeras pruebas de la Copa del Mundo adaptado de ruta. «Es un tío muy sacrificado, lo bueno que tiene es que él venía de la natación, donde el esfuerzo del corazón es parecido al de la persecución. Estaba acostumbrado y al montarse en la bici de persecución ha demostrado sus grandes capacidades”.

 

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies