Por mediación de personas afínes al deporte de las dos ruedas, junto con el visto bueno del Ayuntamiento, salieron adelante para poder formar la Peña Ciclista Aldaia, que con el tiempo pasó a llamarse Club de Ciclismo Aldaia. Una organización que, con su presidente Antonio Samper a la cabeza, lucha cada nueva temporada por ir incrementando el número de socios.

Pero más allá del club también hace catorce años que emergió la Escuela de Ciclismo de Aldaia, que sin hacer mucho ruido ha cosechado éxitos, lo que sin duda ayuda a captar un mayor números de ciclistas para la causa.

Para no perder el buen ambiente y la práctica del ciclismo, cada domingo a las 8:00 de la mañana se reúnen en la plaza del Ayuntamiento del Aldaia los socios del club, para hacer la salida de la etapa correspondiente. “Tenemos un calendario del año en el cual marcamos las etapas y salimos los domingos”, aseguran, mientras que durante la temporada también se realizan varias carreras federadas.

La escuela y el club funcionan por separado

El pueblo de Aldaia cuenta con un club y una escuela, pero cada uno funciona de manera independiente: “La escuela y el club están unidas por el Ayuntamiento, pero no tiene nada que ver una con otra. Funcionan de una manera independiente”.

De tal forma que un alumno de la escuela no puede ascender al club, tal y como explica el presidente:

Si quieren competir tienen que seguir con su categoría, subiendo escalones. Ellos pasan de las escuelas a cadetes, de cadetes a junior, de junior a Sub23… El club se centra más en el ámbito social”.

Escuela de ciclismo Aldaia

En Aldaia también se forman los futuros ciclistas, de los niños de cinco años hasta los catorce, con los más mayores que ya pasan a formar parte de un equipo de cadetes. En la presente temporada, la Escuela la forman un total de 22 niños, siempre con el optimismo de inscribir a más gente todos los años.

Catorce años de vida ya son muchos, y algún año que otro tal y como admite el presidente han llegado a tener hasta 40 alumnos. Han sido algunos de los mejores años de la escuela. Por otra parte reconoce que no ha habido malos momentos “porque siempre van entrando nuevos niños. Cuando llega el final de la temporada, los infantiles pasan a cadetes, y según los que tengas de esa categoría se van más o menos”.

Cada fin de semana van a un pueblo u otro, según les asignen: “Tenemos un calendario de escuelas de la Comunidad Valenciana y cada fin de semana nos toca ir a un sitio distinto”, apunta el presidente.

Un panorama muy distinto al de catorce años atrás, cuando el ciclismo llegaba al municipio de l´Horta Sud. Su presidente Antonio Samper rememora, de forma breve, cómo fueron los primeros pasos:

En Aldaia no teníamos escuela, y los niños estaban en la escuela de Alaquàs. Por mediación de la ex alcaldesa Amparo Navarro nos vinimos a Aldaia para hacer una escuela propia de ciclismo en el pueblo”

Entrenamientos motivadores para los más pequeños

Entrenan todos los martes y jueves de 19:30 a 21:00, sin perder la esperanza de conseguir un recinto propio y mejorar las condiciones de trabajo. Porque a falta de unas instalaciones adecuadas para los entrenamientos se citan en el cementerio nuevo de Aldaia, en el parking que se sitúa justo al lado. Aquí es donde realizan la práctica del ciclismo.

Los entrenamientos los preparamos de martes a jueves y hacemos todo tipo de ejercicios: carreras en línea, carreras individuales, gincana… Mientras que a los más pequeños les enseñamos el manejo de la bicicleta”, explica Samper.

¿Cómo motiva a sus alumnos? Pues así responde el máximo mandatario de la escuela, que también es uno de los monitores:

Intento transmitirles la idea de que es un juego, que después poco a poco ya llegarán a disputar alguna competición que otra”.

Éxitos y dificultades de la escuela

Desde la humildad, con trabajo y sacando provecho de los pocos recursos disponibles, ya se han cosechado logros que engrandecen el prestigio de la escuela. Algunos de sus integrantes han quedado campeones autonómicos y de la liga Challenge. Recientemente, en la pasada temporada 2018, Samara Martínez incluso se proclamó campeona provincial de su categoría (infantiles de segundo año).

Y todo ello cuando mantener la escuela no resulta sencillo en los tiempos actuales:

Cada vez hay menos sponsors y los gastos cada año son los mismos. Supone un gran esfuerzo y dinero que te cuesta del bolsillo, porque el Ayuntamiento tampoco aumenta la dotación económica

Dificultades que se dejan sentir en fechas como las actuales, con la competición empezando en marzo y viviendo ahora todo el proceso de licencias, matrículas o los nuevos equipajes.

Y en septiembre, cuando acaba la temporada de ciclismo, empiezan las competiciones de ciclocross y además también hay pruebas de pista a partir de infantiles.

Mejorías en un futuro

Sin perder el ánimo y la esperanza, insisten en que esperan encontrar algún día un recinto en condiciones para poder ejercer el ciclismo de la mejor manera.

Eso, junto a la llegada de sponsors nuevos a este deporte para que los gastos de su bolsillo sean menores, y los niños puedan seguir disfrutando de su gran pasión sin tener que depender excesivamente de sus familias, son ilusiones que albergar para el futuro. Las dos ruedas quieren seguir girando en Aldaia.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies