Así define a las escuelas de ciclismo Alba Teruel (1996), corredora del Movistar Team. Con el paso de los años estamos viendo como la implicación de la Federación Valenciana por organizar competiciones no deja de incrementar, prueba de ello son las más de treinta pruebas que disputarán los ciclistas hasta la categoría infantil, mientras que en otras comunidades autónomas no llegan a las diez anuales. Es un claro reflejo de que se está haciendo una gran apuesta por fomentar la base.

Los niños acuden cada fin de semana con sus familiares a un municipio diferente para poder disfrutar de la grandeza del ciclismo. Comparten una mañana o una tarde junto a sus compañeros y rivales, algo que ayuda a fomentar el buen ambiente que se respira entre los más pequeños.

Los ciclistas de escuelas disputando la carrera en los alrededores del Luis Puig

Me gustaba lo que había después de la carrera, mientras corrían los mayores nos juntábamos los del equipo con otros equipos para jugar a otras cosas fuera de la bici, como fútbol, correr, bañarnos en la playa o fuentes, jugar en los parques, ir a tomar un helado…”, recuerda Sandra Alonso (1998), ciclista del Bizkaia Durango-Euskadi Murias, de su paso por estas categorías.

La clave fue lo bien que me lo pasé. Ojalá hubiera llegado antes porque me inicié en infantiles“, cuenta Iván Moreno (1996), ciclista de Lizarte.

 

Los infantiles recorriendo el trazado de Vinalesa en 2017

No van a competir, van porque tienen ganas de ver a un amiguito de otro pueblo para jugar con él. La competición es un ratito“, apunta Carmelo Albert, director de la escuela Bici Club Picassent.

En la década de los noventa, Miguel Induráin provocó un gran boom en el mundo de la bicicleta. Sus victorias en el Tour de Francia engancharon a muchos jóvenes a aficionarse a este deporte. Sin embargo, tras su retirada pasaron muchos años hasta que llegó la generación de los Valverde, Contador, Freire, Purito, Sastre y compañía. Fue entonces cuando se recuperó esa pasión.

A pesar de ello, en la Comunidad Valenciana quedaba mucho trabajo por hacer para seguir transmitiendo este sentimiento hacia el ciclismo. A base de esfuerzo y tesón, la Federación Valenciana, comandada por su presidente (Amadeo Olmos), además de la entrega de ex corredores internacionales como Quique Gutiérrez o Stefano Garzelli, recondujo el rumbo.

“Tengo tres escuelas en Italia y una aquí. Si no hay escuelas no hay futuros campeones. No es que queremos que sean campeones porque llegar es muy difícil, pero por lo menos que tengan una pequeña posibilidad”, cuenta Garzelli.

No solo ha crecido exponencialmente en el número de carreras, sino que también lo ha hecho en licencias federativas. Cuando entró la junta directiva de 2005 había alrededor de 500 ciclistas, mientras que ahora llevan dos años consecutivos por encima de los 900 en toda la comunidad. “Somos de las federaciones que más ha incrementado el número de licencias en las escuelas de ciclismo“, afirma Amadeo Olmos.

Datos FCCV / Gráfica: YoSoyNoticia

Durante los años que aparecen en la gráfica encontramos también otro impacto muy significativo que ayuda a incrementar el interés de los más pequeños. No es otro que el regreso de la Volta a la Comunitat Valenciana de profesionales, con su director general Ángel Casero a la cabeza. “Los chiquillos se miran en los profesionales porque sus metas empiezan con que quieren llegar a profesionales, si hay gente de la Comunidad Valenciana que encima está ganando carreras como Raúl Alarcón“, apunta Olmos.

La inolvidable Volta a la Comunitat Valenciana de Iván Moreno y Edu Llacer

Por si fuera poco, el año pasado se incorporó al calendario internacional la Setmana Ciclista Valenciana, una gran apuesta del Club Ciclista Escapada, presidido por Rubén Donet, que atrae a los mejores equipos femeninos del mundo y que permite que los valencianos puedan disfrutar de una excelente carrera.

En las dos ediciones hemos visto como las recién ascendidas a sub23 Sandra Alonso y Sofía Rodríguez (1999) lo han bordado con apariciones en el top10 de las etapas. Además, Cristina Martínez (1996) ha sido la mejor valenciana en ambas ocasiones.

Alba Teruel (izquierda), Cristina Martínez (centro) y Sandra Alonso (derecha) ocuparon el podio como mejores valencianas en 2017

De esta manera, la Comunidad Valenciana puede presumir de ser la única comunidad autónoma española que atesora dos carreras internacionales en su territorio: una masculina y otra femenina. “Al día siguiente todos quieren ser como el que gana la etapa, todos quieren subir el puerto como él, levantarse igual… Es fundamental que hayan carreras profesionales aquí para que pueden verse reflejados en lo que quieren ser”, señala Ángel Alfaro, seleccionador cadete y de féminas de la federación valenciana.

Las 4 ciclistas valencianas en equipos UCI Women’s Tour 2018

Hay recorrido de futuro

La buena labor que se está realizando desde abajo está permitiendo que cada día veamos más ciclistas españoles en profesionales. En el caso de los valencianos encontramos corredores consolidados como Rubén Plaza (1980), ganador de etapa en el Tour de Francia; Rafa Valls (1987), el escalador de Movistar  Team; Raúl Alarcón (1986), el segundo español más laureado de 2017 tras Alejandro Valverde; o algunas jóvenes promesas como Joan Bou (1997), Óscar Cabedo (1994) u Óscar Pelegrí (1994).

La lista de todos los ciclistas profesionales valencianos en 2018

Cualquier chiquillo quiere verse reflejado en algo. Si sales de tu casa y te encuentras con los ciclistas que ves por la tele eso te va a llenar de ilusión“, dice Ángel Alfaro. Muestra de ello es que cada día son más los valencianos que se codean entre los profesionales, y poder disfrutar de su participación en las rondas internacionales es una auténtica gozada.

Raúl Alarcón le dedica su victoria en Oviedo a Iván Rocamora / Foto: Tino Alvarez

También hay que señalar que gran parte de los equipos internacionales deciden venir a la Comunidad Valenciana para realizar la pretemporada. El clima ayuda a atraer a las grandes joyas del ciclismo, algo que disfrutan de lo lindo los más pequeños. Ahora solo falta contar con un equipo valenciano en profesionales.

Las entidades públicas deberían darse cuenta que necesitamos un equipo Pro Continental porque necesitamos disputar una Vuelta a España“, destaca José Vicente Bonillo, director de la escuela Bonillo Team.

El pelotón internacional recorriendo las calles de València

Fuerte apuesta por la base

Las escuelas de ciclismo no solo representan un crecimiento numérico, sino que se percibe una mayor ilusión entre los corredores. Los aspectos citados anteriormente y el gran apoyo que se transmite desde la federación están ayudando a revolucionar el deporte valenciano. También cabe destacar el respaldo de los familiares para hacer posible este deporte.

Ángel Alfaro manifiesta las razones del crecimiento del ciclismo en la Comunidad Valenciana: “Tiene nombre y apellidos: Amadeo Olmos. Es el hombre que ha levantado la federación a base de esfuerzo, sacrificio, dedicación… un hombre que no descansa. Vive para esto. Donde va pone por las nubes el ciclismo valenciano. Ha apostado por el deporte base que hace diez años no existía porque faltaba esa ilusión que le ha puesto“.

Amadeo Olmos con los campeones autonómicos de pista 2018

Ilusión renovada en ciclocross y pista

Con el paso de las temporadas estamos viendo una mayor atracción por el ciclocross, una modalidad que poco a poco va ganando enteros. “En casi ningún sitio hay temporada de ciclocross en escuelas. València es pionera. Se lo debemos a Amadeo [Olmos]“, explica Carmelo Albert. “Cada vez hay más chiquillos de escuelas que quieren correr esta modalidad. Llegará un momento que habrá que pensar en hacer solo carreras de ciclocross para escuelas“, puntualiza.

El gran referente en esta disciplina es el subcampeón del mundo Felipe Orts (1995), quien cada año va escalando peldaños a nivel internacional y eso que actualmente tiene 22 años. También encontramos al veterano Raúl Ballester (1978) o a las jóvenes Sofía Rodríguez (1999), Sara Bonillo (2001) y Ainara Albert (2003) despuntando a nivel nacional.

Joan Llácer, el ganador de la Challenge junior de ciclocross, en el trazado de Moncada

Tampoco hay que descuidar la gran repercusión que está teniendo el ciclismo en pista en las últimas temporadas. Sebastián Mora (1988) quedó campeón del mundo de scratch en 2016, una hazaña histórica. No está solo porque hay gente joven que viene pisando fuerte como Alejandro Martínez Chorro (1998), Isabel Ferreres (1998), Melisa Gómiz (2000), Sergi Mora (2000), Iker Bonillo (2003) o los hermanos Gerard (2002) y Mikel Montoro (1998).

A este elenco de extraordinarios ciclistas hay que añadir a los paralímpicos Maurice Eckhard (1983) y David Casinos (1972), que llega procedente del atletismo y entrena en tándem con el citado Mikel Montoro. Mención especial para Ricardo Ten (1975), el nadador que conquistó maillot arcoiris en el mundial de pista adaptado al vencer en la modalidad de persecución individual masculina C1 de 3km.

La última gran hazaña de Ricardo Ten

Toda una lluvia de ilusión y esperanza está revolucionando el deporte. Ahora solo queda seguir trabajando para que el ciclismo de la Comunidad Valenciana continúe creciendo y pueda alcanzar todo lo que se proponga.

 

Foto principal: Facebook de l’Escola de Ciclisme Bici-Club Picassent

Advertisement

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies