Licencia para soñar en el Club de Ajedrez Aldaia Educart | Yo soy noticia

Sin pensar en que se llegaría a formar un club, en 2015 empezaron las actividades extraescolares de ajedrez en los colegios de Aldaia impartidas por uno de los actuales entrenadores, Ramón Blanco. Fue entonces cuando conoció al actual presidente José Ramón, ya que su hijo asistía a las clases de ajedrez. La posibilidad estaba encima de la mesa y con el paso del tiempo llegó a ser una realidad, surgiendo el Club de Ajedrez Aldaia Educart’

Un año después, en 2016, fue cuando se fundó con  el apoyo del Ajuntament d’Aldaia y Jaime Cuenca, que por aquellos tiempos era el encargado de la coordinación deportiva en el consistorio. Por entonces los que destacaban en esta actividad no tenían más remedio que acudir al veterano club de Alaquàs. Por ello, muchos padres empezaron a demandar la creación de una organización así en la vecina Aldaia.

Así que, tras una larga espera, la petición se cumplió y la población de L’Horta Oest disfruta de este deporte. Enseguida el trabajo empezó a dar sus frutos y en 2017 el club logró debutar en el campeonato doméstico, pese a no lograr el ascenso sirvió para tener la primera toma de contacto y saber lo que debían afrontar en el futuro.

Superando obstáculos 

Durante el confinamiento se paralizó todo, tanto las clases como la competición e incluso se llegaron a tener dificultades para formar un equipo. Solo quedaba luchar y pese a todo siguieron adelante sin renunciar a nada, superando todos los inconvenientes que seguían apareciendo en el camino.

“Fue todo un stop muy grande, ya que por entonces teníamos tres equipos. En ese parón hubo mucha gente que se lo dejó y no volvió. Es una pena, pero suele suceder en la etapa adolescente cuando son complicados, porque a veces cuando se lían con otras cosas se dejan el deporte de lado. De hecho teníamos tres equipos, y cuando se recuperó la liga formamos dos. Incluso el equipo B había días que no pudimos presentar el equipo entero”, reconoce el entrenador Ramón Blanco.

Para amenizar el tiempo en casa y con la ayuda de internet, lograron encontrarse alternativas durante el largo confinamiento. “Hubo competiciones de partidas rápidas que organizaba la federación valenciana que se hacían a través de internet. Yo organicé algunas clases online mediante Zoom, pero eran pocas personas las que se apuntaban. Pese a ello fueron provechosas”, añade.

Preparados con provisiones 

Más de uno ya se lleva algún tentempié que otro cargado en la mochila, porque las partidas pueden tener una larga duración y cocinarse a fuego lento. Un deporte que no entiende de edades y que no sabes el perfil de persona que puede ser tu contrincante. «En la liga las partidas son lentas, alguna que otra puede llegar a las cuatro horas. Es una hora y media por jugador, pero con añadido de  treinta segundos en cada movimiento».

Un alumno joven se puede enfrentar a un señor que lleva toda la vida jugando»

«Algún alumno que otro viene ya preparado con su paquetito de chicles o lo que sea, porque saben que pueden estar cuatro horas. El ajedrez es un deporte que no tiene límite de edades, con lo cual un alumno joven se puede enfrentar a un señor que lleva toda la vida jugando», nos comenta el vicepresidente del Club de Ajedrez Aldaia Educart.

A un paso de representar al ajedrez valenciano en Dubái

Sin hacer mucho ruido y lo que parecía una utopía, a punto estuvo de hacerse realidad. De la mejor manera posible representaron a la Comunitat Valenciana en la fase final de un campeonato escolar que nunca olvidarán por estos lares.

“Se organizó el Mundial sub 16 escolar y nuestro equipo lo hizo genial, porque nos conseguimos meter en la previa que en caso de pasar hubiera sido en Dubái la fase final. No pudo ser, nos eliminaron auténticos equipazos, pero fuimos el único equipo valenciano que llegó tan lejos», destacaba con una sonrisa entre ceja y ceja el entrenador Ramón Blanco, sin poder explicar todavía cómo se hubieran costeado el viaje. 

En caso de haber emprendido el viaje, el presidente José Ramón confirmó a YoSoyNoticia.es que hubieran tenido que encontrar un sponsor fuerte para poder cubrir gran parte de los gastos. 

Metas a corto plazo

Avanzan sin prisa pero sin pausa y sabiendo que queda mucho camino por recorrer, porque el club aún tendrá que disputar muchas partidas contra equipos más veteranos y evolucionar poco a poco. Es uno de los grandes objetivos para poder lograr consagrarse. «Acabamos de subir a la segunda división autonómica. Por delante solo queda primera autonómica y división de honor».

«A corto plazo el desafío para nosotros sería mantenernos en la división en la que estamos, pero nada va a ser fácil. Vamos a tener que viajar por toda la Comunitat Valenciana y competir contra equipos muy experimentados. Un poco más mirando al futuro, queremos seguir creciendo y conseguir nuevos éxitos”, confiesan.

La capacidad reflexiva 

A diferencia de otras actividades físicas, el ajedrez requiere una gran labor para pensar y desarrollar la mente. Una disciplina cuyo lenguaje, nos dicen, une a la gente. “Lo más difícil del ajedrez es que hay que pensar en todo momento, a diferencia de otros deportes. Al público en general no le gusta pensar, sino llegar y relajarse. Comparado con otros deportes como el fútbol o cosas así no es lo mismo, en otras actividades no ejercitas tanto la capacidad reflexiva».

«Esta capacidad, por otra parte, también une mucho porque cuando entiendes todo esto empiezas a  formar parte de una familia que habla el mismo idioma. Por ejemplo, si yo digo ‘defensa india de rey’, un alumno está entendiendo que es una de las defensas más importantes del ajedrez».

Comparado con otros deportes como el fútbol o cosas así no es lo mismo, en otras actividades no ejercitas tanto la capacidad reflexiva»

Mundial en 1986 

El ajedrez tuvo su auge hace treinta y seis años, entonces fue cuando logró conectar con una parte de la sociedad para poder engancharla a este deporte: “En el año 86 se celebró el Mundial entre Karpov y Kasparov en España, lo retransmitieron por la televisión española y hubo récords de audiencia, mucha gente siguió ese Mundial. En ese momento se demostró que sí hay audiencia, de hecho había un programa de ajedrez los fines de semana que seguía mucha gente y se llamaba ‘En jaque'».

Quizá los gustos han cambiado con las nuevas generaciones o los actuales medios de comunicación requieren de cosas más rápidas como TikTok o Instagram. «El ajedrez requiere paciencia. La mente hay que cuidarla y en este sentido es el deporte rey por excelencia”, recordaba el entrenador Ramón Blanco.

Ayudas desde el consistorio

Apoyos no faltan, y desde el ayuntamiento están para todo lo que haga falta y así poder aportar su granito de arena. Por ejemplo, gracias a un curso que contó con el beneplácito de todas las partes  lograron captar a más gente. “Siempre nos ha apoyado, tanto con el local como a nivel de organización o para realizar algún campeonato».

La mente hay que cuidarla y en este sentido es el deporte rey por excelencia”

«Ha sido fundamental, tanto es así que organizó un cursillo gratuito de ajedrez de cuatro meses al acabar el confinamiento para toda la ciudadanía. Esto nos vino genial para incorporar gente al club, así que por mi parte agradecerles todo el apoyo”, apuntan desde esta institución.

Orgullo de club

Uno de los fundadores, Ramón Blanco, que a su vez es entrenador, saca pecho y se siente muy contento por todo lo que se ha podido cosechar hasta el momento. “Estoy muy feliz por lograr el ascenso de categoría y llegar a categoría autonómica. Para un equipo tan joven como nosotros es un exitazo. Por lo que respecta al equipo B hemos estado a un paso de ascender a primera provincial, ya que nos falló una jornada. Tuvimos una derrota en toda la liga, pero nos perjudicaron los empates”.

El ajedrez no entiende de edades 

Este deporte no tiene fin ni límites, por lo que una persona de la tercera edad todavía puede formar parte de un club como jugador. Además, una de ellas actualmente está jugando un papel importante en el club.

“Nuestro jugador más veterano es Juan Ruiz, tiene 74 años y este año no ha jugado por la pandemia. Ha sido fundamental su aportación para lograr los ascensos cosechados. Era muy bonito ver jugar a Juan Ruiz de 74 años contra Diego de 16 años, es una imagen que  me emociona y la tengo grabada”, comentaba con una sonrisa entre ceja y ceja el entrenador Ramón Blanco.

Formar jugadores  

Uno de los grandes objetivos es ser un club canterano, poder sacar jugadores para que después lleguen hasta lo más alto y tengan etiqueta del Club de Ajedrez Aldaia Educart. “Mi gran ilusión es que este club crezca como una cantera, sin necesidad de fichajes. Llegar a la máxima categoría y que dejen jugar el octavo tablero, ya que por delante de mí quiero que vaya gente del club porque va por orden de ranking. Ahora soy  el tercero, pero espero llegar a ser el octavo”.

Lo que hacemos es dar un poco de teoría con un toque de humor para hacerlo lo más ameno posible»

Salir de la normalidad 

La entrenadora Rosa  Cordero se encarga de los más pequeños. Se siente una más de ellos y ellas en todas las clases, ya que le encanta estar con ellos realizando actividades novedosas para poder captar su atención. “Con los más pequeños lo que hacemos es romper con la monotonía, es decir, que no hagan  siempre los mismos métodos. No hacerlo siempre igual, lo que hacemos es dar un poco de teoría con un toque de humor para hacerlo lo más ameno posible».

«Yo soy muy teatrera y soy una más de ellos. Me hacen muchas bromas y si tengo que disfrazarme lo hago. Si por ejemplo tengo que explicarle el ‘mate del vampiro’ lo hacemos de forma muy visual y didáctica con referencias de animales, con referentes para que se lo pasen bien”, explica.

Los vídeos como refuerzo 

No todo es jugar al ajedrez, pues aquí también se realizan otras actividades pero siempre ligadas al mundo de este deporte. De esta forma logran tener a todos conectados. “Algún día que otro llevo el proyector para poner vídeos de dibujos animados de ajedrez o para explicar las normas con algo visual».

«En Halloween, por ejemplo, hicimos un pasaje de terror con la colaboración de alumnos mayores. Ellos se disfrazaron e hicimos un pasaje de terror en las piscina lúdica con pruebas de ajedrez, por supuesto. Todo lo que sea novedad les motiva, siempre intento sorprenderlos”, confesaba la entrenadora Rosa Cordero.

Calcular el tiempo en el ajedrez 

Por último, uno de los factores más importantes es el tiempo, algo que Rosa inculca en las edades más tempranas pese a que sea la peor parte para todos y todas. “Es importante que se acostumbren a jugar con tiempo, porque en el ajedrez puedes perder por quedarte sin tiempo. Por eso es bueno que de vez en cuando jueguen con reloj, lo único es que les pone muy nerviosos por la tensión que hay”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies