Concretamente el próximo año, en 2020, hará 100 años que el entrenador Vicente Ramos y otro grupo de gente plantaron la semilla de lo que actualmente es uno de los clubes con más solera y tradición del boxeo español.

Marco ‘Escorpión’ Pérez, ex boxeador castellonense de 44 años de edad, es la 4ª generación de la familia Pérez en el club, siendo su padre y tíos los que ayudaron a impulsar en sus inicios un proyecto que desde entonces ha visto muchos éxitos, pero también ha tenido que luchar en épocas oscuras para este deporte en España.

Un proyecto centenario y familiar

Su padre y tíos son vitales para entender el nacimiento y posterior crecimiento del CB La Unión de Castellón. Marco Pérez, la 4ª generación aquí vinculada, mantiene el legado con pasión y compromiso diario, e incluso sus tías también están casadas con boxeadores. Una saga familiar (de las más antiguas del país, como los Riera) de boxeo en toda regla, “algo vocacional para mí y tengo la enorme suerte de poder dedicarme a lo que siempre ha sido mi pasión”.

Es ahora cuando Marco ‘Escorpión’ Pérez, que fue internacional con la selección española, comparte su experiencia sobre el ring con los jóvenes y mayores que a diario acuden a su pequeño gimnasio para competir algunos, y otros simplemente por disfrutar la parte más lúdica de este noble deporte.

Esto es una escuela de boxeo, un deporte que ahora se puede decir que está más de moda. La gente se ha dado cuenta, y los entrenadores también, que el boxeo es una herramienta con una utilidad muy grande, además de ser un deporte muy funcional”, apunta Marco.

Muchos o casi todos los boxeadores que han salido de Castellón lo han hecho tras curtirse en el CB La Unión, que para el centenario anuncia que tiene la idea de montar veladas y también alguna charla de personajes importantes del mundo del boxeo. “Queremos tener algún que otro evento especial que ayude a colaborar con la ciudad, el ayuntamiento y la Diputación de Castellón”.

Siempre luchando

Sobre el ring y metafóricamente fuera de él, contra instituciones y también contra la falta de información sobre el boxeo en una sociedad que durante una época, hace ya algunas décadas, le puso una cruz a este deporte. Creían que era solo violencia entre dos luchadores, pero nada más lejos de la realidad.

Ahí languidecieron clubes como el de La Unión de Castellón, pero al mismo tiempo emergieron figuras como la del padre (ex seleccionador nacional que a sus 70 años aún sigue formando a jóvenes valores) de nuestro protagonista, sin el que sería imposible estar a punto de celebrar el CENTENARIO de una entidad referente a nivel provincial, autonómico y también nacional.

Mi padre fue de los pocos melancólicos que en España permanecieron firmes cuando el boxeo estaba herido de muerte y casi desaparecido. Hubo una época en la que no se encontraban posibilidades para boxear, muy distinto a una actualidad donde casi que tenemos más boxeo que nunca”, rememora Marco Pérez, su hijo.

Habla de torneos como también de campeonatos autonómicos y nacionales que pueblan el calendario anual, muchísimas veladas que ponen a este deporte al alcance de toda la sociedad que quiera disfrutar de sus valores y principios.

Un presente que disfrutar y cuidar, con los valores del boxeo como grandes aliados

El buen momento actual para este club lo denota el ser el que más licencias posee además de haber recibido en 2018 el trofeo Fernando Riera, a mejor club de la Comunitat Valenciana. También fue escogido en la última gala provincial como el mejor club deportivo de toda la provincia de Castellón, contrastando tanto reconocimiento con ese pasado que no olvidan Marco y su familia, especialmente su padre que luchó mucho por mantener la llama viva.

Castellón llegó a tener en otra época hasta 6 o 7 boxeadores del CB La Unión en el equipo español, y toda esa labor de décadas ha cristalizado en un presente donde son un referente deportivo dentro de la sociedad castellonense.

Las instituciones ahora ven con agrado la gran labor que realizan con personas de toda clase y condición que ingresan en la modesta instalación (ubicada en el pabellón Ciutat de Castelló) que poseen, y esa es la mejor tarjeta de presentación para un boxeo que es mucho más que dos hombres o mujeres golpeándose sobre un ring.

El deporte de las 16 cuerdas difunde valores y disciplina, “aparte de la funcionalidad y herramientas que posee un boxeo que es completísimo para toda clase de personas. Aquí trabajas la coordinación, flexibilidad o equilibrio, es un deporte super completo”.

Y además, como señala Marco, “a muchos el boxeo les encauza en la vida y les ayuda a dejar atrás problemas personales o psicológicos, como también problemas de la calle como drogas o delincuencia. Por eso aquí trabajamos mucho la disciplina, los valores y los principios del boxeo, que te llevan a encontrar un mejor presente y futuro”.

Actualmente son los Martínez, hermanos mellizos, como también Ismael Conde o Michael Álvarez los boxeadores que recogen el testigo en el club de las leyendas de antaño, como los que ganaron la Copa del Rey y fueron campeones de España en el año 1979. Aquellos Toni García, Jesús García Marín o Fernando Ortega, pero también otros campeones como José Antonio Hervás o los Carlos Cabezas, José Juárez o Enrique Villegas, son los que ahora se podrían enorgullecer de cómo ha seguido fuerte y en pie este ya casi centenario club.

Un lugar al que acuden cada semana, además de los boxeadores que sueñan con triunfar, médicos, abogados o psicólogos. Los mismos que aseguran que ojalá hubieran conocido el boxeo antes.

Este deporte es una herramienta de aprendizaje e integración que antiguamente no nos dábamos cuenta de lo importante que es”, concluyen.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies