Los mejores velocistas del mundo cada año tienen más competencia porque las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Tener un nombre en el pelotón internacional ya no es suficiente para ganar, los veteranos Andre Greipel, Alexander Kristoff o el propio Cavendish se están dando cuenta de que hay savia nueva. Entre los corredores que más empiezan a sonar en el ciclismo español encontramos al alicantino Manuel Peñalver.

El ciclista que cumplirá 20 años en diciembre es una de las firmes promesas del pelotón. En su primer año como Sub23 demostró su valía al conseguir regularidad en sus resultados, con nueve segundos puestos pero sin conocer el triunfo. Le decían que se parecía a Peter Sagan, un superclase que también tuvo épocas en las que no lograba levantar los brazos, aunque todo cambió cuando ganó tres títulos mundiales consecutivos.

Esa regularidad, unida a su capacidad para medirse a los mejores sprinters le ayudó a ganarse un puesto en la selección española Sub23 que continúa dirigiendo Pascual Momparler. Le convocó para disputar el Europeo que le cambiaría su trayectoria deportiva. «Cuando me dieron la noticia de que iba a correrlo me lo metí entre ceja y ceja, lo prepararé muy bien y me dije: ‘No hay que fallarle, ya que ha confiado en mí’. Me salió una carrera de cine«.

Terminó en una notable 11ª posición que con el paso del tiempo le ha sabido a gloria. Precisamente tras este resultado conoció a Joxean Matxin, un hombre con un olfato innato para detectar talento, que años atrás se fijó en otros corredores como Óscar Freire que se proclamaría tricampeón del mundo. El actual Team Manager UAE Team Emirates se dio cuenta de que estaba ante un sprinter capacitado para dar guerra entre los profesionales.

Estuvimos hablando en Dinamarca, le pedí ayuda y a raíz de la temporada que llevaba y del europeo que hice me ayudó a dar el salto. Siempre se lo agradeceré”, recuerda el alicantino a YSN.

Manuel Peñalver con el sprinter Fernando Gaviria

Con solo una campaña en el pelotón Sub23 se ganó un contrato profesional con el Trevigiani italiano en categoría continental. Era su gran oportunidad de poder medirse a los mejores. Comenzó un tanto nervioso por su juventud, el marcharse de casa, debutar ante equipos World Tour… Pese a todo ello, lo bordó en su primera etapa con un excelente top-10, liderado por el colombiano Gaviria.

Trató de mantener ese nivel en las siguientes carreras pero cuando mejor estaba sufrió una caída en ZLM Tour con la selección española que le pasó factura. Estuvo mes y medio afectado pero fue capaz de sobreponerse y dar el do de pecho para cerrar un año impresionante al conseguir su primer triunfo de etapa que llegaría en la Vuelta a China.

Significó una emoción muy grande para mí, ya que he tenido un año de mucho sufrimiento estando en Italia. No pude dedicarles a mis abuelos ningún triunfo en amateurs, así que qué mejor manera que dedicárselo en profesionales. Fueron unos pilares muy importantes en mi vida”. Siempre le decían que su “nieto iba a llegar lejos en el ciclismo”.

Fue un final soñado por cualquier debutante. Su perseverancia y claridad a la hora de marcarse objetivos le han permitido sobreponerse a las situaciones adversas, terminando con nada más y nada menos que 15 puestos top-10. «Tiene dinamita en las piernas, no se arruga, no le importa un cuerpo a cuerpo con el sprinter que sea. Con trabajo, más pronto que tarde le veremos destacar«, analizaba Momparler tras la temporada.

Manuel Peñalver durante los Campeonatos de Europa 2017

El Burgos BH se lleva un gran velocista

Sus resultados no han pasado desapercibidos para el Burgos BH que ha llegado a un acuerdo con el corredor para las dos próximas temporadas, en las que buscará seguir creciendo. “Para mí es un pasito más en mi carrera. Voy a correr en un pro continental que tiene un gran calendario y más en casa. Es una motivación y tengo ganas de tener la primera toma de contacto con el equipo para empezar”.

El bloque lo dirige el castellonense Jose Cabedo, quien ya le tuvo a sus órdenes en el Castillo de Onda cuando era Juvenil. “Queríamos gente rápida y él daba el perfil. Estamos ante uno de los corredores más rápidos y jóvenes de los españoles. Con él tenemos una doble función: que siga creciendo y aprendiendo. Dentro de ese rol queremos que sea capaz de explotar con nosotros”, explica el director.

Uno de sus grandes desafíos para el 2019 es poder ganarse un hueco en el equipo de la próxima Vuelta Ciclista a España, la gran vuelta por etapas en la que el Burgos BH ya pudo participar hace unos meses, consiguiendo un excelente séptimo puesto con el escalador castellonense Óscar Cabedo en el final que tuvo lugar en la Sierra de la Alfaguara.

La próxima edición tiene un aroma especial porque parte de Torrevieja, un lugar marcado por su costa y el ambiente festero. Allí se crió Peñalver, centrado en el deporte. «No soy una persona de fiestas, no me gusta ese ambiente. Desde pequeño cogí la rutina del ciclismo y me daba igual que mis amigos salieran. Ellos lo entendían«. Siempre lo tuvo claro.

Manuel Peñalver posa con su maillot del Trevigiani / Ciclismo a fondo

Se le presenta una gran oportunidad de partir de inicio en ese posible equipo que seleccione Cabedo en el caso de que el Burgos BH vuelva a recibir la invitación para esta grande. “Me gustaría volver a ganar. Quiero ganar una carrera de más nivel. El objetivo es entrar en el equipo de la Vuelta a España, ya que la primera etapa sale de casa y para mí sería un orgullo estar en el inicio. Ese día va a ser muy emocionante”.

Va a trabajar muy duro para continuar con una progresión sin límites. No descarta entrenar también en pista, una modalidad que le gusta especialmente. «A los sprinters nos ayuda para mejorar la cadencia, la fuerza, el ritmo… Seguiré trabajándola para poder mejorar en la carretera”. Sin embargo, su participación en competiciones de estas características dependerá de su nuevo equipo.

El objetivo es entrar en el equipo de la Vuelta a España».

Ve en Gaviria o Viviani verdaderos referentes de los que aprender. Precisamente el italiano logró conquistar los Seis Días de Gante junto a Iljo Keisse. Esa es una de las razones por las que los sprinters necesitan entrenar en los velódromos para luego brillar en las carreteras. “La pista te ayuda mucho a coger confianza al rodar a velocidades altas”.

El Castillo de Onda formó a Peñalver en Juveniles

Su gran preocupación es volver cada día a casa

A los 4 años comenzó en el mundo del ciclismo, compaginándolo con varias disciplinas como el balonmano, el fútbol o el remo hasta Cadetes. “Tienes que disfrutar del deporte y más siendo pequeño porque no sabes a qué te vas a dedicar en la vida. Mi familia jamás me ha presionado ni me ha dicho lo que tenía que hacer”. Su entorno le ha favorecido para poder disfrutar en mejores condiciones de la bicicleta desde edades tempranas.

Los padres no se tienen que meter en los entrenamientos, las decisiones que más valen son las que uno mismo toma”. Su familia ha sido un gran apoyo durante toda su trayectoria, le animaban en los momentos malos y le felicitaban con sus logros, algo que admira mucho. “Siempre había soñado con ser profesional pero no fue hasta Sub23 cuando me lo tomé en serio de verdad”.

El cambio al pelotón amateur le catapultó hacia los profesionales pero sin querer quemar etapas, pese a que diera el salto siendo muy joven. Su desparpajo y saber estar le está permitiendo ganarse el respeto de los grandes corredores internacionales, a los cuales destaca por ser «muy nobles«.

El Trevigiani disputando una CRE con Peñalver

Al igual que todos los ciclistas que llenan las carreteras siente un gran preocupación por volver a casa cada día. «Nos tienen que respetar, hay gente que tiene familia en casa que le está esperando. Yo salgo a entrenar y no sé si voy a volver a casa. Eso es lo que pienso porque las carreteras hoy en día están fatal y la gente no te respeta”.

Yo salgo a entrenar y no sé si voy a volver a casa».

Raúl Ballester: “En todas las salidas tenemos un susto porque suele haber alguno que pasa rozando”

Le queda un largo recorrido todavía y espera poder seguir disfrutando de su profesión durante mucho tiempo. Lo mejor acaba de comenzar y él lo tiene claro: “Sé que con los años, si seguimos trabajando, podré ganar algo grande si la suerte me ayuda”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies