A falta de más de un año para esos Juegos de Tokio, Miriam Casillas es de esas deportistas que ya tienen la tranquilidad de tener la plaza asegurada, algo fundamental para poder preparar esa gran cita mundial del deporte que ha tenido que ser aplazada debido a la pandemia del coronavirus. «Yo me estoy tomando estos meses como una pretemporada más larga de lo normal, estoy preparando mi cuerpo para lo que pueda venir».

La deportista extremeña ha pasado todo este confinamiento en Portugal, donde la pilló entrenando ,y ha tenido la suerte de que en tierras lusas  les han permitido salir a hacer deporte, siempre y cuando se hiciera en solitario. «Ha sido diferente a lo que ha pasado en España, yo he podido salir fuera a correr y también a hacer algo de bici, así que lo único que no he podido entrenar bien ha sido la natación», describe sobre estos meses anómalos que ha vivido todo el mundo.

El «sueño» de la medalla olímpica

Sin embargo, la cancelación de las competiciones le hizo bajar la carga y la intensidad de sus entrenamientos, sabiendo que venían por delante meses duros y de mucha incertidumbre. Y aunque hay vida más allá de los Juegos Olímpicos, esa cita en la capital nipona es el gran foco para ella, especialmente por esa prueba de los relevos mixtos que se estrenará en el programa olímpico de Tokio.

«Las chicas tenemos la responsabilidad de llegar en el mejor momento posible, sobre todo por el gran nivel de los chicos. Podemos ser la clave para que salga adelante un gran relevo y podamos soñar con estar luchando por una medalla»

Aunque de momento es un sueño, seguro que conforme se acerquen los Juegos empiezan a verlo de otra forma. «Creo que lo más realista sería pensar en conseguir un diploma, pero nunca se sabe, si nos sale el día perfecto, si falla algún equipo… podemos conseguir esa medalla. Además, hasta el momento todavía no hemos podido competir con el equipo al completo, así que por ese lado podemos ir un poco de tapados», confiesa a Yo Soy Noticia la triatleta española, campeona de España en el año 2014.

Habitual en las Series Mundiales, la meca del triatlón internacional, Miriam Casillas tiene claro que hay que tomar este proceso con calma. «Cuando se empezaron a cancelar competiciones ya tomamos la decisión de rebajar un poco la intensidad y los volúmenes de entrenamiento, quedándonos a un 70 u 80% de nivel. Se trata de adaptarse a esta situación», explica.

Sin embargo, eso no quita que ella siga trabajando de cara a lo que pueda venir. «He agradecido poder salir a correr, eso es verdad. Con el ciclismo es diferente porque lo puedes sustituir con el rodillo, pero lo de correr me ha venido bien. Yo solo salía para eso, además, tengo un bosque aquí a diez segundos de mi casa y no me cruzaba con nadie. Así que lo que más me ha costado ha sido el tema de la natación, pero hemos ido haciendo algo de gimnasio y ejercicios con gomas».

Mientras pasaba los días en Portugal, no dejaba de ver como en España la situación estaba realmente complicada.

«Veía y escuchaba las noticias con tristeza y con preocupación. También con mucha incertidumbre, claro, porque estamos delante de algo que no hemos vivido nunca. Hay que ir con mucha cautela, ir viendo día a día como va todo. Si te paras a pensar, pasamos de estar pensando en los Juegos Olímpicos a ver cómo se paraba todo el deporte mundial casi que de un día para otro».

Un 2020 diferente y complicado

Por el momento, lo próximo que tienen fijado en el calendario es la Serie Mundial de Hamburgo y el Mundial de Relevos, ambas competiciones en el mes de septiembre. «Están confirmadas, pero vamos, que yo me lo tomo con mucha calma, porque todo esto avanza muy rápido y todo cambia enseguida. Decir que se van a disputar creo que es ir demasiado lejos», matiza sobre ello.

Aunque tiene ciertas dudas sobre estas competiciones, es más optimista de cara a afrontar pruebas en España. «Yo creo que aquí en septiembre y octubre sí que se podrá empezar a hacer algo. Las competiciones internacionales son más complicadas por el tema de los viajes, porque estamos hablando de un deporte en el que cada uno es de un sitio diferente», va describiendo.

Por ver el vaso medio lleno, Miriam Casillas explica que este puede ser un año en el que volver a disfrutar de las mejores competiciones nacionales, algo que tienen olvidado habitualmente. «Al final, nos tenemos que centrar en ganarnos la plaza olímpica, en las Series Mundiales, así que este año puede ser una buena oportunidad para volver a competir dentro de nuestras fronteras».

La influencia de Gómez Noya o Mario Mola

Y es que para ella es un «auténtico orgullo» compartir equipo y selección con deportistas como Mario Mola o Javi Gómez Noya.

«Para nosotras es muy especial viajar con ellos, que son los mejores del mundo. Estás en constante aprendizaje. Son gente muy normal de la que aprendes cosas en cualquier mínimo detalle. Es una oportunidad increíble. Y poder hacer un relevo con ellos me hace muchísima ilusión»

Además, sus éxitos están siendo muy importantes para el desarrollo del triatlón español. «Ayuda muchísimo. Nuestro deporte ha crecido una barbaridad desde que empezaron los éxitos de gente como Iván Raña o Javi Gómez Noya. Por eso en Galicia hay tantos triatletas ahora mismo».

Pero es que, además, el crecimiento en términos absolutos del triatlón español también ha tenido su foco en el apartado femenino. «Está aumentando mucho; primero en el número de licencias, que es muy importante, y después en que ahora mismo somos un grupo en el que estamos todas ahí a un gran nivel», resume Casillas.

«No tenemos a una chica que pueda ser campeona del mundo, pero somos varias las que estamos compitiendo a buen nivel en las mejores pruebas internacionales. Y ojalá se puedan ir sumando más chicas»

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies