El incontestable rendimiento de Nacho Valverde (2 de octubre de 2001) está despertando ilusiones en esta modalidad del ciclismo que trata de darse a conocer. Desde hace tiempo trabaja muy duro para tratar de cumplir sus sueños y disfrutar de lo lindo de su gran pasión. Se levanta cada mañana con ganas de superarse a sí mismo y con la esperanza de algún día poder soñar despierto en la modalidad que le está llevando por toda España a competir.

El inicio de 2019 le ha situado en la cima de la categoría junior al vencer en las dos pruebas celebradas del Open de España de Enduro, teniendo en el II Enduro La Adrada su último triunfo. Precisamente fue este pasado fin de semana cuando dio toda una exhibición al finalizar en primer lugar ante los pilotos de su edad y fue segundo en scratch (Sub23). Todo un reflejo del potencial que tiene este corredor.

Ser ciclista y apellidarse Valverde hace que resalten todavía más sus grandes éxitos, pero pese a que no guarda ningún grado de parentesco con el campeón del mundo de carretera, también quiere ganarse un hueco en el deporte. Por eso entrena cerca de dos horas al día entre semana, mientras que los fines de semana puede estar durante gran parte de la mañana ejercitándose.

El circuito de trial de Valencia, los caminos montañosos y el gimnasio suelen ser sus lugares habitual para ir poniéndose a punto de cara a las grandes competiciones en las que está obteniendo unos resultados impresionantes, gracias a la preparación de José Ramón Ojeda. El trial le da la técnica para explotar todo su potencial en las bajadas de enduro y así desenvolverse en mejores condiciones, por esta razón emplea una bicicleta preparada para cada modalidad.

El olvido del enduro en la Comunitat Valenciana

En la capital del Túria apenas se celebra una competición al año, lo cual le obliga a salir fuera de la Comunitat Valenciana para poder disfrutar de un calendario de pruebas acorde a su nivel. Viajar a Cataluña, Madrid, Galicia o incluso Gran Canaria es casi algo habitual para un deportista que está demostrando ser el mejor de su generación a nivel nacional.

Para las pruebas hay que involucrarse mucho y hay poca gente a la que le llene todo ese esfuerzo«, explica a YSN.

«También hay muchos problemas con los permisos para correr en las montañas por las zonas de reserva y parques naturales. La gente que corre en estas carreras cuida el monte, ama la naturaleza, pero se nos mete a todos en el mismo saco. Nosotros dejamos el monte igual que estaba”, añade.

Necesitamos que se involucren los ayuntamientos y que las entidades más grandes apoyen también a las personas que practicamos este deporte”. La triste realidad refleja que él es de los pocos pilotos valencianos que suele competir a nivel nacional, mientras que los demás apenas acuden al Campeonato Autonómico porque asegura que es necesario tener «un apoyo bastante importante de la familia y marcas”.

Por eso explica que si no se produjese esta ayuda sería muy complicado poder desplazarse, además de que para poder impulsar este deporte se necesita una mayor implicación por parte de las organizaciones que pueden incluir pruebas de enduro. De ahí que haga una llamamiento a los patrocinadores:

Este deporte es espectacular y se puede dar una buena imagen a una empresa que quiera invertir en deportistas

Cabe señalar que Nacho Valverde no se dedica plenamente a este deporte porque está estudiando 2º de Bachiller con la esperanza de poder ser bombero en el futuro. Es una profesión que le atrae y que además tiene un cierta vinculación con la actividad física que practica.

¡Faltan recursos!

Tener la posibilidad de competir ante los mejores del país es casi una bendición porque las salidas cada fin de semana que tiene alguna carrera suponen un gasto económico que les impiden situarse en unas condiciones similares a otros deportes. “Para ahorrar dinero en los viajes siempre dormimos en tiendas de campaña para poder pagarnos el desplazamiento a otras carreras porque de lo contrario no podríamos costearlo”.

Pese a ser ahora mismo el piloto más destacado a nivel nacional no percibe ningún tipo de premio económico, «pero la felicidad que te da ganar una prueba o quedar delante no tiene precio. Trato de estar lo más arriba posible en scratch (general) que es lo que me motiva mucho. Tengo la suerte de tener a Giant España que me da un apoyo que valoro muchísimo porque hay pocas personas que lo tienen».

Se siente muy afortunado de poder contar con este respaldo, que unido al de Enric Boscá (MasOrthodoncia), Calderona Bike, Aluminios Cerratosa y Kabrabikeskool hace que pueda ver el futuro con mejor perspectiva, aunque si todo hay un apoyo que destaca es el de sus padres que siempre están ahí para todo.

Siendo junior, el poder verse ante los mejores Sub23 refleja su capacidad para despuntar en el enduro y soñar con disputar una prueba mundialista. “Solo podría correr una de las ocho carreras que hay debido al poco apoyo económico. Son muy caras tanto por la inscripción, que pueden ser tres veces más caras que las nacionales, como por el desplazamiento”.

Ante la falta de recursos que manifiesta, asegura que «si no se fomenta puedes llegar a un punto en el que te estancas. Mi sueño es poder llegar a un equipo oficial y correr un mundial completo, disfrutando de la experiencia. El mayor sueño sería estar entre los mejores del mundo pero eso ya es… un reto muy muy alto”. Todos los días trabaja muy duro para poder tener la oportunidad de conseguir vivir este gran desafío que se le presenta.


Fotos cedidas por Nacho Valverde

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies