Nuevo lío con la Federación Española de Taekwondo | Yo soy noticia

Un nueva mancha de la Real Federación Española de Taekwondo salpicó hace unos días al deporte valenciano. Fue con el último Campeonato de España de clubes que se celebró en La Nucía. Lo que debería ser una jornada festiva, acabó siendo un desastre organizativo muy lejos de lo mínimo exigido para un evento de estas características.

YoSoyNoticia.es ha tenido acceso a varios testimonios que se hicieron llegar a la Federación de Taekwondo de la Comunitat Valenciana, quien se posiciona totalmente contraria a la actual gestión de una federación nacional cuyo prestigio se ha visto dañado durante los últimos años con escándalos varios e investigaciones por corrupción.

Mala organización, excesivo cobro de entradas y agresiones

En los testimonios a los que este diario ha tenido acceso, se habla de un evidente problema organizativo y de seguridad. Colas eternas, exceso de aforo y aglomeraciones en gradas y pistas de competición, pero también en las salidas de emergencia. «Estaban completamente obstruidas», apuntan. A eso se añade que «los clubes participantes no tuvimos información del protocolo de seguridad a seguir en estos casos, a pesar de solicitarlo».

Uno de los puntos de crítica en los que se coincide es en el sinsentido en cuanto a las zonas para que los deportistas pudieran calentar. «Tenían que calentar en la calle, a veces con lluvia, o en pasillos para poder entrar a competir de forma adecuada. La única posibilidad era calentar en La Muixara, teniendo que salir al Camilo Cano con el tiempo justo para llegar, ya que no te dejaban entrar en pista hasta casi el momento de competir. Todo esto teniendo que atravesar una carretera con tráfico», explican.

Al respecto, otro testimonio apunta que la zona de calentamiento «era muy pequeña para los deportistas que tenían que prepararse para entrar al tapiz», dejando otras zonas vacías durante el transcurso de la jornada que se podía haber destinado para ello. A esta persona, acreditada como delegada del equipo, en un momento puntual se le echó de la zona pese a la ausencia del ‘coach’, teniendo que dejar al niño de 10 años solo.

«Su respuesta fue que ellos cumplían órdenes»

Similar a lo que le ocurrió a otra niña, que tuvo que ir sola al pabellón de la Muixara ya que le negaron la entrada a su madre a dicho recinto. Las restricciones de acceso fueron también una constante en diferentes zonas, también en la grada. «Cuando fui a subir a la grada para ver el combate de mi hijo, hasta en dos ocasiones, dos personas de organización diferentes me dijeron que no podía acceder ya que como delegada debía estar con los competidores», es decir, en el sitio que anteriormente le habían echado. «Su respuesta fue que ellos cumplían órdenes», le comentaron, para al final ceder tras su insistencia.

La crispación llegó a límites que no deberían alcanzarse. «Vimos situaciones de violencia y agresiones al personal de seguridad. En ningún caso justifico el uso de la violencia, que podía haber sido prevenida si la organización hubiera hecho su trabajo de forma adecuada», comentan de los momentos de tensión vividos.

La entrada era de pago, algo que hay que decir que ya se había avisado. Pero esto no quiere decir que fuera lo adecuado. «Se cobró 5€ de entrada para cada día a todo el mundo que quería subir a las gradas, incluidos los deportistas participantes que querían subir a estar con sus familias después de competir», valoran.

«No tiene sentido en una organización sin ánimo de lucro como la RFET»

«Es indignante para las familias que han hecho un esfuerzo económico como personal, desplazándose cientos de kilómetros en algunos casos, pagando 35€ por participante y día de competición para encontrarse esta situación, que además no tiene sentido en una organización sin ánimo de lucro como la RFET», añaden.

Zona de palco acotada para autoridades de la federación vacía en contraste con el resto del recinto

Todo esto podría ser suficiente para considerar este campeonato un caos, pero hay más. Hubo casos de «fallos del sistema electrónico y sobre todo del casco» que podrían poner en duda algunas decisiones y resultados. También de falta de rápida respuesta médica, primordial en deportes como el taekwondo.

Hablamos con un técnico presente en el campeonato

Ante tales testimonios, desde YoSoyNoticia.es consultamos a personas presentes en dicho campeonato como es el caso de Eugenio Granjo del CD Granjo de L’Alcora, quien acudió el viernes 8, aunque ya le avisaron que días atrás hubo «problemas de aforo».

Nos calcula que habrían unas 2000 personas cuando la capacidad del recinto daría para unas 800. «Lo que pude vivir ese día fueron comentarios y cabreos de familiares y entrenadores por falta de asientos para ver a sus hijos, por falta de sitio para el calentamiento, a los que no se les permitía subir a las gradas con sus familiares si no pagaban entrada», relata, confirmando la versión de los testimonios anteriormente mencionados.

«Tuvimos que mediar para evitar peleas»

«Pude presenciar por la mañana un incidente entre un entrenador de Galicia al que no le permitían subir a las gradas a llamar a sus deportistas para ir a comer, por lo que ante el empujón de un guardia de seguridad se produjo un forcejeo entre ambos. Tuvimos que mediar para evitar peleas», continúa respecto a esos momentos de tensión.

Pero hubo más: «Por la tarde ante el exceso de público que cubría las gradas, escaleras y accesos, decidimos salir a tomar el aire. Comprobamos que no dejaban entrar a personas con entrada y sus hijos en las gradas, por lo que tenían un gran atasco en las escaleras de acceso, pasillos y puerta. Cuando decidimos volver a entrar, había otro altercado entre familiares y guardias de seguridad. Al rato comprobé que había una persona en el suelo, por lo que llamaron a la ambulancia y luego vino la policía local».

Eugenio Granjo nos comenta que habló personalmente con el jefe de la policía para informarle de lo presenciado y el exceso de aforo evidente. «Posteriormente también acudió la Guardia Civil», añade.

«Hay que señalar que el sábado con el campeonato junior y el domingo con el senior, la participación fue más baja por lo que no hubo superación de aforo. Pero lo del miércoles, jueves y viernes fue una vergüenza y una falta de respeto hacia deportistas, técnicos y acompañantes», concluye.

El caso de Hamid Abdouni: racismo en la Federación Española de Taekwondo

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies