Lo vio en casa y ya no se pudo quitar la idea de hacer otra cosa que no fuera Kárate. Allí contaba con el mejor entrenador que uno puede tener: su padre y actual entrenador. Gracias a él supo desarrollar pasión por un deporte que exige muchas horas de entrenamiento y que le hizo renunciar a jugar con la mayoría de sus amigos en el equipo del colegio.

Con solo 22 años ya es campeón del mundo y dos veces campeón de Europa, pero para vivir del Kárate no basta con eso. Por ello, su proyecto profesional fuera de lo deportivo lo ocupa el gimansio que acaba de inaugurar. Para el plano deportivo solo le queda un reto: ser el representante español en las competiciones individuales. Esa labor es la que ahora realiza un plétorico Damián Quintero, que según Carbonell «está en un momento de forma enorme». 

– Antes de hablar de tu Mundial, ¿cómo empieza esa pasión por el kárate?

Empecé con 4 años de la mano de mi padre, que es mi entrenador. Y todo viene de verlo siempre en casa. Desde que tengo uso de razón más o menos recuerdo estar haciendo cosas por el salón y de eso tengo ahora muchas fotos y recuerdos.

– ¿Desde cuándo supiste que tenías potencial para llegar alto?

Yo era un niño más que también jugaba al fútbol con todos. De hecho hasta los 11 años estuve compaginando fútbol y kárate, pero a partir de los 8 años que ya iba a Campeonatos de España se empezó a hacer más difícil ir a los dos entrenamientos y empecé a fallar mucho a los partidos de los sábados. En uno de esos Campeonatos de España noté que no me daba igual perder. Me picaba. Así como en fútbol no me importaba tanto, aquí lo veía todo como un reto.

– ¿Se puede vivir del Kárate en la España de hoy?

Solo de la competición o de los éxitos deportivos en España no se puede vivir. Tal vez en algún país podíamos encontrar a alguien, pero siempre tiene que ir acompañado de resultados. No vale solo con ser el mejor de tu país o tener un reconocimiento internacional. En mi caso, vivo del Kárate pero gracias al apoyo de mis padres y de mi labor docente. De hecho acabo de inaugurar mi propio gimnasio y es algo que también vivimos con mucha pasión.

karate23

– ¿Es cierto eso que dicen que en un primer momento no eres consciente de lo que has logrado?

Incluso ahora me cuesta asimilarlo. A veces mis amigos me animan diciendo que el proyecto de gimnasio tiene que salir bien porque lo lleva un Campeón del Mundo, pero cada vez que lo dicen me choca porque en el día a día lo olvidas. Cuesta mucho porque es algo histórico. Nunca se había ganado el Mundial, hacía 12 años que no se llegaban a semis… Por tanto, se hace difícil de creer.

– Ahora que ya han pasado unos meses… ¿Con el tiempo el éxito se ve más grande?

Creo que nunca llegas a asimilarlo del todo. La gente como yo, o incluso veteranos que también han tenido sus logros, nos dicen que te acabas dando cuenta una vez te retiras, y que debemos disfrutarlo en el momento porque si no después parece que es como demasiado tarde.

– Es la primera vez que España lograba un campeonato del mundo en Kata por equipos… ¿Erais conscientes de ello al empezar la Kata?

Teníamos mucha presión que venía de dos años atrás. En 2013 nos proclamamos Campeones de Europa en Hungría tras una sequía de 8 años sin medallas en los europeos de la modalidad por equipos. A partir de ahí nos calan y se oye nuestro nombre como “esos españoles que pueden ser rivales en el Mundial”. Después, en Finlandia 2014 volvemos a ganar y hacemos historia al ganarlo dos veces seguidas. A partir de ahí sonamos como favoritos porque en el Mundial nos la jugábamos con los mismo rivales.

– Os tenían ya fichados…

Si, la presión es fuerte. Todo estaba saliendo redondo. Y la guinda fue llegar a la final del Mundial de la manera que llegamos: ganando a Italia y a Francia. En la final con Egipto teníamos los nervios a flor de piel.

– ¿Cuáles son los próximos retos que tiene Pepe Carbonell por delante?

A nivel profesional, que el gimnasio funcione bien. En lo deportivo, ahora afrontamos la preselección para el Campeonato de Europa que será en Estambul en apenas un mes. No nos da tiempo casi de digerir una y ya estamos metidos en otra.

-¿Que nos depara el futuro del Kárate en Valencia? ¿Crees que se están haciendo bien las cosas en las categorías base?

En España siempre se ha tenido una cantera de chavales muy cuantiosa y cualificada. A lo largo de los años han salido muchos competidores buenos. Pero lo mejor de todo es que se ha generado una forma de trabajo muy correcta que ha hecho que generación tras generación todos los competidores estén cortados por el mismo patrón. Es verdad que en las categorías inferiores hay cierta irregularidad. En Zúrich tuvimos una de las actuaciones menos positivas de los últimos años, pero no significa nada. La racha no se corta, son circunstancias y creo que el futuro está asegurado.

-Por último, ¿crees que proyectos como Yo Soy Noticia son necesarios para apoyar y fomentar los deportes menos mediáticos?

Por supuesto. Lo que anima a la gente a apuntarse a los deportes mayoritarios es el hecho de verlo mucho en los medios. Ellos creen que es lo normal y que no existe nada más. Además, cuando uno tiene éxito le gusta verse en la prensa, en internet y poder compartirlo con la gente que tienes lejos. Ahora con las redes sociales este proyecto va a llegar a más gente para que los niños se den cuenta de que hay otras cosas además del fútbol y todos tienen derecho

 

{youtube}mSTF1TFL8eA{/youtube}

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies