Iberdrola Mujeres al Podium
Rus Roca, deportista valenciana: “El boxeo me ha cambiado la vida”
Más +

Rus Roca, deportista valenciana: “El boxeo me ha cambiado la vida”

Banner-Hidraqua

En un visto y no visto

Rus ha sentido una gran atracción por los deportes de contacto desde que era pequeña, pero su madre no estaba a favor de que los practicara porque le parecían demasiado violentos.

Al cumplir la mayoría de edad se decidió a probar el boxeo y, en tan solo un par de años, ha logrado participar en el Campeonato Autonómico de la Comunitat Valenciana: “Empecé a entrenar simplemente porque me gustaba. Nunca me había planteado competir, pero me lo ofrecieron y sin pensarlo acepté”.

A pesar de que su familia y amigos la tomaron por loca al comienzo de la aventura, hoy en día no dudan en estar a su lado: “Es muy importante el apoyo de tus seres queridos, porque pasas por momentos muy duros.”

Rus ha logrado la medalla de bronce este año en el Campeonato Autonómico de la Comunitat Valenciana en la categoría de peso gallo: “Perdí en las semifinales por decisión dividida de los jueces”.

Pero no se rinde y quiere volver a intentarlo, para así poder llegar al Campeonato de España. De momento, entrena con las veladas que organizan algunos gimnasios de mes en mes.

IMG_6341

Además, Rus compagina el deporte con sus estudios de criminología, y es que no sabe lo que le deparará el futuro porque vivir del boxeo es muy complicado.

El fútbol o el baloncesto son deportes que están mejor aceptados por la sociedad. El boxeo no tiene tantos adeptos, y la gente es más reacia a entrar en este mundo”.

No pierde la esperanza y fija la mirada en su referente, Vasyl Lomachenko, campeón olímpico en la división de peso pluma: “Todos los días veo vídeos suyos. Es mi ídolo porque lo veo como un boxeador totalmente completo”.

¿Desigualdad de género?

Siempre se ha dicho que el boxeo es un deporte masculino, pero poco a poco esta errónea visión ha ido evolucionando.

“Hace pocos años se aceptó en las Olimpiadas el boxeo femenino y, a raíz de esto, las mujeres tenemos más facilidades, ya que los gimnasios se esfuerzan mucho para que haya participación femenina”.

Rus se encuentra muy a gusto en su centro deportivo Boxing Unitres, y sus compañeros la tratan como lo que es, una más.

De las pocas diferencias que encuentro entre hombres y mujeres es que si hay 20 púgiles, 2 son chicas y 18 son chicos”.

IMG_6343

Aunque hay una desigualdad que destaca y, sin duda alguna, es la más visual: el casco. En las categorías inferiores los participantes están obligados a llevarlo tanto hombres como mujeres, pero al cumplir los 18 años a los hombres ya no se les exige esta norma.

Las mujeres solo están exentas cuando pasan a ser profesionales: “Antiguamente todos llevaban casco, pero se decidió que el sexo masculino podría elegir si llevarlo o no”.

“Las mujeres lo siguen utilizando porque el boxeo femenino está implantado desde hace muy poco tiempo, pero la propuesta de que también puedan decidir está en marcha”.

Una falsa apariencia

A diferencia de lo que se cree, la palabra ‘sangre’ apenas se deja ver en los combates: “Como mucho te vas con algún moratón a casa, y eso también te lo haces jugando a fútbol”.

Algunos de esos cardenales Rus los oculta porque “la gente te mira mal cuando te ve con un ojo morado, nadie piensa que es porque boxeas”.

IMG_6344

La joven deportista quiere mostrar la realidad de este deporte, para todas aquellas personas que piensan que es violento: “No tiene nada que ver con las películas o con programas como ‘Pressing Catch’, las peleas están muy controladas”.

En todas las veladas y campeonatos, no se comienza hasta que llega la asistencia médica y jamás permiten que se desplome ningún participante.

El combate se para en el momento en el que parece que hay demasiada desigualdad entre los adversarios, y sin perder un solo segundo aparece el médico para hacerle una revisión”.

IMG_6346

Todo por una meta

Su sueño sería llegar a ser profesional para alcanzar las Olimpiadas y, aunque es un objetivo que puede parecer lejano, con sacrifico y esfuerzo todo se puede lograr: “Sé que es algo muy difícil, pero no imposible.”

Con los objetivos claros, Rus lucha las 24 horas del día para cumplir su meta en este duro deporte: “Nuestros hábitos son muy estrictos, porque al pelear por peso tenemos que seguir una dieta alimenticia muy controlada y una rutina deportiva exacta.”

Banner-Hidraqua

La boxeadora valenciana continuará luchando por su sueño, y porque se conozca la realidad que hay detrás de lo que parece un deporte violento, pero nada más lejos de la realidad.

Me ha enseñado muchísimos valores como el compañerismo y el sacrificio. Me ha cambiado la vida”.

Las ganas de aprender, y continuar avanzando, seguro que llevan a la valenciana a lo más alto.

IMG_6345

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies