Samuel Vidal está escribiendo una historia, la suya, desde el día de su nacimiento. En el agua y fuera de ella. Nada ni nadie puede toserle. A sus 36 años, ha logrado relegar la miopatía congénita que reprime la fuerza de sus piernas para afrontar este próximo verano la Triple Corona. Por ello, ya sueña con consagrarse como el primer español y el segundo del mundo en completar uno de los mayores retos del mundo.

Más aún con destinar lo recaudado para la Asociación Ultrafondo Solidario, que se encarga de dar apoyo y respuesta a los niños con Fémur Corto Congénito. Es su gran objetivo. «La ilusión y el esfuerzo que personifican en los hospitales ha sido lo que me ha animado a dar un paso al frente, porque me niego a que una discapacidad impida la práctica del deporte», afirma Vidal.

Me niego a que una discapacidad impida la práctica del deporte”, afirma Vidal

Lo hace al recordar sus primeras visitas a las pediatrías; todo lo que tuvo que vivir en su infancia. Por aquel entonces, apenas podía andar o mantenerse derecho con asiduidad, ya que tenía una deformación en los pies que, pese a derivar en varias operaciones, le llevó a cerrar la puerta del running para inmiscuirse de lleno en el mundo de la natación.

Eso sí, no de cualquier manera. Cuando apenas superaba los 7 años, vivió junto a su padre uno de los momentos más tensos que recuerda: «Acudimos en la ayuda de una persona que estaba ahogándose en la zona de las boyas. La subimos a la colchoneta hasta que logramos ponerla a salvo. Fue una experiencia inolvidable; marcó un antes y un después en mi vida».

Acudimos en la ayuda de una persona que estaba ahogándose, hasta que pudimos ponerla a salvo”, recuerda Samuel

De hecho, con la llegada de la adolescencia, empezó a competir en las piscinas y, dos años después, en mar abierto. «Tuve que cambiar de modalidad, ya que mi carencia de fuerza en las piernas no me permitía seguir el nivel de los compañeros y menos aún encabezar la parte alta de la clasificación», admite Samuel, que tomó el pulso a las olas muy rápido.

«Demasiado para nuestra tranquilidad», apostilla su familia entre risas, porque desde entonces ya ha completado la Travesía Isla de Salvora-Vilagarcía de Arousa, la de Cabo de Palos-Isla Hormigas en Murcia o el cruce a nado del Estrecho de Gibraltar en 2007 y 2012, entre otros, donde también ejerció de instructor de tres compañeros y de nadador.

Samuel Vidal quiere ser el primer español y el segundo del mundo en completar en las misma temporada la Triple Corona

Por ello, con su experiencia y su afán por dejar atrás la miopatía congénita, este verano se ha propuesto ser el primer español y el segundo del mundo en acometer en la misma temporada la Triple Corona, que reúne las pruebas del Manhattan Island el 30 de junio, el Canal de Santa Catalina del 5-8 de agosto y el Canal de la Mancha del 15-19 de septiembre.

Un reto histórico que sueña con ver teñido de realidad de la mano de su «coach», Miguel Ángel Cayuela, que suma ya un año trabajando junto a él. Es su gran fin. Ese y el de destinar la totalidad de lo recaudado para los niños con Fémur Corto Congénito. Así pues, Samuel Vidal ya supera la miopatía congénita de las piernas por la solidaridad infantil.

Advertisement

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies