España en general y la Comunitat Valenciana en particular son auténticas potencias del deporte. Cada fin de semana tenemos la suerte de poder contar éxitos en cualquier modalidad deportiva. Pero, utilizando una frase que hemos escuchado millones de veces, no es oro todo lo que reluce.

Muchos y muchas deportistas se quedan por el camino ante la falta de apoyos, de sponsors o de patrocinios institucionales. El CH Canyamelar es uno de los ejemplos de sufrimiento ante la falta de liquidez. De ahí que la importancia del Proyecto FER crezca cada segundo. Hoy, en YoSoyNoticia.es, tenemos delante de nosotros y nosotras la historia de dos hermanos apasionados de las bicicletas y las motos, que saben lo que es ganar cualquier tipo de campeonatos pero que no encuentran el espacio merecido y ganado sobre el asfalto.

Hoy conocemos a Néstor y Aarón Martínez, de 24 y 22 años y de Bañeres, Alicante. Un ingeniero y un futuro médico que han luchado y levantado Campeonatos de España y de la Comunitat Valenciana de BMX, Supercross, Motocross y Enduro, que han dominado siempre juntos la modalidad que se han propuesto y que, ante la falta de apoyos, están cerca de apagar el motor de sus motos.

Vimos un anuncio, nos acercamos a ver qué era eso de las BMX y nos enganchamos

Como suele ocurrir en la vida, las mejores cosas acaban llegando por casualidad. A Néstor y Aarón les pasó lo mismo con las bicicletas. El propio Néstor cuenta cómo descubrieron su pasión por la BMX: «Con 7 y 9 años comenzamos con la BMX. Vimos un cartel que anunciaba una carrera, vimos un deporte increíble y con nuestras bicicletas nos fuimos enganchando. Cuando éramos pequeños, íbamos a entrenar dos o tres veces por semana. Luego consiguió Aarón dos veces un Campeonato de España y yo terminé como segundo».

Ese cartel que anunciaba un campeonato se convertiría en el inicio de un camino marcado por las carreras, los saltos y la espectacularidad de las BMX, que pronto quedarían atrás por la aparición de las motos: «Empezamos a utilizar la moto y el motocross para entrenar, pero nos empezó a gustar más que la bicicleta. Ahí cambiamos pese a ir primeros en el Campeonato de España. Lo más duro fue adaptarse al cambio por edad, cada vez costaba más al ser más duro y también más caro».

El tema económico corría de la cuenta del padre de Néstor y Aarón, que ayudaba con todo lo que podía. Mientras tanto, los dos seguían con su camino en las universidades y ahí, la importancia de los estudios obligó a parar: «Estudiábamos en Valencia entre semana y aquí en Alicante ya cogíamos la moto. El primer año de universidad hacíamos carreras sueltas y si coincidía con exámenes teníamos que apartarlo. En mi segundo de carrera y en el bachillerato de mi hermano decidimos dejar la moto. Lo importante eran los estudios».

Sienta mal, parece que vas pidiendo limosna

La pareja de hermanos que dominó el mundo de la BMX y que estaba conquistando el mundo de las motos tenía que frenar. Las competiciones quedaban relegadas a un segundo plano para dejar paso solo a los entrenamientos, hasta el año pasado: «Cuando acabo Ingeniería empezamos el proyecto con la página web. Siempre hemos tenido la espina clavada de haber conseguido algo más. Volvimos con la intención de poder costear los gastos. Encontramos hasta siete empresas que nos ayudan, pero no podemos cubrir la mitad de los gastos. Da hasta pena».

Compaginar carreras tan duras con deportes tan exigentes es algo muy complicado, sobre todo cuando no hay apoyos de ningún lado: «Teníamos la idea de conseguir más patrocinadores, mayor repercusión… Nosotros no queríamos dejarlo, pero así es imposible. Si fuera atletismo, puedes compaginarlo de mejor manera. Pero este deporte es complicado. Yo salía a correr, pero solo para mantener la forma. La moto te exige estar todo el fin de semana con ella, repararla…».

Los dos nos esforzábamos para superarnos

Néstor y Aarón han competido siempre juntos. Así lo cuenta orgulloso el hermano menor, Aarón, que reconoce que su relación ha sido clave en el desarrollo deportivo: «La única competición que hemos hecho por separado ha sido el Campeonato de España Supercross, que Néstor pensaba que no estaba preparado. Trabajar juntos ha sido un factor importante en nuestro desarrollo. Yo veía a mi hermano y siempre quería cogerlo, nos esforzábamos para superarnos. Nos veíamos trabajando duro y queríamos hacerlo los dos».

Aarón fue campeón de España de BMX en 2005 y 2006, de la Comunitat en 2005, 2006 y 2007, Campeón Autonómico de Supercross en 2010 y 2012, de Motocross en 2012 y de Enduro también en 2012. Un palmarés envidiable que no le impidió recibir el Premio al rendimiento académico en la ESO y Bachiller: «Lo gané todo, pero sabía que lo importante eran los estudios y quería labrarme un futuro. La prioridad era estudiar. Llegaba a las 15 h, comía y estudiaba hasta las 17 h y de ahí hasta las 19 h, entrenando. Era un apasionado del deporte y no me suponía un reto estudiar».

Curarse una lesión propia y sumar 15 matrículas de honor en Medicina

Al igual que las bicicletas, la Medicina apareció en la vida de Aarón por casualidad. En este caso, por una lesión en su escafoides: «Me rompí el escafoides de la mano derecha y tardé dos años en recuperarme, los dos de bachillerato. Me metí en la carrera porque estaba lesionado y así me podía curar yo. Empecé una rehabilitación que hice yo mismo, entrenando y cogiendo la forma física con el objetivo de volver a competir en Motocross».

Esa rehabilitación solo fue el principio. Aarón, al que le quedan tres años para terminar Medicin, suma ya 15 matrículas de honor. Casi nada. Y todo, sin dejar de entrenar y sin olvidar la pasión deportiva que le había llevado a ganar todo: «El primer de mi carrera año no corrimos y en mi segundo, hicimos alguna prueba esporádica. Yo quería hacer un parón en la carrera para estar un año de Motocross puro y duro y no quería quedarme con la sensación de no trabajar más. Lo había ganado todo«.

Pero la realidad se ha topado, una vez más, con Néstor y Aarón. El joven y futuro licenciado en Medicina reconocía que la falta de conocimiento de su deporte es un lastre muy grande: «El problema es que es un deporte caro y que no es conocido. La afición a las motos es grande, pero no conocen este deporte. No ven un feedback importante. En España tenemos a Jorge Prado, que gana todas las carreras del Mundial y no sale en ningún sitio. Es muy frustrante».

Néstor y Aarón son un ejemplo más de que todos los esfuerzos deportivos pueden quedarse atrás si no hay un apoyo, una apuesta económica. El palmarés y el orgullo de decir que una pareja de hermano de Alicante han dominado y pueden dominar España en bici o en moto nos llena a nosotros y a nosotras. El objetivo es que los dos, los que se suben a la moto, puedan disfrutar de su pasión y seguir compitiendo.

Fotografías cedidas por Néstor y Aarón.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies