Su presidente nos recibe en la sede de la Federación de Motociclismo de la Comunitat Valenciana (FMCV), junto al aeropuerto de Manises, y aborda la realidad de una institución a la que ha estado ligado antes como Secretario General y ahora, desde hace poco más de un año, como presidente.

Pregunta: ¿Qué te mantiene en la brecha después de tantos años?

Respuesta: Llevo casi 40 años vinculado al motociclismo entre correr en moto y demás. A estas alturas te mantiene la ilusión y que te guste lo que haces dirigiendo el equipo de trabajo en la FMCV. A los que seguimos aquí nos gusta este mundo y la moto, y si te gusta un deporte y actividad mientras puedes la practicas, y colaboras para que otros también puedan hacerlo.

P: Las últimas elecciones dieron mucho de que hablar, con acusaciones muy graves vertidas hacia tu figura y la del anterior presidente por parte de la candidatura de ‘Champi’ Herreros, quien a la postre saldría perdedor en la carrera por la presidencia de la FMCV.

R: De ese proceso quitaría el mal gusto, el ‘chabacanismo’ y el insulto fácil, toda esa palabrería barata la quitaría. Insultar no es gratis, pero parece que lo sea, y sobre todo con la mediatización que hay hoy en día de redes sociales y demás. Es muy fácil acusar de robo y de venir a limpiar, pero todos esos comentarios y afirmaciones hacia nosotros todavía nos tienen en los juzgados.

Y lo cierto es que fue ridículo porque hubo unas elecciones y señores que votan. Con esas votaciones se forman unos compromisarios y esos compromisarios eran 40, resultando que la parte que yo apoyaba sacó 40 y la de ellos sacó 0. Eso quiere decir que al final, el insultar y el llamar ladrón, si no lo demuestras, resulta que estás embarrando todo pero es crítica barata para al final desprestigiarse y ridiculizarse ellos mismos.

Que haya competencia es sano y también que haya debate, pero si al final a lo único que se dedican es a insultar y su gente igual, a llamarte ladrón, pues al final o me lo demuestras o vamos a los juzgados.

Carmelo Fernández, a la derecha de la fotografía

P: ¿Saliste más reforzado si cabe de esas elecciones por cómo fueron, y por todo lo que aquí estás exponiendo?

R: Los que conocen este mundillo a mí me conocen desde hace 30-40 años en la Comunitat, he estado muchos años corriendo y demás porque me gusta. A eso se le une una capacidad profesional que los demás juzgarán, pero después de una trayectoria amplia vinculada al motociclismo valenciano. Por eso que digan que somos ladrones y tal para que no nos voten pues no sirve de mucho, porque el resultado ha sido aplastante a nuestro favor.

Es un capítulo que pasó y que no tiene más importancia, porque si ladran cabalgábamos y si hablan mal perfecto, pero si algún día hablan bien pues ya sería el colmo. No es algo que nos preocupe, hacemos lo que nos gusta y sobre todo por y para los pilotos, ya que me encanta estar organizando cosas y en las carreras.

P: ¿Es buena la salud del motociclismo valenciano en sus diferentes disciplinas, que van más allá de la mediática velocidad que casi siempre se lleva las portadas?

R: Los pilotos siempre te dirán que se les ayuda poco, porque al final un piloto lo que más valora y mucho más en este deporte es el dinero, la ayuda económica efectiva. Es un deporte caro, pero comparado con otros deportes o con otras comunidades no estamos tan mal, cada vez estamos mejor y para atrás no vamos.

Vamos creciendo, aumentando, mejorando… y estamos intentando completar el calendario anual con más pruebas todavía.

P: ¿Estás satisfecho con el respaldo institucional a nivel provincial y autonómico? Lo digo porque recientemente tuvisteis, y así lo comunicasteis en redes sociales, un encuentro con la Diputació de València.

R: Necesitamos apoyo que va más allá de lo económico, tanto el motociclismo con vertiente de asfalto como el de fuera del asfalto, que está perseguido por las propias autoridades valencianas.

Te hablo del motociclismo ‘off road’ como es el trial, enduro, rallyes o motocross, que cada vez tenemos más problemas de autorizaciones y cada vez hay más problemas de intrusismo y competencias ilegales. No pedir ningún permiso ni tener autorización o seguros, como hacen algunos, es lo más barato para hacer una prueba.

Al final crea una polémica que parece que la FMCV solo haga carreras feas y malas, pero es que las otras no se pueden porque no lo permiten las autoridades.

P: Hablando de carreras, ¿por qué el Mundial de Motocross, que en su momento se anunció que estaría en la Comunitat Valenciana, concretamente Castellón, durante 5 años, ya no se va a correr aquí y se marcha a Madrid? ¿Qué ha ocurrido para que el motociclismo valenciano pierda una oportunidad de tal calibre?

R: Se va a Madrid por el promotor, que es el que firmó los contratos aquí por 5 años con el Mundial y su promotora. Es un tema delicado porque la Generalitat Valenciana no podía subvencionar directamente a una sociedad anónima como quería esa persona, y entonces nos pusieron a nosotros como intermediarios para recibir las subvenciones.

De esta forma la Generalitat le daba una subvención a la FMCV para que luego se la pasáramos al organizador, pero había unos condicionantes como que no se pueden fraccionar contratos, tiene que haber un concurso, tiene que haber por lo menos 3 propuestas… la Conselleria pone una serie de requisitos para dar esa subvención con toda la lógica del mundo.

No se cumplieron por parte del promotor, y después de hacer el Mundial en Castellón el primer año por parte de Redsand pero no cobrar las subvenciones y perder mucho dinero, entonces dijo que no quería hacerlo más. Toda la culpa nos la echaba a nosotros, pero cada vez que se le decía que esto tenía que ser así y como decía Conselleria pues no hacía caso, y decía que él lo resolvería a su manera.

Al final no hubo forma de solucionarlo, y se perdieron 180.000 euros de subvención que no se le entregaron por parte de la Generalitat. La culpa parece nuestra, pero desde la FMCV en todo momento nos remitíamos a la legalidad. Los políticos ahora están muy sensibilizados con estos temas y no funcionó, así que el promotor le ha vendido a otro el Mundial de Motocross y se hará en Madrid.

La Comunitat Valenciana sigue luchando por mantener el Gran Premio de Motociclismo todos los años

P: ¿Os preocupa perder también, como así se dijo en el último Gran Premio de Cheste, el Mundial de Motociclismo a partir del 2021 por la alternancia de trazados de la península que ha propuesto Dorna?

R: Evidentemente que es un escaparate y evento de los más importantes de la Comunitat. De todas formas esto es una negociación comercial y el promotor, que es Dorna, quiere afianzar su cartera de clientes y de pedidos. El que menos pague se queda fuera.

Pero no está ni decidido y aún falta tiempo para que se acabe de decidir. Intervienen muchos factores como el suficiente mercado mundial o que haya competencia que es la que hace subir las pujas y los precios, y en función de los precios que haya entonces el promotor decidirá a la hora de renovar el contrato a finales de este año 2020.

Hasta entonces no hay nada claro al 100%, pero insisto en que no es un tema deportivo sino puramente económico y político, prefiriendo crear competencia entre Aragón, Cataluña, Valencia y Andalucía, una especie de guerra económica de a ver quién paga un poco más.

P: Un Gran Premio que a la postre da mucha visibilidad al motociclismo valenciano, muchos meses desaparecido para el gran público que no se preocupa tanto de este deporte como cuando llega ese fin de semana.

R: Pero conviene remarcar que el Gran Premio de Cheste no es nuestro trabajo. La FMCV desempeña sobre todo funciones de deporte base, el de élite o a nivel nacional o internacional no es competencia de la federación autonómica. Es una publicidad muy buena, pero no nos compete directamente ni es responsabilidad nuestra.

Nuestra misión es colaborar con ellos en la organización pero sobre todo hacer las pruebas del Campeonato de España, que se hacen 6-8 en la Comunitat cada año, así como cuidar del resto de competiciones o actividades dedicadas al deporte de base, unas 140 al año. Ese tipo de actividades son las que nos dan cantera y futuro, las que garantizan el porvenir de la FMCV.

Eso por un lado habrá quien diga que es anti económico y hasta se puede decir que no es rentable, pero por eso tenemos que buscar los equilibrios para financiar las pruebas de base y de promoción, y que así puedan subsistir. Si no hay competición de base no hay futuro para el motociclismo valenciano.

Las instituciones a este respecto, por lo que también me preguntabas, apoyan más que antes pero nunca es suficiente y todos queremos más. Los pilotos quieren mejor organización de competiciones y menos costes, y las pruebas se tienen que auto financiar en su conjunto porque no podemos tener tantas competiciones deficitarias. Tenemos subvenciones pero siempre queremos más, se van incrementando pero muy lentamente.

P: ¿Ha bajado el número de motoclubs en la FMCV durante los dos últimos años, o mejor dicho, desde que has accedido a la presidencia?

R: No es verdad, están más o menos igual. Lo que ocurre es que antes se daba de alta un motoclub juntándose 3 personas, firmaban y ya eran motoclub. Se daban de alta en Conselleria y en la FMCV, y entonces ya recibían lo que pudieran obtener principalmente de subvenciones municipales y tal. Siempre había un pariente concejal o alcalde, y siempre tenían un reparto.

Ahora al que no paga la cuota se le da de baja, y acogiéndonos a esa normativa se dieron de baja cerca de 200 clubes que en realidad ni existían desde hacía muchos años, estaban sin actividad pero seguían en el registro.

¿Qué hemos hecho? Pues como los clubes se utilizan para muchas cosas que no son la promoción del deporte, que es la función para la cual tienen que estar destinados, decidimos en asamblea subir las cuotas de los clubes que estaban con nosotros, de 220 a 490 euros, pero emitiendo un programa de ayudas a los clubes que se pueden consultar en nuestra web.

Un programa con bonificaciones de hasta el 100% de su cuota según su actividad. Nuestro objetivo es premiar la actividad deportiva federada, y entonces la cuota es 0 euros en ese caso cuando antes tenían que pagar 220 euros. Premiamos si se hace competición a nivel nacional o autonómico, además de si se tiene una escuela para que así los clubs tengan una función necesaria para el motociclismo valenciano.

Si el objetivo de hacer un club es para obtener la subvención del ayuntamiento, para comprarte las cazadoras o irte de viaje con los amigos, para blanquear dinero o para cosas que no tienen que ver con el mundo del deporte entonces no tienen cabida aquí, pero si haces cualquier tipo de actividad federada entonces son 0 euros. Ese es el planteamiento, y en lo que creen los 60-70 clubes que realmente han estado trabajando siempre.

Cada vez hay más clubes que quieren tener actividad, pruebas y competiciones. El que quiere trabajar, trabaja, y los clubes deben realizar actividades y fomentar el deporte. Por eso una matinal no es lo mismo, con su quedada de almuerzo y donde además no todos van en moto. Eso no es deporte, no lo contemplamos ni lo incluimos en la FMCV porque las hacen 4 amigos que ganan una pasta, o lo organiza una falla. Eso no lo contemplamos como deporte federado, y por eso no está incluido en la FMCV.

P: ¿Qué gran ilusión o reto tienes para esta legislatura que acaba de pasar su primer año de vida?

R: Mi trabajo aquí es dirigir un equipo de trabajo cada vez más cualificado, en el que tenemos objetivos de mejorar las diferentes especialidades, ya que tenemos un funcionamiento un poco diferente con varias especialidades (trial, enduro, motocross, velocidad…) que funcionan casi como si fueran 5 federaciones en sí mismas. Cada una tiene comisión y gestores independientes, y se van analizando de forma individual diferentes objetivos.

Queremos sacar referentes en cada modalidad pero que también en el trial, por ejemplo, podamos tener como tienen en Cataluña una media de 100 pilotos, porque de la cantidad es más fácil que salga la calidad. Sobre todo conseguir que cada especialidad consiga sus objetivos particulares, mejorando el nivel medio de los pilotos.

Buscamos que la gente tenga un nivel cada vez más alto, trabajando mucho en la formación a todos los niveles para dentro y fuera de las competiciones o carreras. Tenemos escuelas de formación desde hace casi una década con diferentes escuelas y entradores titulados, de la mano de la Conselleria con los programas de formación, que van mejorando la calidad de los pilotos.

A la larga, si uno de cada 100 se convierte en profesional, pues al menos los otros serán mejores ciudadanos si saben competir, conducir y respetar la formación deportiva que han recibido. Ese es el objetivo a largo plazo que hay que materializar cada día, domingo a domingo y carrera a carrera.

P: Veremos si en el futuro podemos tener ya no digo un Marc Márquez valenciano, sino más campeones y campeonas de las diferentes modalidades que abarca la FMCV. Esa gente que se sacrifica a diario y todavía es muy desconocida para el gran público, y que deben ser embajadores de vuestro deporte para que más personas quieran conocerlo y practicarlo.

R: Al final somos conscientes de que la velocidad y sobre todo MotoGP eclipsa todo lo demás en el ámbito de la FMCV, del motociclismo valenciano. Y es una pena porque eso provoca que haya niños de 13 o 14 años con presupuestos y gastos de 60 u 80.000 euros.

Las instituciones deben ayudar a cambiar esto, porque se está generando una bola de negocio para que pague el piloto y donde ganan otros actores que por supuesto no somos nosotros, que entre licencias, seguros o inscripciones no suponemos ni el 1% de lo que invierten estos jóvenes talentos.

Lo que vale dinero y donde está el negocio es en las marcas, los neumáticos, los aceites, las cadenas, equipos… por eso desde la federación española y también la valenciana no queremos obligar a los niños a hacer 8 carreras, o hacer un mini Mundial. Queremos que corran como mucho 4 carreras de nacional porque sobre todo deben competir en cada autonomía, que ahí es donde se desarrollan, pero si cada vez bajan más las edades de competición nacional e internacional es una locura que no tiene freno y cuesta más dinero.

Se pueden hacer cosas con más modestia a edades tan tempranas en velocidad, porque sabemos que en otras modalidades se mueven menos cifras y la máquina no es tan importante como el piloto. En la velocidad la moto marca muchas diferencias.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies