Dani Albero, también conocido como ‘Un diabético en el Dakar’, ha hecho historia en la prueba más dura del mundo del motor. Después de iniciar su proyecto allá por mediados de 2015 y anunciarlo de forma exclusiva ante toda la audiencia de Yosoynoticia.es, el piloto natural de Carcaixent (Ribera Alta) vuelve a hablar con este medio para recordar todas sus vivencias en Perú y hablar del futuro, porque “esto no ha hecho más que empezar”.

Pero, yendo por partes. La odisea de Albero por tierras suramericanas empezó el pasado 6 de enero, cuando tomó salida en Lima. “Fue, sin duda, el momento más emocionante de todo el proyecto. Me vi a escasos segundos de empezar, con miles de personas a las espaldas y muchas más en España animándome. Sentí por fin que lo había conseguido, y la sensación de orgullo fue indescriptible”, confiesa el piloto valenciano.

Sobre todo, insiste, en los primeros kilómetros de travesía: “Siempre supe que el proyecto no era únicamente mío. Todo lo contrario. Es de todas las personas que me han ayudado desde el principio, especialmente de aquellas que -al igual que yo- sufren diabetes”. Por ello, como reconoce a lo largo de la entrevista, durante los tres años de preparación y búsqueda de apoyo económico realizó decenas de charlas en colegios y asociaciones.

Los primeros problemas

Así fue hasta que logró todo lo necesario para inscribirse en el Rally Dakar 2019, siendo así el primer piloto con Diabetes Tipo 1 en participar en la prueba. De este modo, completó la primera etapa “con buenas sensaciones”, pero los problemas con su moto ‘Azucarilla’, bautizada por sus seguidores, empezaron a surgir a con el paso de los siguientes días. Tanto fue así que, sumados a un resfriado y a varios problemas con el calzado, tuvo que abandonar.

Y no tardó más de una hora en explicar las causas: “Tenía muchas llagas en los pies que me impedían caminar, y el resfriado no se iba pese a medicarme. Para más inri, me levanté con fiebre y no quise empezar la etapa maratón sintiéndome mal. La salud y el auto-control debe ser lo primero. Esa lección la tenía muy clara. Sobre todo con la carga de la diabetes, que me obliga a tener un mayor control y, en cambio, menos permisividad”.

De este modo, con su no-salida, puso el punto y seguido a su participación en el Dakar. “Esto no es el final, sino un hasta pronto. He hecho historia al ser el primer diabético en participar en la prueba de motor más dura del mundo, pero ahora quiero ser el primero en terminarla”, destaca Dani Albero. Asimismo, reconoce la falta de recursos que ha tenido desde el primer día: “Estoy seguro que he sido el piloto con el menor presupuesto de la prueba”.

La falta de presupuesto

Llega a esa conclusión después de vivir de primera mano la capacidad económica del resto de pilotos. “Yo fui y volví solo. No teníamos dinero para nada más. Por lo tanto, me tenía que montar la tienda, grabar los vídeos para los seguidores. El hecho de no tener a un acompañante me lastró mucho, porque si la competición por sí sola ya es dura las diabetes la hacen mucho más si cabe”, explica el piloto de Carcaixent.

Así pues, tras la experiencia y la satisfacción de haber hecho historia, Dani Albero pone el broche de oro a la entrevista de Yosoynoticia.es con un gran titular: “El objetivo es volver al Rally Dakar 2020”. De este modo, el valenciano confirma que persistirá en su lucha, ya que quiere seguir desafiando los retos a base de valentía y superación. Porque esto no es un final, sino un ‘hasta pronto’.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies