Todo el mundo quiere conocer el futuro. Siempre se ha especulado con lo que nos vamos a encontrar en los próximos años y hemos imaginado todo tipo de cosas. Pero mientras algunos y algunas imaginamos y soñamos con ciertos avances, muchas personas trabajan para que la sociedad siga dando pasos adelante hacia un futuro más preparado en todos los sectores de la vida. Y uno de ellos es el deporte.

La Comunitat Valenciana está lleno de talento deportivo, de eso no hay duda. En YoSoyNoticia.es hemos conocido a héroes y heroínas que han llegado a lo más alto a base de un esfuerzo mayúsculo. Pero el talento no se ve solo sobre un terreno de juego, una pista de atletismo o circuito de carreras. El talento de la Comunitat Valenciana también se puede pulsar en la innovación. Y eso es lo que buscamos en el día de hoy.

Nos ponemos el mono de trabajo para conocer al equipo FSUPV Team, formado y creado en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y que está generando el futuro del mundo del motor a través de diferentes prototipos y diferentes competiciones en la Fórmula Student. Y aquí, una vez más, la Comunitat Valenciana ha vuelto a ganar. El equipo FSUPV Team ha terminado primero en el ránking europeo y tercero en el mundial.

Pablo González es quien nos va a ayudar a entender cómo trabajan, qué están creando y, sobre todo, la manera de llegar a lo más alto de Europa y al tercer puesto del Mundo. Pablo es quien se encarga del Project Management y de la Comunicación y Marketing, aunque también ha trabajado en la parte de Suspensión y Frenos del prototipo creado por parte de un equipo que comenzó su andadura hace ya siete años.

Un proyecto pionero con sabor valenciano y nacional

Hace siete años, un grupo de estudiantes de un doctorando en la Cátedra de Motores Técnicos de la UPV que conocían la Fórmula Student y un grupo de estudiantes de Ingeniería Aeroespacial unieron fuerzas para crear el equipo. Un primer año de desarrollo, un segundo de fabricación de coche y a partir de ahí, a competir en Alemania y a seguir creciendo hasta el día de hoy. Parece fácil, pero evidentemente no lo es.

Por eso, Pablo Ciorraga pone en valor la organización que tiene el equipo: «Tenemos una división en diferentes: Power Train que trabaja con los motores, Suspensión y Frenos, Chasis, Aerodinámica, Electrónica… Tenemos varias disciplinas con las que cada miembro, dependiendo de donde pueda aportar más o donde mejor se desenvuelva, ayuda en el proceso de creación del prototipo«.

Y todo se gesta en una UPV que vio a este equipo como un ejemplo a seguir: «La universidad tiene un proyecto llamado Generación Espontánea que surge tras la creación del equipo y que busca mayores competencias que las que pueden exigir las aulas. El proyecto busca llevar a la práctica lo que aprendes en clase. El FSUPV Team fue un proyecto pionero en este tipo de grupos que salen de la universidad«.

Los talleres y las oficinas están en la UPV y, por ello, todos los participantes deben ser estudiantes de la universidad. Por ello, el FSUPV Team junta a estudiantes de la Comunitat Valenciana con estudiantes del resto de España. Una mezcla de talento que, además, tiene las puertas abiertas. Y es que, a diferencia de otros equipos de la Fórmula Student que solo admiten a estudiantes de máster, aquí pueden trabajar estudiantes de grado.

Los jueces ponen las cosas complicadas porque se miden todos los detalles

Una vez conocido el equipo, toca descubrir las pruebas que nos encontramos en la Fórmula Student: «Hay dos partes. La parte dinámica mide el rendimiento del coche en diferentes pruebas: Skidpad (circuito en forma de 8), Autocross (una vuelta rápida) y Endurance (eficiencia demostrable en 22 kilómetros sobre un circuito hecho por conos). Esta última parte es la más exigente y la puede diferenciar a un equipo como bueno o como ganador. Aquí es donde medimos la resistencia del coche».

Y después, toca hacer la parte más técnica del prototipo: «La segunda parte es la estática, que se divide en tres subpartes: Business Plan Presentation (plan de negocio), Cost and Manufacturing Event (documentación y desglose de costes del prototipo) y Engineering Design Event (diseño ingenieril realizado en el prototipo). Los jueces, profesionales del sector altamente cualificados, te preguntan y tienes que saber cuánto costaron y dónde están las piezas. Ponen las cosas difíciles porque se mide todo».

Sin un contexto previo, podríamos pensar en una escudería de Fórmula 1. Pero todo esto multiplica su valor porque la media de edad de este FSUPV Team es de unos 20 años: «Admitimos a gente que quiera aprender y no solo a los alumnos de máster, algo que nos baja la media de edad. Pero a los alumnos nuevos los formamos en nuestra academia donde ciertos miembros del equipo se encargan de coordinar y asesorar a alumnos de primer grado que están interesados en entrar en el equipo pero no llegan todavía a la base teórica».

Como buenos estudiantes, el día a día es uno más. Clase por la mañana y estudio por la tarde. La diferencia, que el estudio es crear coches: «Vas a clase por la mañana, pero luego te dedicas al equipo. Después de comer en la universidad, lunes y jueves tenemos reunión del equipo si eres miembro y si eres de la junta tienes otras dos reuniones. Trabajas en la oficia y en tus tareas. Nosotros trabajamos por objetivos, no obligamos a nadie a que estén X horas en la oficina. Nos marcamos los objetivos y sus fechas y en base a eso, trabajamos».

Un coche sin piloto en busca de mayores apoyos

Holanda y Michigan han visto al FSUPV Team quedar primero y tercero respectivamente. La competición sigue avanzando, las exigencias son mayores y la motivación, también. Para que nos hagamos una idea del trabajo del futuro que se realiza en los talleres de la UPV, el objetivo de estos osados jóvenes es crear un coche sin conductor. El guion cambia y el FSUPV Team ha llegado para dominar el motor.

Y todo, con una ambición fuera de lo común: «No veíamos factible crear un coche para competir y mira… Todo puede ser factible. Nos hemos lanzado a hacer el prototipo Driverless porque queremos y también lo exige la competición. Tenemos que estar a la altura de la industria. Hemos creado esa nueva disciplina y la estamos llevando en paralelo al coche de combustión. Para ello, hemos aumentado la plantilla. Es un reto. Se va a utilizar el prototipo de hace dos años para ir metiendo los componentes y los sensores para que salga adelante».

Si aumenta la exigencia, también aumenta el trabajo. Además, las necesidades necesitan un empujón. El FSUPV Team se nutre de empresas que ayudan a seguir adelante: «Tenemos una amplia red de patrocinadores. Todos los años intentamos aumentarla o mantenerla. Nos ayudan y apoyan en llevar el proyecto adelante. Nosotros no recibimos ningún tipo de beneficio ni tampoco gastamos dinero personal. Es un proyecto de la universidad y esas empresas creen que pueden ayudarnos y nosotros, como equipo, les damos una contraprestación».

Pero esas necesidades ahora han cambiando y los recursos necesitan un mayor apoyo. Por eso, el equipo lo tiene claro: «Creemos que lo podemos hacer porque estamos haciendo un coche nuevo y ya hemos hecho uno, pero necesitamos más recursos. Hacemos un pequeño llamamiento para las empresas que apuestan por el talento valenciano, por proyectos que marcan la diferencia».

Hace siete años, dos grupos unieron fuerzas. Hoy, esos jóvenes estudiantes han formado un equipo prácticamente profesional que cada año crea un coche nuevo, que está apostando por la conducción autónoma y que lleva el talento valenciano y español por bandera. El futuro del motor se crea en la Comunitat Valenciana.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies