Hacemos balance con su voz más autorizada, que las ha visto de todos los colores a lo largo de dos décadas que han forjado campeones del Mundial de Motociclismo surgidos de la Cuna de Campeones en el Circuit Ricardo Tormo, pero también vaivenes económicos que lastraron el potencial de este proyecto formativo y de competición.

Aunque contra viento y marea siempre ha aguantado de pie un campeón como Julián Miralles, esperanzado por las nuevas generaciones del motociclismo valenciano que ya hacen ruido en el Mundial, agradecido también por el apoyo de las instituciones y de personas como Gonzalo Gobert que tanto han hecho por la Cuna en los últimos tiempos.

Momento de adentrarse en el corazón de ese vivero inagotable de pilotos, que está de aniversario.

– Pregunta: ¿Qué balance hace Julián Miralles de lo ocurrido en la Cuna de Campeones durante el 2018 que recién acabó?

Respuesta: Ha sido un gran trabajo. Seguimos creciendo y los pilotos consiguen objetivos, aunque si no tienes el material para poder luchar en algunos campeonatos en los que participamos pues es evidente que no podemos tener los resultados soñados. Hemos ido cumpliendo objetivos, y en 2019 la idea es tener más y mejores resultados que en 2018.

– P: Y eso que este curso recién finalizado habéis vuelto a estar en lo más alto del podium en importantes categorías de formación de pilotos.

R: Hemos sido campeones y subcampeones de España en una categoría como Moto3, y en Moto4 hemos tenido mala suerte por las caídas tontas. Nuestros pilotos están siempre delante, y luego hay que tener la suerte del campeón para llegar a serlo.

En las Minimotos de iniciación somos los que ganamos también, y lo único negativo a reseñar es que nuestras motos ya llevan muchos años en marcha, y las que usamos en la Cuna de Campeones al nivel del Campeonato de España están un poco en desigualdad mecánica con la nueva marca que ha entrado.

Hay que trabajar y cambiar el modelo, teniendo siempre claro que está fuera de nuestra idea el encarecer las categorías de formación de los pilotos. Dicho eso, la gente debe saber que no podemos ir nosotros con una moto de 1.600 euros y nuestros rivales con una moto de 3.800 euros, porque no estamos jugando con las mismas armas.

– P: ¿En el mundo del motor, y en el motociclismo en particular, se cumple esa máxima de que a más presupuesto más victorias para los pilotos que disponen de mejor material?

R: El tema es que nosotros en su día, para hacer una moto tan económica como la que tenemos actualmente para nuestros pilotos de la Cuna, tuvimos que coger una moto china y transformarla para hacer algo que fuera muy económico y se pudiera mantener durante bastantes años. Durante casi 10 años en las 4 tiempos hemos seguido esa filosofía.

Ahora parece que la gente de nuestro alrededor en la competición empieza a hacer cosas mejores, y nosotros seguimos teniendo la misma moto que hace 8 años. Somos conscientes de que la moto se ha quedado obsoleta y hay que mejorarla para el año que viene. En 2018 se ha visto mucha diferencia en algunas carreras, y tenemos que dar pasos hacia adelante como hacen otras marcas.

Ya hemos trabajado con el prototipo y tenemos la moto en marcha, y funciona bien de cara a este año 2019. Ahora la Cuna de Campeones va a ir con su monomarca aparte del Campeonato de España, porque sino lo que estamos es machacando a nuestros pilotos. En la Cuna mantenemos la filosofía de igualdad y mismas motos para todos primando la economía de la gente, pero ahora vamos a tener un equipo en el Campeonato de España que pueda competir con las nuevas motos, hechas para mirar de tú a tú a nuestros rivales.

Los costes ya no son los mismos, pero siempre intentamos que las categorías de formación tengan costes económicos para todos, con campeonatos monomarca y becando luego a los pilotos que consideramos más talentosos. Cada vez salen más campeonatos competencia, y aunque nosotros como Cuna de Campeones siempre seremos los más fuertes, los rivales también crecen y nos van quitando clientes.

– P: Entiendo por tus palabras que pese a los vaivenes económicos, y a los períodos de mayor o menor presencia de pilotos que luego llegan al Mundial de Motociclismo, esta marca que tú diriges sigue estando en lo más alto cuando de formación de talentos de todo el mundo se refiere. ¿Es así?

R: Con 20 años que tenemos a cuestas nadie va a llegar a lo que nosotros tenemos aquí. No estamos solo en un paso de la formación, porque creamos a los pilotos desde el primer paso que son las Minimotos y los mantenemos hasta el final, que es lo que nosotros podemos hacer.

Ahora ya tenemos 6 campeones del mundo que han salido de la Cuna de Campeones, cuando hace nada solo teníamos 1 o 2. Ahora ya casi cada año va saliendo un campeón del mundo que ha surgido de la Cuna.

– P: La tuya es una trayectoria dilatadísima en el mundo del motor. Campeón de Europa como piloto, la Cuna de Campeones no se entiende sin la icónica figura de su director Julián Miralles. Las has visto de todos los colores durante estos 20 años del proyecto. ¿Económica y deportivamente hablando, en qué momento podemos situar a esta cantera de pilotos de motos?

R: Se nota que ha habido una recuperación económica. El 2010 fue un año duro, hasta el 2014 fue durísimo estar aquí dentro y a partir de ahí la gente ya había aprendido y se había asentado con lo que hay, aunque desde luego no existe la alegría financiera que había antes. Nosotros en 2010 sacamos las motos chinas porque pasamos de tener motos de 4.000 euros, a motos que valían 1.300 euros de entonces.

Había que mantener el motociclismo como fuera, y en ese contexto tienes que darle la vuelta a todo. Los patrocinios de cuando teníamos a Bancaja y luego Bankia se acabaron de un año para otro, y nos ha costado muchísimos años encontrar otro patrocinio, que desde luego no es tan grande.

Hasta hace 4 años fuimos sobreviviendo como pudimos, ya que no podíamos estar donde nos gustaría estar. Pero entró Gonzalo Gobert hace ya 5 años a dirigir el Circuit Ricardo Tormo de Cheste, le dimos una vuelta a todo lo que teníamos y empezamos poco a poco a ir creciendo cambiando las estrategias, volviendo a darle notoriedad a la marca Cuna de Campeones.

La prueba más especial del año para todos los pilotos valencianos

El 2017 fue un año fantástico de arrasar en todos los campeonatos donde participó la Cuna de Campeones, y el 2018 no ha sido malo pero mantener el status del 2017 era difícil sin hacer la inversión tan fuerte que requerían las motos nuestras. Todo son experiencias, sabíamos que íbamos a sufrir y no podemos hacer milagros en categorías donde si no tienes el mismo material que tus contrincantes, no puedes estar a la altura.

Dicho eso y para acabar con el repaso a la temporada que ya finalizó, decir que nuestros pilotos han hecho un buen trabajo pero no han terminado de brillar como nos hubiera gustado. Nuestro primer piloto espada que era el que más recursos tenía, Filip Salac, está en el Mundial de Motociclismo, así que dentro de nuestro cometido estamos cumpliendo objetivos.

Los pilotos que pillamos van para arriba y no se quedan estancados en el FIM. Las cosas se están haciendo, dentro de la medida que se puede, bastante bien.

– P: ¿Y qué tenemos por delante en este 2019?

R: El curso que vamos a afrontar lo haremos con pilotos más curtidos como Aarón Polanco y otros. Hemos comprado la moto del 2018 y tendremos material para por lo menos poder defendernos, así que tenemos perspectivas más halagüeñas. Todos los años no podemos tener lo último, y esta temporada que ha acabado íbamos con motos del 2016 compitiendo contra rivales con motos del 2018, y eso pasa factura.

Este año contaremos con las del 2018 y KTM nos ha dicho que nos va a mandar material de calidad, así que me reitero en lo de que hay buenas perspectivas para el 2019. Creemos que tenemos niños para salir y estar ahí delante, como David Salvador y otros que en este 2018 en la categoría Talent han cogido mucha experiencia. Si no pasa nada en breve le veremos en el Mundial, y detrás vienen Marcos Ruda o Izan Guevara.

Hay un montón de niños en la Cuna de Campeones que están muy preparados, y si tienen la suerte de encontrar más material y presupuesto para hacer frente a los campeonatos donde van a competir, lo van a hacer muy bien.

– P: ¿Te mantiene todavía al pie del cañón la ilusión diaria de trabajar y ver cómo evolucionan las nuevas generaciones del motociclismo mundial? Porque como se suele decir, ‘ostias’ económicas y deportivas te has llevado muchas en estas dos décadas de existencia de la Cuna, tantas que hasta sería comprensible que ya quisieras estar tranquilo en casa con la familia.

R: Esto siempre es duro y todos los años llega la época de preparar los números del año siguiente, lo de qué vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer, y es el debate de siempre. Está todo muy bien estructurado y van subiendo de categoría los campeones, pero hay otras dificultades que son las técnicas dentro del propio circuito.

Somos una empresa pública, hay que hacer concursos de todo, y eso nos hace ser un poco menos flexibles que otros equipos privados. Pero cada año hay que ponerle ilusión y agradecer el trabajo de toda mi gente, porque yo soy el apasionado y el loco pero si no me ayudaran esto no saldría adelante.

Gracias a Gonzalo Gobert que confía al 100% en el proyecto de la Cuna de Campeones y está super ilusionado de cómo se han hecho las cosas, y de cómo se están haciendo. Hay que agradecer también a la Diputación de Valencia porque sin la ayuda de ellos con sus becas los pilotos no podrían conseguir el presupuesto necesario.

Dar las gracias al Director General de Deportes, Josep Miquel Moya, porque si no respaldara este proyecto esto se hubiera acabado, y dar las gracias a la Federación de Motociclismo de la Comunidad Valenciana por estar ahí empujando y ayudando a que se cumplan nuestros objetivos.

Somos un equipo y entre todo vamos aportando cada uno nuestro granito de arena. Yo intento diseñar nuestro planteamiento del año, pero luego hay mucha gente detrás de todo esto.

– P: ¿Se puede decir que la crisis económica que asoló la Cuna de Campeones sirvió para agudizar el ingenio, para sacar más partido a cada euro invertido y rendimiento al material del que disponéis hoy en día, ya sin los millones de antaño?

R: Siempre hay que darle muchas vueltas a lo que uno hace, a veces se hacen las cosas peor y otras mejor. Nosotros nunca hemos derrochado dinero porque nunca lo hemos tenido, y te lo digo yo que lo he pasado muy mal porque tuve que dejar de correr el Mundial al no conseguir patrocinios, ya que uno no puede ser piloto y estar buscando patrocinadores.

Uno de los consejos que doy es que cuando uno empieza a tener dificultades para conseguir esos recursos, lo más sensato es dejar de correr en moto. Llega un momento que hay que abandonar, todo el mundo no tiene cabida y no todos los que vienen a la Cuna de Campeones tienen sitio en el Mundial. Por eso el filtro natural, y que conforme van subiendo de categoría se va incrementando la dificultad.

– P: ¿Asumen los padres con paciencia y naturalidad, más teniendo en cuenta que este deporte es más costoso que otros a nivel económico para las familias, eso de que no todos pueden llegar arriba?

R: Yo intento siempre frenarlos porque los padres ya quieren ir al Mundial desde el inicio, y con 8 años ya están pensando en el Mundial de Motociclismo. Nuestro trabajo es decirles que sus hijos deben ir cuando estén preparados, e ir mientras tanto pasito a pasito.

Es una discusión que tengo siempre perdida, ya que quiero que los pilotos repitan una categoría para que el primer año sea de aprendizaje en la misma aunque lo hayan hecho muy bien, y no consigo mantener a nadie porque todos quieren cambiar y subir enseguida de categoría.

Te tienes que ir tú amoldando a lo que ellos quieren, y eso genera que todo se acelere más y los padres gasten el dinero antes de tiempo, haciendo en muchas ocasiones que los niños no lleguen lo suficientemente preparados a los retos que deben afrontar.

Pasó con la European Talent Cup, un campeonato monomarca con igualdad mecánica, cuando todos decidieron desde las Moto4 con 11 años, y sin pasar por la Premoto3, enrolarse en la European Talent. Han gastado muchos recursos económicos para llegar a esa categoría sin pasar por la anterior, que desde luego es más económica.

Pero llegar por llegar no tiene sentido, te quemas tú y quemas a los que te están ayudando. Marcos Ruda hubiera podido hacer la Talent este año, pero le expliqué al padre que debía estar aún más abajo ya que es un piloto que debe crecer en estatura y envergadura, necesita tener más fuerza y altura para repartir mejor el peso en motos más grandes.

Cuando eres pequeño eso te perjudica, como le ha pasado siempre a Dani Pedrosa. El caso de Ángel Piqueras es similar, y por eso vale la pena repetir un año más en Moto4 antes que dar el salto a una moto con mayor dificultad por los rivales que te encuentras.

– P: Supongo que la economía, tan presente en el día a día de las familias españolas, angustia e influye mucho más que el aspecto deportivo en lo que se refiere a esta toma de decisiones que comentas. Otro asunto con el que lidiar desde tu posición en la Cuna de Campeones.

R: Por eso hay que llegar con las becas y con las cosas bien hechas, porque si llegas y no tienes resultados no vas a tener patrocinios. Son 115.000 euros en Moto3, casi 200.000 si quieres hacer una moto para ganar… Hay que llegar con la beca y apoyo del patrocinador, porque de lo contrario y si no llegas preparado no tienes resultados, y eso es pan para hoy y hambre para mañana.

En España no hay equipos que financien al 100% a los pilotos, apoyan al 60 o 70% como es el caso de la Cuna, pero las familias o patrocinadores tienen que aportar. Los padres tienen que saber la dificultad que esto del motociclismo tiene, es un sacrificio encontrar ese patrocinio y todas esas cosas necesarias para salir a correr todo un campeonato.

Los valencianos estamos de suerte, porque gracias a la Diputación de Valencia los pilotos de aquí ya tienen una buena parte económica financiada por ellos. Si ahora tenemos 20-30 pilotos a un buen nivel, la mitad son gracias a ayudas de la Diputación, porque sino no podrían estar compitiendo en los campeonatos donde están actualmente.

– P: ¿Cómo, y en cuánto, ha afectado la crisis económica a la cantera de nuevos pilotos en la Cuna?

R: Han influido más cosas, pero llevamos unos cuantos años que estamos valorando y siendo conscientes de que ha bajado el interés por el motociclismo. El motociclismo que viene va a ser el de las Escuelas, el de la base y las Minimotos. Hemos pasado de tener hace 4 años a 60 niños compitiendo en Minimotos, a tener el año pasado a 30 y pocos.

Un factor es la crisis económica, y otro es la falta de visibilidad.

Por un lado los padres se dan cuenta de que esto no es tan sencillo como que mi hijo va ahí, es campeón y ya se va a forrar. No es tan sencillo. Y la otra cosa a la que achaco este bajón es que el motociclismo, durante muchos años, lo hemos tenido gratis y en directo cada fin de semana en los hogares españoles. Teníamos mucha audiencia y la gente veía las carreras, lo que hacía que los niños quisieran imitar a los que salían en la tele.

Arrancaban las Escuelas y al menos de inicio había mucha gente, pero últimamente no hay tanta alegría en eso, y eso se debe al factor económico pese a que las categorías de iniciación son relativamente muy económicas, pero también a la menor afición por seguir y estar cerca de las motos. No se habla tanto de motos como antes, ahora lo ve el apasionado real y no la gran masa, y ahí Dorna tendrá que hacer una reflexión y que aunque sea en diferido, las carreras tienen que salir sí o sí en abierto.

Si no el domingo pues el lunes a mediodía, o buscar una manera de que la gente lo vuelva a ver y sea gratis. Que no tenga que pagar por ver las carreras ya que eso ha hecho que las audiencias caigan, con el que el ratio de patrocinadores también se desplome porque el Mundial no tiene la audiencia que tenía. Y eso que aquí tenemos un montón de españoles que pelean por todo.

Pero todo el mundo no puede pagar la televisión de pago, hay muchos hogares que van justitos para pasar el mes. Es una parte que influye en la base y en los patrocinios, ya que las grandes marcas no apuestan tanto al no encontrar el retorno a su apuesta. Por eso hay que hacer una reflexión muy seria sobre todo esto, ya que sinceramente Dorna tiene capacidad para arreglarlo.

Ahora no puede ser que un piloto en MotoGP, que es lo máximo, aporte dinero para correr y los equipos no sean capaces de encontrar ayuda en forma de patrocinio. Eso significa que algo está fallando.

– P: Pero pese a esto que comentas, ¿debemos estar tranquilos pensando en un relevo de nivel para el motociclismo valenciano? Durante un tiempo parecía que no llegaba otra importante hornada de pilotos surgidos de aquí para tomar el relevo de los Héctor Barberá, Julián Simón o Nico Terol.

R: Esto va por ciclos. Hace muchos años, cuando arrancaba el motociclismo, casi todos los pilotos eran valencianos. En el primer equipo oficial de Derbi estaba Ricardo Tormo, luego llegó Aspar y después entro ‘Champi’ Herreros, y luego yo. Los pilotos buenos eran valencianos, por el clima que tenemos que nos permite ir en moto todo el año y además en la Comunitat toda la vida hemos tenido una tradición motera.

Los fabricantes y grandes empresas han sido de Cataluña, pero nosotros hemos tenido la posibilidad de ir a competir a través de los motoclubs y siempre ha habido una afición tremenda en los pueblos, sobre todo en la parte de la Ribera. Se ha trabajado muy bien todo eso, lo que hacía que salieran campeones valencianos.

Cuando arrancó la Cuna de Campeones, que en su día era Formula Airtel, era algo nuevo, anteriormente no se había ido a buscar la base de niños y a indagar por ver quién podía ser piloto. El nacimiento del circuito de la Comunitat Valenciana había llegado y no quedaban pilotos valencianos corriendo el Mundial, por lo que había que hacer algo y potenciarlo mucho para que rápidamente llegaran pilotos.

Cuando se hizo la primera prueba de selección tuvimos que destacar 200 o 300 más de los que cogimos, hubo una avalancha tremenda de peticiones para hacer las pruebas, y hasta se presentaba gente que casi no sabia ni ir en moto. Estuvimos 40 personas trabajando y desbordados para hacer las pruebas de selección, con una ilusión diferente en los inicios de algo nuevo y que era 100% financiado para los pilotos.

Aquí les dábamos todo para correr, solo tenían que ir a las carreras y aprender. Por eso también los dos primeros años fueron muy fáciles, porque todo era gratis para los pilotos. Salieron de esa criba Forés, Barberá, Terol o mi hijo. Salieron unos 10 pilotos como la copa de un pino, la primera generación fue apoteósica.

Barberá en 2002 ya estaba en el Mundial, y había empezado con la Cuna en 1999 que es cuando nace este proyecto. En tres años logramos llevar a un niño al Mundial.

Se hizo un trabajo tremendo con unos recursos estupendos, con el gobierno que no escatimó ni un céntimo y gracias también a nuestros patrocinadores, con Airtel que era patrocinador de Jorge Martínez Aspar que fue quien lo aportó a la Cuna. Airtel hizo una campaña de televisión y publicidad para reforzar el motociclismo que fue la bomba. Luego entró Bancaja y lo cogió como si esto fuera su niño mimado, tenían mucha ilusión.

Todo esto tuvo mucha repercusión que no solo nos ayudaba económicamente, sino que también lo reforzaban dándole visibilidad a través de varios canales. Fueron años muy bonitos con un respaldo muy grande detrás, aunque eso por desgracia se acabó y desde aquel momento hemos estado muchos años sin tan fuerte respaldo. No había recursos para seguir empujando, y de esta forma se resiente la camada de pilotos que pueden salir de la Cuna hacia el Mundial.

Hubo años en los que había que cambiar visiones sobre las cosas, y no hemos dejado de trabajar aunque no salieran pilotos locales. Sí que ha llegado gente como Franco Morbidelli, Axel Pons, el hijo de Mamola o muchos otros pilotos, paso previo por la categoría de PreGP que diseñamos nosotros. Traímos pilotos extranjeros de todas partes a correr, y eso también nos dio notoriedad internacional. Tuvimos muchos extranjeros que luego lo han hecho muy bien en el Mundial.

Nosotros hemos seguido haciendo muchas cosas bien, pero a lo mejor el motociclismo valenciano no estaba en ese momento tan fuerte. Ahora viene otra era, que desde el 2010/2011 ha visto surgir talentos como Canet, Masià o Vicente Pérez, y aparecen niños que vienen fortísimos.

No hay una explicación lógica a todo esto que hemos hablado, pero estos son los que están llegando ahora al Mundial con un talento tremendo y ya han conseguido ganar en las categorías de formación de la Cuna.

– P: ¿Así que es tiempo de ilusionarnos por volver a tener dentro de, ojalá pocos años, a varios valencianos peleando por los títulos en las diferentes categorías del Mundial de motociclismo?

R: Jorge Navarro es un pilotazo como la copa de un pino y va a estar ahí mucho tiempo porque es un piloto de un talento extraordinario, no ha llegado por casualidad y quizá no ha tenido aún la suerte de conseguir su objetivo también por las lesiones, pero le tengo mucha fe y lo hará. Lo mismo que Jaume Masià, que sale directamente del equipo Cuna de Campeones, y a lo mejor otros.

Tenemos tres-cuatro niños capaces de hacer lo más grande.

Iker Lecuona se ha saltado unos pasos tremendos que le hubieran ido muy bien, pero de repente aparece sin desentonar en Moto2 y su talento ya lo demostró en la Cuna cuando era un niño, siempre me ha gustado siendo contrincante de Aarón Polanco que era el que ganaba los campeonatos. Son niños, como también David Sanchis o Ángel Lorente, que aparecen cada mucho tiempo.

Lecuona tiene un talento brutal y cogerá experiencia dándole tiempo. El podium que hizo este último año en el Mundial en Cheste es para quitarse el sombrero. Está además Jaume Masia que viene con un potencial tremendo, tenemos también por ahí a Héctor Garzó y a Vicentín Pérez que tiene un talento brutal, que ha cambiado y se ha dado cuenta de que tiene que trabajar y se debe preparar mejor, algo que ya se ha visto en los resultados. Tiene el don de hacerlo fácil, como Héctor Barberá.

Tenemos 4 pilotos valencianos en el Mundial que lo van a hacer muy bien, pero que no se descuiden que tenemos por detrás a los que vienen de la Cuna de Campeones. Nombres como Aarón Polanco que es un niño que viene formado de muchos años, y ganando campeonatos en nuestras categorías de formación. Si las lesiones le respetan puede llegar pronto al Mundial, y además Marcos Ruda viene empujando muy fuerte, o Ángel Piqueras.

Esos realmente los vemos ahora, pero si salimos de la Cuna de Campeones está Ortolá, o Sergio García en Castellón con un potencial brutal, porque no solo hablamos de pilotos de la Cuna sino que hay pilotos valencianos que no están aquí que bien podrían estar en el Mundial en 4 días.

Hemos hecho un gran trabajo en las escuelas de motociclismo de la Comunitat Valenciana, tanto KSB Sport como en Alicante y Castellón también, y eso se nota en los resultados. Los niños vienen preparados y consiguen los objetivos, nosotros aquí luchamos por ayudar al mejor.

– P: ¿Quién, o quiénes, podrían ayudar más a la Cuna de Campeones y cómo podrían hacerlo?

R: Estamos muy bien situados y muy bien arropados, de hecho el Centro de Tecnificación que nos han catalogado ahora es algo que perseguía la Cuna de Campeones para conseguir patrocinios con unas ventajas fiscales. No encontrábamos patrocinadores y decidimos lo de este Centro de Tecnificación para darle un impulso, ya que sin exenciones fiscales es imposible conseguir patrocinadores hoy en día.

Luchamos por eso, y de la mano de la Real Federación Española de Motociclismo hicimos fuerza en el CSD para que nos catalogaran como Centro de Tecnificación. Necesitamos reforzar más a nuestros pilotos, y con esto vamos a tener más medios para poder entrenar ahora en la pretemporada que ya arranca.

El año que viene empezamos con esto de las becas y ayudas, pero todavía necesitamos más ayuda del gobierno, necesitamos buscar un plan para que los pilotos de élite, en vez de irse a Andorra a vivir y pagar allí, que paguen los impuestos aquí.

Menos impuestos si acaso, pero que esos impuestos reviertan sobre el propio motociclismo, sino esto no se aguanta. Los padres no tienen la capacidad de conseguir patrocinios y lo deben hacer los que ya han llegado a ser fenómenos, que devuelvan un poco al motociclismo. Que esas donaciones vayan directamente a estos centros de tecnificación como es el nuestro.

La siguiente lucha es encontrar la manera de que el gobierno le dé a los pilotos una exención que se convierta en una donación para apostar por los jóvenes, todo ello evidentemente controlado por la Federación y el CSD a través de ayudas como por ejemplo a la Cuna de Campeones.

Que sean mecenas estos pilotos que han llegado, muchos de ellos, porque les hemos ayudado. Pues ahora que eso revierta y que puedan ayudar ellos a otros, porque sino esto es complicado de mantener. No podemos crecer porque estamos muy limitados.

– P: ¿Te preocupó el ambiente tan polémico que se vivió en las pasadas elecciones a la presidencia de la Federación de Motociclismo de la Comunidad Valenciana? Fue una de esas campañas electorales donde las dos partes se tiraron los trastos a la cabeza, y salieron a relucir acusaciones nada edificantes para el deporte de las dos ruedas.

R: Hablar de motociclismo y de las elecciones no es lo que yo debo de hacer, yo soy parte de eso y debo estar bien con todas las partes. No quiero desprestigiar a nadie porque aquí cada uno tiene sus estrategias, e igual lo que pasó es que se excedieron un poco en las maneras de hablar entre unos y otros. Creo que no hay que sacar los trapos sucios por los medios de comunicación, porque eso al final lo que hace es destruir la imagen del motociclismo.

Ellos no son el motociclismo, ni Carmelo ni Champi que se presentaba como alternativa. El motociclismo somos todos, luchando por hacer cosas por el bien de nuestro deporte con mucha ilusión. Las cosas se están calmando y nosotros estamos para apoyar al motociclismo, no para destruirlo.

– P: Dio la impresión de que la actual Federación, más que sumar, lo que hacía era lucrarse y ser un elemento tóxico que perjudicaba a la pasión por el motociclismo entre aficionados y motoclubs.

R: De verdad que todo esto es complicado, porque los tiempos han cambiado. Antes había dos personas y todo se tramitaba a través de la federación nacional, pero ahora hay mucha más gente trabajando para la federación y ese es el problema que tenemos, que todo eso ha hecho encarecer el motociclismo base.

Antes todo se hacía con 10 personas, o 20 personas, pero ahora son las de Madrid más las de Valencia, Cataluña o Andalucía y el motociclismo se ha encarecido porque es más gente la que tiene que vivir de esto. Así es como está en todas partes, y se podría intentar apoyar más a los clubes o buscar ayudas a los pilotos, pero es imposible porque la federación apenas tiene medios para cubrir su plantel de trabajadores.

Pagamos más porque queremos más, y siempre habrá cosas que están bien y cosas que están mal, como en todo el mundo. Ahora no tiene sentido entrar en polémicas, hay que esperar que la federación haga bien su trabajo, que el motociclismo valenciano siga en auge y eso es lo que se le pide a los que mandan.

– P: Sois el último gran evento de la época dorada en Valencia que resiste. Ahora el Maratón y Medio Maratón se han unido a la lista, pero el Circuit Ricardo Tormo y su gran premio ha permanecido en el calendario con el paso del tiempo y pese al cambio político en la Comunitat.

R: Es que un circuito como éste, sin un gran premio, no tiene sentido. La Comunitat tiene este circuito gracias a las numerosas reivindicaciones del motociclismo valenciano. Esas ilusiones acabaron cristalizando cuando Eduardo Zaplana dio luz verde a la construcción, aunque la primera piedra la puso el PSOE, eso sí.

Los políticos que están ahora nos han mantenido y nos han potenciado, han hecho que esto siga creciendo y con más poderío si cabe. Se están planificando obras nuevas en el circuito y ahora manda el PSOE con Compromís, y el circuito y el motociclismo están creciendo porque se está arropando de la misma forma a la Cuna de Campeones.

Tenemos un buen producto y estamos haciendo las cosas bien, y por eso entre quien entre el circuito está arropado. Hemos tenido ayudas con el PP, y ahora con el PSOE y Compromís. Hemos hecho las cosas bien, el circuito es un valor en alza y todos los políticos lo han respetado y lo siguen apoyando.

El circuito ha mejorado infraestructuras y accesos, la imagen del circuito es espectacular y con las nuevas obras todavía vamos a darle un plus con más gente que podrá entrar al circuito.

Hoy por hoy un evento como el Gran Premio en la Comunitat no lo hay, entonces se tiene que mimar porque es algo que nos vende en todo el mundo. Lloro de ver la gran afición que tenemos, llenando las gradas en el último gran premio pese a estar toda la semana lloviendo y con un tiempo de perros.

En España estamos rodeados de gente apasionado al motociclismo, y Valencia tiene lo mejor de lo mejor con el clima que tenemos. Estamos en el paraíso.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies