El crecimiento del número de adeptos al motor en el mundo es prácticamente ya imparable. Cada vez son más las personas que completan el aforo de los recintos, tanto de automovilismo como de motociclismo, entre otras modalidades. Y ahora, con el fin de dar un salto de calidad al gran escaparate internacional, algunos de sus seguidores están reclamando su irrupción en las Olimpiadas.

Todos ellos argumentan -desde la objetividad y la seguridad- que los deportes de motor comparten rasgos muy similares con otros, como la hípica o la vela, que sí forman parte de forma constante en los Juegos Olímpicos. Llevan insistiendo en ese ideal desde hace años, pero la negativa de la organización ha llevado a muchos a desistir y emplear su tiempo en las competiciones regulares.

¿Realizan un esfuerzo suficiente?

Aun así, la duda sobre la presencia de estos deportes en las Olimpiadas ha llevado a un grupo destacado de personas a plantearse su aparición en las mismas. Para ello, ensalzan la -mínima- diferencia que existe en lo que al esfuerzo entre unos y otros deportistas se refiere. Esto les lleva a pensar que el hecho de incorporar a la competición vehículos de dos o cuatro ruedas con motor sería factible.

La lista de las hipotéticas modalidades a incluir es muy extensa. Desde deportes de motor muy físicos como las carreras de resistencia o el remolque de camiones, pasando por aquellos menos ortodoxos del calibre de los duelos de aceleración o por los saltos de esquí. Todos tienen hueco en los sueños de los amantes del motor y de la velocidad. Por ello, listamos tres de los deportes punteros para lograrlo.

Drifting

El drifting o drift es un estilo de conducción de vehículos que consiste en derrapar de forma que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento. Como deporte de motor, cuenta con coches de propulsión trasera, pero también pueden ser de tracción integral a las cuatro ruedas. Se convertiría así en la novedad más llamativa de las Olimpiadas. Aquí algunas de sus puestas en escena.

Salto de esquí con coche

El salto de esquí con coche sería -en caso de irrumpir en las Olimpiadas- uno de los deportes más curiosos. Lo ha sido desde el comienzo de su práctica, pero su irrupción a nivel internacional representaría una de las imágenes más llamativas de los deportes yacentes en la competición. Su claro símil con el deporte de esquí y el aliciente de contar con la presencia de los coches deja momentos como este.

Carrera de los Campeones

La Carrera de los Campeones, conocida a nivel mundial como un evento de gran nivel de automovilismo que se celebra a finales de cada campaña y que fue creada en 1988 por Michèle Mouton y Fredrik Johnson, también aspira a las Olimpiadas. Reconocida por el nivel de sus competidores, ahora aspira a reeditar imágenes como esta ante todo el mundo.

De esta forma, deportes y modalidades como el Drifting, los saltos de esquí con coches o la Carrera de los Campeones se consagran a nivel internacional como tres alternativas a estar en las próximas Olimpiadas. Pero el futuro de todos ellos dependerá de la repercusión que tengan a lo largo de estos años y de la decisión de la organización.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies