>

Es la número uno en la categoría de pilota de ‘one-wall’ y acaba de llegar del campeonato de Europa de Holanda de pelota a mano. Una de las grandes promesas de la pilota valenciana femenina es valenciana y tiene 18 años. Hablamos de Mar Giménez.

Nació en Bicorp, un pueblo que respira pilota, y donde dio sus primeros pasos con tan solo seis años, al ver a su padre jugar. Su lugar de nacimiento le unió a este deporte, el único que podía practicar allí. Ella misma reconoce que puede que si hubiera vivido en otro sito, se habría dedicado a otro deporte: “me llamaba mucho la atención la gimnasia rítmica”, pero matiza que “me alegro que no fuera así porque la pelota me ha dado mucho”.

Esa niña que comenzó practicando pilota ha crecido y ahora tiene 18 años. A punto de empezar carrera universitaria, la deportista es toda una promesa de la pilota valenciana femenina. Ha conseguido este 2018 el número uno del rankng de ‘one-wall’ del ProTour, uno de sus objetivos. Por ello, en esta nueva temporada que viene se quiere dedicar más al ‘raspall’, para crecer más en otra categoría.

Mar Giménez, además, ha sido uno de los nombres propios del Campeonato de Europa de pelota a mano, donde la selección valenciana ha sido campeona absoluta. Designada como la mejor jugadora joven del torneo y con una medalla bajo el brazo, este campeonato será difícil de olvidar.

En el Europeo ha cumplido objetivos algo que según nos comenta le ha dado confianza en sí misma: “he recibido muchas muestras de apoyo que hacen que te des cuenta de que todo el trabajo realizado ha valido la pena”, asegura la jugadora.

Completo”, así describe el Europeo Mar Giménez: “Además de los buenos resultados, ha sido una bonita experiencia difícil de olvidar”. Pero si hay algo que recordará siempre es ver la emoción de su madre en las gradas en las semifinales de ‘one-wall’.

“Me marcó el hecho de ver a mi madre llorar al acabar la semifinal, fue una partida muy ajustada en la que ganamos por diferencia de un punto en el tercer set. No soy muy sentimental pero ver que estaba orgullosa de mí, me llegó”, admite Mar.

Entre la selección valenciana el ambiente ha sido muy bueno, puede que sea parte del éxito cosechado: “Ya fuimos unos meses atrás a Colombia el mismo grupo y ha habido muy buen rollo apoyándonos los unos a los otros en cada partido”.

Me marcó el hecho de ver a mi madre llorar al acabar la semifinal.

Si tiene que poner un pero al Europeo lo hace por parte del público: “pienso que podría haber habido más si se hubiese promovido. El día de la inauguración todas las selecciones asistimos a la final de la modalidad de pelota a mano autóctona y creo que no había visto tanto público en mi vida. Sin embargo durante la competición del europeo no hubo tanta expectación, habiendo como se pudo ver tantos seguidores de la pelota a mano”. 

Tras el campeonato de Europa, Mar Giménez sigue con su máxima ambición, con la vista puesta en el ‘raspall’, pero en más retos: “me gustaría formar parte de la selección en el europeo de jóvenes de 2019 y en el mundial de Bélgica en 2020, así que también tengo en mente trabajar para ello”.

Mucho trabajo por delante en pilota

La pilota valenciana es el deporte autóctono por excelencia, en gran parte de los pueblos de nuestra Comunitat se práctica y en algunos casos ha sido un deporte familiar que ha pasado de generación a generación. Sin embargo, su situación sigue siendo la de un deporte minoritario, donde como nos cuenta Mar Giménez, muchos profesionales no pueden vivir de ella y tienen que tener otro trabajo que les quita tiempo para dedicarse a su deporte.

Pero ella capta más problemas que ese, y es que muchos no conocen de su existencia o a duras penas: “para ser el deporte autóctono, no suele tener una respuesta muy numerosa por parte de la población, ya que la mayoría de los valencianos no ha visto una partida de pelota en su vida”, reconoce la jugadora.

En cambio, es optimista al respecto: “se está trabajando mucho desde la federación y otras instituciones y estoy segura de que poco a poco irá mejorando la situación”. Y en ello, ella ve clave a “À Punt”: “La nueva televisión valenciana va a realizar un papel muy importante ya que dará mucha visibilidad a la pelota, que es lo que necesitamos”.

“El hecho de que después de todo el sacrificio los triunfos salgan a la luz es fundamental para los jugadores. Como experiencia propia puedo decir que es muy frustrante conseguir algo tras mucho esfuerzo  y que después no se le de importancia”, añade Giménez.

Las chicas, si jugamos a pelota lo hacemos como afición.

Pero ella no solo se dedica a un deporte minoritario, sino que además de eso, disputa categoría femenina, que ya dentro de la pilota es minoritario, con lo que el reto es doble.

“En la categoría femenina se puede ofrecer muy buen espectáculo, sin embargo las capacidades físicas no son las mismas que en la masculina. De todas formas se debe buscar la igualdad. Hasta ahora no eran equitativos los premios, es más había mucha diferencia, pero este último campeonato ya se han igualado, lo que es un paso muy grande”, nos cuenta Mar Giménez.

Y es que las chicas no disputan pilota en las mismas condiciones que los chicos, como la jugadora admite: “en el caso de los chicos tienen un mundo profesional al que pueden aspirar cuando comienzan a jugar a pelota, las chicas, si jugamos a pelota lo hacemos como afición”.

“Aún queda mucho para que se llegue a formalizar un mundo profesional, pero ojalá llegue ese día y las chicas puedan ir disfrutando cada vez más de este deporte. Ahora se están llevando a cabo iniciativas muy buenas por parte de la federación valenciana de pelota, y se está facilitando cada vez más, la incorporación de la mujer en la pelota”, añade la jugadora de pilota.

Las cosas van cambiando con el paso de los años. Según Giménez, el número de chicas que empiezan en pilota aumenta cada año gracias a las ayudas, que pueden encaminar a que un día se profesionalice la pelota femenina. Además, como nos cuenta la jugadora, han comenzado a asistir mujeres al trinquete, donde ya no se les desprecia como hace unos años, y cada vez está más normalizado.

Lo que está claro es que Mar Giménez, con el ejemplo de trabajo y constancia, unidos con un gran talento, puede hacer que muchas niñas se quieran dedicar a la pilota y servir para demostrar que ellas pueden dedicarse a esto profesionalmente igual que los hombres y que pueden, además, triunfar en su categoría.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies