«Estoy en mi mejor momento de forma», empieza diciendo Carlota Rodes sobre cómo se encuentra ahora mismo. Viene de ser  subcampeona de España sub-23 en 10.000 metros en Torrevieja, un éxito que no esperaba nadie, ni siquiera ella misma. «Fue una gran sorpresa para todos, aunque mi entrenador sí confiaba mucho en mí. Yo ni me había planteado ese resultado», bromea ahora pasados unos días.

Esto es lo que la ha terminado de poner en el escaparate del atletismo patrio, cuya cantera es inagotable, especialmente en estas pruebas de fondo y medio fondo. «Yo sabía que venía preparada, estuve concentrada en Font Romeu y me había encontrado muy bien. Tenía ganas de probarme en la distancia y de encontrar estas buenas sensaciones», cuenta a Yo Soy Noticia la protagonista.

Su extraordinaria carrera en Torrevieja

Recuerda perfectamente la carrera en el municipio alicantino y así nos lo cuenta. «Sali sin expectativas, metida en el grupo y poco a poco vi que me encontraba bien, así que después de pasar por el 5.000 en tiempo de marca personal, tuve fuerzas para cambiar y volver a batir otra vez mi marca en el segundo 5.000. Así que, como ya he dicho, esto es algo que no me esperaba y menos que llegara de este modo, siempre yendo de menos a más».

Ahora ya va pensando en lo próximo que tiene por delante, sin embargo, es consciente de la situación tan difícil por la que está atravesando el mundo.

«He aprendido a valorar más cada competición y cada oportunidad que surge. Confío más en mí misma. Ahora tengo muchas ganas de aprovechar el aire libre de que se vea reflejado el trabajo en las competiciones»

Lo que sí tiene claro es que esto es un punto importante de su carrera y algo que le va a venir muy bien de cara al futuro. «Me da confianza y mucha alegría, ya que en cierto modo es la prueba de que vamos por buen camino. Es algo que te fortalece para seguir», argumenta Rodes. «Pero por otra parte pienso que es solo una carrera en un momento determinado de la temporada, así que hay que seguir trabajando como siempre y no hay que confiarse por un resultado. Toca seguir progresando y luchando contra mí misma».

No quiere pensar mucho más allá del presente, está en un momento de disfrutar de todo, de su deporte. «Quiero ir mejorando cada temporada y ver hasta dónde puedo llegar«, continúa contando. «Mi idea es estar un tiempo en el 10.000 porque es una prueba que me gusta y en la que creo que tengo margen de mejora. Eso no quita que también haré la de 5.000 y la de 3.000 en pista cubierta para mejorar por abajo».

Sin embargo, reflexiona sobre las palabras que siempre le dice su entrenador, que también son claras.

«Él siempre dice que seré maratoniana. ¿Por qué no? Es cuestión de ir probando, hay tiempo y ganas de larga distancia así que cada día es algo que veo más factible»

Carlota solamente es un ejemplo más de que el atletismo femenino español está creciendo a gran ritmo. Ana Peleteiro, María Vicente son grandes ejemplos de esto, y eso es algo «muy positivo» para nuestra protagonista. «Yo creo que la mujer tiene mucho que aportar en el deporte», explica convencida.

«Da gusto ver que año tras año se va mejorando y eso hace que todas nos exijamos más para poder ser competitivas con las rivales y compañeras, lo que acaba suponiendo mejores marcas y nuevos récords. En definitiva, más espectáculo y emoción y, por lo tanto, más interés a nivel mediático. Así que yo creo que es algo que va retroalimentándose y ojalá sea solo el principio».

Marta Galimany y Esther Guerrero, dos referentes

Es una persona que sabe aprender de todo en la vida. «Creo que todo conocido puede ser un referente», sigue. «La gente cercana que te rodea en tu día a día, tus familiares, amigos, compañeros, rivales… Pienso que es importante aprender un poco de cada uno de ellos, valorando sus puntos fuertes e intentándolos aplicar en tu rutina o en el deporte. Este es un ejercicio que hicimos en el grupo de entrenamiento para darnos cuenta que hay mucho que mejorar y que aprender de uno mismo«.

Pero más allá de eso, también reconoce que sí ha tenido referentes deportivos. Y da dos nombres que todo aficionado al atletismo conocerá perfectamente: «Marta Galimany y Esther Guerrero» anuncia. «Pienso que ambas representan perfectamente la actitud y la pasión por este deporte, son cercanas a la gente y tienen un fascinante recorrido en el atletismo».

También está deseando que se recupere la normalidad en el deporte, sobre todo en las carreras populares, que son tan bonitas para el atletismo. «El running ha ido creciendo mucho hasta convertirse en algo muy habitual en la rutina de la gente. Se ha disparado la participación en las carreras populares y yo creo que se debe, sobre todo, al hecho de que es una disciplina muy accesible, económica, que se puede practicar en la calle y que no requiere de mucho material».

«Es un deporte que permite desconectar de la rutina, crear vínculos con otra gente, mantenerse sano, en forma y te ofrece la posibilidad de superarte a ti mismo constantemente»

Sobre el aspecto concreto de las carreras populares, asume que hay muchas ganas de que se pueda volver a disfrutar de ellas y de todo lo que envuelven. «La verdad es que de vez en cuando apetece salir un poco de la pista, correr por las calles de tu ciudad y sentir ese ambiente festivo. Además, también es necesario que todo el mundo tenga la oportunidad de correr al lado de la multitud. Estamos deseando que vuelvan pronto».

Rumbo a Estados Unidos

Y aunque el deporte y el atletismo ocupan gran parte del tiempo en su vida, también nos explica que hay más cosas y que en los últimos meses ha tenido que tomar decisiones «difíciles» y que van a suponer un cambio en su vida. «Actualmente estoy en la universidad estudiando el segundo año de diseño de interiores en Barcelona, estoy entrenando con Juan Carlos Galán Miró y con un grupo increíble».

Pero todo ha dado un giro de 180 grados en los últimos meses. «Gracias a los buenos resultados que he ido obteniendo, he recibido ofertas para terminar mi carrera universitaria en Estados Unidos y después de pensarlo mucho he decidido aceptar. Tengo ciertas inquietudes y creo que es un buen momento para experimentar, ganar confianza y conocerme un poco más. Estoy muy a gusto aquí con la gente que me rodea y sé que todo cambio supone un riesgo y un proceso de adaptación, pero a la vez lo veo como un reto personal», cierra confiada y convencida.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies