El peor partido en el peor momento. El grupo USA no jugará en la División de Honor Oro la próxima temporada. Todo lo que podía salir mal salió mal en el choque contra el OAR Sabadell. Una victoria era el pasaporte a la División de Honor Oro pero el Grupo USA no supo manejar el choque y desde el inició se vio impreciso y sin demasiada suerte.

Balones a los palos, penaltis errados y un rival muy enchufado dejan al equipo sin su objetivo. El año que viene volverá a luchar por el ascenso. La crueldad del sistema de competición hace que una gran temporada acabe de manera más dura. Al Grupo USA Handbol Mislata solo le queda levantarse y luchar el próximo año, de nuevo, por un ascenso que ha estado muy cerca.

El partido comenzó terrible para Mislata. Ni en ataque ni en defensa conseguían ser el equipo sólido de otras ocasiones. Errores en lanzamiento y paradas de la portera catalana dejaban a las valencianas sin marcar hasta el minuto 10 mientras que Sabadell contaba con su mejor jugadora, Sobrepera, en estado de gracia.

Las diferencias iban creciendo y ni los tiempos muertos solicitados por Alberto Estornell evitaron que la diferencia al descanso fuera de 7 goles para las catalanas. Un 6-13 demoledor que Mislata había recibido fruto de sus precipitaciones y errores. Un marcador que se antojaba difícil de remontar.

La segunda parte no fue mejor. Los intentos de reducir distancias chocaron ante una gran defensa del OAR Sabadell. Ni desde el punto de penalti era capaz Mislata de anotar, hasta cuatro penas máximas pararon las porteras catalanas. Esa ineficacia goleadora chocaba con la efectividad de su rival que seguía sumando goles con demasiada facilidad.

El partido se había decidido en los primeros 30 minutos y la segunda mitad sólo sirvió para que la tranquilidad catalana pudiera con la ilusión de las valencianas. Al final un abultado 16-27 que deja al Grupo USA Handbol Mislata a las puertas del sueño de jugar en División de Honor Oro. El ascenso deberá esperar.