No es un deporte especialmente conocido el curling, sobre todo en España, un país cuya cultura deportiva dista mucho de ser la deseada en cuanto a los deportes de invierno se refiere. Sin embargo, el surgimiento de las redes sociales y las plataformas de retransmisión en streaming están echando una mano a su visibilidad.

Así lo reconoce una de las mejores jóvenes españolas, Carmen Pérez (14 de abril del 2002, Jaca), que ya se va haciendo un nombre dentro de la élite del curling. «Yo ahora mismo podría salir fuera para mejorar mi nivel, es verdad y es algo que tengo claro. Tendría la opción de salir, de entrenar y de seguir con los estudios», explica.

«Me lo he planteado, sí, pero no he dado el paso todavía. Ahora está la situación muy complicada, no es un buen momento. Sí que me lo comentaron en su día, así que tal vez en un futuro sí que lo haga», cuenta a Yo Soy Noticia la deportista aragonesa.

El curling en España, un deporte con pocos recursos

Lo que está claro es que, como ella tan bien explica, el momento está siendo muy complicado para todos, también para el deporte en general y para uno como el curling en particular, cuyas condiciones de desarrollo en España son precarias y ahora están condicionadas por la pandemia.

«Hay mucha incertidumbre en todos los sitios. Todas las competiciones que teníamos de septiembre a diciembre se han suspendido, intentamos salir fuera y tampoco pudimos, así que ahora estamos intentando sacar adelante las de este año»

Al tiempo que hay que adaptarse a la evolución de la pandemia del Covid-19, Carmen Pérez describe cómo está el curling en España, un deporte que depende de la Federación Española de Deportes de Hielo. «Están haciendo un gran trabajo por intentar que podamos disputar todo lo que tenemos en este año», empieza diciendo.

«En España se practica curling en Andalucía, que hay un equipo, también en Barcelona, Viella, Puigcerdà, Madrid, Vitoria, pero muy pocas de estas pistas están destinadas únicamente al curling, sino que se destinan más para el hockey sobre hielo y el patinaje», va contando al tiempo que empieza a relatar la suerte que tiene de vivir donde vive en este aspecto.

«Realmente la única pista que se usa en su totalidad para el curling es la de Jaca, que es donde yo vivo y donde yo puedo entrenar todo el año sin ningún problema».

Al tiempo que hemos interiorizado ver campos de fútbol, pistas de baloncesto, grandes polideportivos con pistas de tenis o de pádel, los que practican deportes como el curling tienen que buscarse la vida solamente para poder encontrar un lugar en el que practicar su deporte.

Mientras esto ocurre en nuestras fronteras, otros países como los escandinavos tienen al curling como uno de sus deportes principales, algo que también ocurre en Norteamérica, especialmente «en Canadá«, algo que ella misma describe.

«En España el principal problema es que no hay los recursos suficientes. Para empezar, para practicar los deportes de hielo se necesitan unas condiciones determinadas y aquí no las hay, pero creo que estamos creciendo, aún asumiendo que todavía somos muy minoritarios».

Un gran desconocido

Y es que este es un deporte que está por descubrir para el gran público, donde tiene una gran importancia tanto el aspecto físico como el mental. «Para mí es una combinación que está al 50%. Hay que tener en cuenta que pasamos en el hielo cerca de dos horas cada partido, dos horas teniendo que rendir físicamente al 100%».

Sigue incidiendo sobre este tema. «El barrido, si no lo haces correctamente, no es eficaz y puede resultar perjudicial para el equipo. Pero es que con la cabeza es lo mismo, hay que mantener una gran concentración todo el rato y hay que estar capacitado para afrontar esto. Se necesita una gran carga de energía mental y también saber jugar en equipo».

Curling y atletismo

La importancia del equipo es una de las razones que llevaron a Carmen Pérez a buscar una vida en la élite en su deporte, porque durante muchos años lo estuvo combinando con el atletismo, otro deporte que siempre llevará «en las venas. Nunca se despegará de mí», nos dice alguien que llegó a ser subcampeona de Aragón en la prueba de los 220 metros vallas.

«Competir en equipo era importante para mí. El curling me daba la posibilidad de viajar, de conocer gente, otras culturas. Los compaginé mientras pude, pero al final entre los estudios y todo tienes que tomar una decisión»

Eso sí, pasado ya algo de tiempo de aquello recuerda que a mucha gente le impactó que se decantara por el curling. «Mi familia siempre me apoyó, pero es verdad que algún amigo me hizo algún comentario bastante desafortunado, la verdad, pero ahora que ya llevo más de seis temporadas ya se han dado cuenta que no es una chorrada y ya empiezan a valorar todo lo que estoy haciendo. Mucha gente se ha aficionado y me siguen en las retransmisiones que ahora se hacen por streaming«.

Y, como no puede ser de otra forma, también sueña con estar algún día en el equipo olímpico español, algo que sería un «sueño» para ella. «Es que unos Juegos son palabras mayores. Si quieres llegar a ellos te los tienes que ganar, eso está claro. Yo creo que los de Pekín me llegan un poco pronto, aunque estamos ahí y en el curling nunca se sabe lo que puede pasar. De todas formas, si no es en Pekín, que sea en los siguientes. ¿Por qué no?».

Y el que avisa no es traidor.

Si no le han dado todavía una oportunidad al curling, no hay mejor momento que este. Así lo dice Carmen Pérez.

Fotos: Ricardo Grasa (Club Hielo Jaca)

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies