Jesús Tortosa (Madrid, 21 de diciembre de 1997) acaba de cumplir 22 años, pero ya casi se le puede considerar un veterano del taekwondo español. En su mochila viaja la experiencia de haber estado en Río 2016 y de haber completado un ciclo olímpico en la élite más absoluta de su deporte, logrando un bronce mundialista en Muju (Corea del Sur) 2017 y dos platas europeas en Montreux (Suiza) 2016 y en Kazán (Rusia) 2018.

Con ese bagaje y con la clasificación olímpica ya en el bolsillo, el español tiene claro que va a Tokio “a por la medalla” y que lo va a hacer “muy ilusionado y muy motivado”.

Los Juegos, “una válvula de escape”

No es para menos porque una cita como los Juegos Olímpicos solamente ocurre cada cuatro años y para un taekwondista “lo es todo”, como él mismo explica en esta entrevista a Yo Soy Noticia. “Este es un año muy especial, para nosotros los Juegos son una válvula de escape increíble, es el momento de darnos a conocer y de demostrar lo que valemos. Es un poco triste porque es una vez cada cuatro años, pero tenemos que aprovechar la oportunidad y agradecer la repercusión mediática que siempre tienen”.

Eso es algo que Jesús Tortosa descubrió de primera mano en Río 2016, siendo entonces apenas un chaval de 18 años que estaba descubriendo lo que era el deporte profesional. “Fui bastante presionado porque era un sueño hecho realidad y quería hacerlo muy bien. Lo viví al máximo, pero fue un cúmulo de emociones muy grande y muy difíciles de controlar».

Hay mucha presión, se siente por todos lados, pero ahora ya tengo esa experiencia y sé que va a ayudar a gestionar mucho mejor los de este año”, explica.

Y es que este 2020 va a ser un año muy especial con todo focalizado en esa cita en la capital nipona. “Llevamos todo el ciclo olímpico luchando y compitiendo muy bien. Estamos en un buen momento y ahora hay que centrarse en todo lo que viene. Van a ser seis meses de mucho entrenamiento, de campeonatos de preparación y todo pensando en los Juegos”.

El Europeo, otra cita clave

Sobre esa hoja de ruta que tiene marcada para los próximos meses, tiene claro dónde y cuándo están las prioridades. “Hay diferentes campeonatos Open o la Copa Presidente que los utilizaremos más como preparación para Tokio que otra cosa, y luego tendremos el evento más importante de todos antes de Tokio, el Europeo de mayo. Ese sí nos servirá como un test de verdad para ver cuál es nuestro nivel real respecto al resto de rivales”, comenta el protagonista.

Él mismo es consciente de la oportunidad que tiene por delante en este momento, el mejor de su trayectoria profesional. “Tengo que ir pensando en la medalla porque en este ciclo olímpico he sido muy sólido y muy regular. He logrado nueve medallas en torneos Grand Prix, está el bronce en el Mundial y los dos subcampeonatos de Europa».

Estamos ahí arriba para pelear por el podio, pero es algo por lo que todo el mundo lucha y es muy complicado. Llegamos en el nivel que toca y eso es lo más importante”, añade.

Otro de los aspectos que no descuida es la importancia de sacar un buen resultado en unos Juegos. “Es que es lo que te decía antes, lo es todo para nosotros. La prensa, los medios de comunicación, patrocinadores, ayuntamientos… todos están centrados en los Juegos y todas nuestras ayudas van a depender de esa competición».

Sacar un buen resultado ahí casi que compensa toda una carrera deportiva, y además supone un impulso muy grande cara al futuro”, cuenta especialmente motivado por el reto que afronta en este 2020.

Sobre todo esto, el propio Tortosa reconoce que ya se nota que “hemos entrado en el año olímpico” por la atención que los medios empezamos a mostrarles a deportistas como él. “También es verdad que yo ya lo empecé a sentir cuando logré la clasificación directa para Tokio. Para nosotros siempre es bienvenido que se dé difusión a nuestro deporte”.

Además, se siente protagonista de la historia más que nunca por esa opción de medalla que vislumbra en su cabeza. “Estoy convencido de que puedo sacar un buen resultado, y ojalá sea la medalla”.

Gran momento del taekwondo español

Por otro lado, también ha querido reflexionar sobre el buen momento que vive el taekwondo español, un deporte que ha dado muchas alegrías a la delegación española, hasta el punto de convertirse, con seis metales, en uno de los deportes más laureados del medallero histórico nacional.

En Río 2016, el mismo Jesús Tortosa, que acabó en quinta posición, pudo disfrutar de como Eva Calvo se colgaba una gran medalla de bronce y como Joel González llegaba hasta el bronce, después de haber sido oro cuatro años antes, en Londres 2012.

“Este es un trabajo que viene desde la base. Hay que dar las gracias a todos los clubes que hay por España, se hace un gran trabajo desde la base y se ayuda mucho a los niños a competir a nivel territorial y nacional. Ahí los entrenadores siempre son pieza clave, porque son los que inculcan los valores de este deporte a los niños y les hacen ilusionarse con el taekwondo».

«Después, cuando ya llegas arriba, es importante el trabajo de la federación, que te ayuda a poder salir a los diferentes campeonatos así como de preparar los entrenamientos más específicos. Es un poco una combinación de todos estos detalles. Y hay que estar muy contentos de que el taekwondo español esté viviendo este gran momento”, finaliza Jesús Tortosa.

Un nombre que van a escuchar cada vez más, conforme se acerque esa histórica cita del deporte mundial que serán los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies