El running, además de deporte y salud, es social. Es algo que tienen muy en cuenta Burjapower Corredores, un club de running de Burjassot que poco a poco se está haciendo de notar en la localidad de l’Horta Nord.

Un club que comenzó a formarse en las fechas previas al confinamiento de 2020 por el Covid-19, y que comenzó a caminar, o mejor dicho correr, con la desescalada. «Empezamos unos 20-30, y hoy en día estamos en alrededor de 70 socios», nos apunta Toni Sánchez, presidente del club, evidenciando el crecimiento en esta corta etapa.

Sin embargo recalca que son «un club pequeño, humilde y modesto», y que tampoco tienen intenciones de «ser una entidad muy grande». Eso no quiere decir que cierren puertas. Más bien todo lo contrario. «Nos encanta que nos busquen. Hay mucha gente que nos ha visto corriendo por el pueblo, se ha interesado y ha venido con nosotros», añade.

Pese a su corta vida, el club está compuesto mayoritariamente por personas con experiencia en el running. «Somos un club de reciente creación, pero somos corredores de muchos años. El grueso del club somos veteranos, aunque aquí tenemos gente de todas las edades. Sabemos cómo funciona esto y de qué va», comenta al respecto.

Eso no quiere decir que no haya gente más novel en este deporte. Todo lo contrario. Muchos son los que se animan a formar parte de la familia de Burjapower, pues crean un contexto idóneo para arrancar en el running.

«La filosofía del club es no dejar a nadie atrás. En el club hay gente de distintas edades y por lo tanto hay distintos ritmos. Tenemos diferentes rutas, y en esas hay varios puntos de encuentro. Salimos todos juntos y nos vamos estirando. Hay un grupo que hace más distancia y va por otros caminos, y otros que hacen menos. Pero luego nos reagrupamos todos en el grupo de encuentro, y volvemos juntos al punto final», expone sobre cómo funcionan los entrenamientos.

«Siempre van varios juntos, nunca se queda uno solo», por ejemplo esto evita que una persona nueva se quede atrás rezagado y pierda la ilusión. «Se sabe que en tal punto te reagrupas, y vuelves a estar con el resto», añade.

Hacer piña y disfrutar del deporte

Burjapower Corredores es un club deportivo, pero el objetivo es que transcienda a lo social. «Tenemos un grupo con buen ambiente. Las risas nunca fallan. Somos amigos y familia. Los entrenamientos nos sirve muchas veces para salir, vernos y contarnos cosas», recalca Toni.

Buscan «hacer piña» y pasarlo bien de la mano de este deporte. «La filosofía es disfrutar más que exigirse y llegar exhausto. El fin es llegar a una carrera fuerte, llegar eufórico a meta y con ganas», apunta.

«Es bueno que cada uno quiera bajar su marca, y que hayan piques sanos entre nosotros. Pero a veces, por ejemplo, un compañero va más asfixiado y se baja el ritmo para evitar que se quede tirado y lo recuperamos. Lo importante es la piña, que es la filosofía de nuestro club, pero sin perder la esencia de la competición», matiza.

Son un grupo de amigos, o incluso una familia. «Entrenamos juntos, nos preparamos juntos, y entre todos nos vamos animando. Recientemente nos hemos ido a Almansa, que es una carrera que nos gusta mucho. Ahora por ejemplo podemos tener Godella, y vamos a prepararla», detalla.

De cara el futuro, nos muestran que tienen los pies en el suelo, y no quieren tirar la casa por la ventana. «El objetivo es mantener al equipo unido con ilusión y ganas. Que se va ampliando y cada vez se hace más grande, muy bien. No descartamos nada. También podemos plantearnos hacer nuestra propia carrera en Burjassot», habla de hacia donde camina el club, pero sin ninguna obsesión.

Actualmente se están abriendo a nuevos frentes y a otros deportes como el ciclismo o el triatlón. «Vamos abriendo el abanico, pero siempre desde la base del running», aclara.

«El running es una filosofía de vida»

Preguntamos a Toni Sánchez qué significa este deporte para él y Burjapower: «Para mí el running es una filosofía de vida. Es como comer, como dormir, ir al trabajo… Para mí entrenar es sagrado. Una forma de superación, de evadirse de los problemas, e incluso relajación. Te vas a correr y vuelves nuevo. Los que practicamos este deporte lo hemos vivido. Te cambia totalmente la forma de pensar a veces. Y cuando estás lesionado y no sales, estás mal y de los nervios. Es como una droga. Lo necesitas y te hace sentir bien»

«Llevo toda la vida corriendo, y nos conocen por ello, porque nos ven corriendo en el pueblo y participamos siempre que hay un acontecimiento deportivo. Siempre estamos ahí ayudando, colaborando o participando», concluye.