El surf español puede presumir de una cantera de talentos sin parangón. Uno de los nombres que con más fuerza retumban entre las olas es el de Néstor García, un chico que baila en el agua junto a su tabla pero que además tiene los pies en el suelo y no descuida ningún detalle al tiempo que va creciendo como deportista.

«Esta situación es muy complicada para todos, nos ha afectado a todos, a los deportistas, pero también a nivel laboral, a nivel de estudios», empieza contando sobre su actual día a día en estos momentos. «Yo tengo que diferenciar dos partes. Por un lado estuve mucho tiempo sin poder entrenar en la playa, pero aproveché el confinamiento para empezar a prepararme físicamente en casa, ya que antes no tenía demasiado tiempo para ello».

Sin embargo, en el otro lado de la balanza estuvo la parte mental, que también es muy importante en la carrera de un deportista. «Se puede decir que me vino bien porque me hizo valorar la suerte que tengo de poder ir a surfear diariamente. Cuando ya pude hacerlo de nuevo, fui con más ganas que nunca», confiesa.

De cara a la nueva temporada, tiene el objetivo de revalidar el título de campeón del circuito español Open, «hacer un buen resultado en las próximas pruebas del circuito europeo júnior e intentar hacer buenos puestos en el circuito europeo open», va contando sobre lo que tiene por delante en los próximos meses.

«A largo plazo me gustaría estar con la selección española en unos Juegos Olímpicos y llegar a ser campeón del mundo»

Aunque también confiesa que tiene la ilusión por surfear en un par de lugares que tiene muy en mente, «uno es Sri Lanka y el otro es Perú. Me han hablado muy bien de ellos y de la calidad de sus olas», confiesa.

«He tenido la suerte de viajar a sitios con olas de muy buena calidad como Mentawaii y Maldivas y no me importaría volver. Y también me gustaría enfrentarme a las olas de Hawaii, pero eso será cuando me sienta realmente preparado»

Y es que Hawaii o Nazaré (Portugal) son auténticos templos del surf mundial, lugares que todo el mundo tiene en la cabeza por la espectacularidad de las imágenes que se ven a través de la televisión, sin embargo, hay que tener en cuenta que este es un deporte que conlleva ciertos riesgos y Néstor García es consciente de ello.

Los riesgos del surf

«El riesgo del surf depende del lugar donde vayas y del nivel que tengas», cuenta a Yo Soy Noticia. «Claro que hay riesgos como cortes y golpes con la tabla, un golpe con una roca. Pero cada uno tiene que conocer sus límites y saber dónde puede entrar y dónde no».

Pero la explicación va más allá de esto. «Cuando estás aprendiendo a hacer surf, aprendes mucho sobre corrientes y eso es muy importante para evitar ahogamientos. De hecho, en muchos países con costa, las clases de surf son obligatorias».

«Nosotros muchas veces ayudamos a bañistas que creen que el sitio donde no hay olas es donde tienen que bañarse y es precisamente al contrario porque es donde están las corrientes y hay más peligro»

Pese a todo, también reconoce que sí pasa miedo en algunos momentos. «Desde pequeño hasta hoy en día. Cuando entran fuertes swells -marejadas- o en sitios donde el fondo es roca y la ola rompe muy en la orilla…»

En cuanto a su día a día, explica que cambia mucho que sea «verano o invierno», aunque el surf es un deporte más veraniego. «Suelo estar muy concentrado en mi deporte en esa época del año, sobre todo en los campeonatos. Paso más de un mes viviendo en el surf – camp que tienen mis padres en Rodiles (Asturias), que se llama Special Surf School y ahí entreno mucho, dos o más veces al día, más alguna sesión de vídeo – corrección».

Compaginar el surf con los estudios

Además, el hecho de estar ahí rodeado de chicos y de chicas de todas las edades y niveles es algo que le «motiva» especialmente. Eso en cuanto al verano, porque el invierno es muy diferente y nos cuenta que está más centrado en «los estudios» sin dejar de lado el surf.

«Suelo irme dos meses a Canarias a entrenar y me mandan trabajos los profesores. También tengo un profesor particular de inglés (Robbie de Let’s speak English) que me da clases online, un psicólogo deportivo (Josean) que me ayuda mucho y este año, por primera vez, estoy trabajando con un centro de preparación física (Health& sport) en Santander, donde me llevan los entrenamientos generales y los específicos para evitar lesiones y donde también me controlan para que lleve una correcta nutrición».

Y aún con todo esto, puede dejarse algo de tiempo libre para otras cosas, aunque «no mucho» porque según él mismo describe no se trata solamente de ir a la playa. «También hay que viajar cada día a una playa distinta porque cambian las condiciones meteorológicas y eso ya lleva muchas horas, pero también es parte de su encanto».

Disfruta mucho de esos viajes en los que está con sus amigos, también con su padre, quien competía de joven y sigue haciéndolo. «A veces todavía entreno con él, así que viajamos en familia. También nos gusta hacer snowboard, aunque tengo poco tiempo para eso. Y más allá del deporte soy muy aficionado a ver películas y series. Y todo eso sin olvidarme de lo más importante, los estudios», concluye.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies