Es ahí donde entra en juego la figura de Stefano Garzelli, el ex ciclista profesional y ganador del Giro de Italia en su día que tras retirarse montó su Escuela ciclista en Milán, trasladándose años después hasta Valencia para continuar con su vocación por formar y desarrollar en este ámbito ciclista a los chicos y chicas de la Comunitat Valenciana. Una tendencia cada vez mayor entre los profesionales, que van montando más Escuelas donde volcar sus conocimientos en las futuras generaciones.

Aprovechamos para conocer más de Pablo, tímido cuando baja de la bicicleta pero un gran competidor sobre la misma, ambicioso pero con la humildad necesaria que le inculca su entorno familiar y deportivo, sabedores todos de que su presente es brillante pero su futuro todavía incierto y por conquistar.

Un campeón valenciano

Las últimas semanas para Pablo Calvo (València, 2005) han sido de las más emocionantes de su todavía corta vida. En el año de la pandemia, con unas competiciones acortadas, él fue el mejor Cadete de la Copa de España de ciclocross tras las pruebas disputadas en Sueca, Xàtiva y València. Y poco después le llegó la convocatoria de la Selección Autonómica de carretera para participar en dos prestigiosas carreras en Madrid, donde también triunfó.

Éxitos que pueden hacer perder el foco a más de uno, pero no a nuestro protagonista. De eso se encarga su familia directa, con su padre a la cabeza y de quien cogió la afición por el ciclismo, y también ‘su otra familia’ donde la presencia de Stefano Garzelli es capital para entender el desarrollo personal y deportivo de Pablo Calvo.

De Garzelli, que actualmente comenta grandes pruebas del calendario ciclista internacional para la televisión italiana, poco hay que explicar si te gusta este mundillo. Un gran campeón y figura reconocida en todo el ámbito ciclista, quien por amor hace muchos años ya que se estableció junto a su mujer María Benimelli en la capital del Turia, y juntos lideran el Stefano Garzelli Team al que pertenece Pablo.

A ellos llegó tras empezar con Kike Gutiérrez, otro ex ciclista profesional con una Escuela en Vinalesa y actual coordinador técnico de la Federació de Ciclisme de la Comunitat Valenciana (FFCV). Kike primero, y ahora Stefano, son clave para entender los últimos éxitos de este jovencísimo talento adolescente.

Pablo destaca por su potencia y explosividad, pero todavía tiene mucho camino que recorrer. Llegar al profesionalismo solo es el principio, antes hay que hacer muchas cosas para estar lo mejor preparado posible”, explica Stefano a Yosoynoticia.es.

A día de hoy llama la atención la polivalencia de Pablo, quien además de la carretera también corre mucho y bien (ahí está el reciente título de la Copa de España para acreditarlo) en ciclocross. El momento de especializarse en algo ya llegará más adelante, porque mientras tanto estas experiencias en diferentes entornos enriquecen su crecimiento sobre la bicicleta.

Pablo Calvo como ejemplo del auge del ciclismo en la Comunitat

Él no es la única joven perla que atesora nuestro territorio, un lugar que como nos indica Stefano ha doblado licencias en la base en los últimos años. Ahí están otros nombres como Iker Bonillo, Ainara Albert o Sara Bonillo, pero son muchos más los que vienen empujando desde abajo.

Chicos y chicas que de nuevo van teniendo cada vez más escaparates aquí para lucir virtudes, como la Vuelta Ciclista a la Comunitat Valenciana o la de Féminas además de la que recorre la provincia de Valencia, y que saben que a estas edades además de destacar en competición también tienen que hacerlo en las aulas.

Pablo quiere estudiar Educación Física dentro de unos años, y su timidez solo la rompe cuando habla de las carreras, la que sacan su gen ganador, y también para apreciar el valor que para él tiene el contar con Kike Gutiérrez y Stefano Garzelli en su círculo de confianza.

Que en el futuro salgan más chicos como él también depende de que las instituciones públicas y la inversión privada se den cuenta de lo clave que es apoyar a las Escuelas, a los lugares que se encargan de formar personal y deportivamente a la cantera del deporte valenciano. De esta forma se aliviará la carga económica que sufren las familias.

Así, los jóvenes que como ahora ocurre en el referente Stefano Garzelli Team (con casi 100 chavales en su estructura, que va desde los 6-7 años hasta el equipo de competición) persiguen sus sueños ciclistas, tendrán más oportunidades.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies