Los primeros días del mes de febrero volvieron a escribir una nueva página en la historia del deporte valenciano. Fue en la ciudad de Granada donde un equipo alicantino se plantó en la final de la Copa de la Reina de Tenis de Mesa. Hablamos del ASSSA Alicante, que se clasificó directamente a los cuartos de final al acceder al torneo copero desde el cuarto puesto en la liga.

El equipo alicantino llegó a Granada con el objetivo de conseguir medalla y terminó plantándose en la gran final. El ASSSA Alicante superó a Burgos en los cuartos de final, venció a Irún en las semifinales y terminó cayendo ante un potente UCAM Cartagena en la final. Pero, como el propio equipo reconoce, la medalla de plata sabe a oro. Además de colgarse el metal, el ASSSA Alicante firmó el mayor éxito del tenis de mesa de la Comunitat Valenciana.

Hoy, saboreada la euforia y asumido que el ASSSA Alicante ha escrito una nueva página en la historia del deporte valenciano, en YoSoyNoticia.es conocemos a este conjunto que trabaja a través de la base y que tiene a su equipo masculino y a su equipo femenino en la categoría más alta.

Es una plata que sabe a oro. Es histórico, un auténtico orgullo

Para conocer a este club y su camino hasta la plata copera nos guía Marina Ñíguez, alicantina que lleva 10 años en el club, jugadora de la Selección Española, estudiante de Enfermería y que se encontró con el tenis de mesa gracias a sus primos y a su tío, que jugaban ya en el club de Alicante, y a una eterna lista de espera para practicar patinaje.

El camino hasta la plata fue corto pero no sencillo. El llegar como cuartas en la Liga les hizo estar en los cuartos de final y el objetivo de la medalla estaba a un solo partido: «Estábamos cuartas en la Liga y nos dio el acceso a los cuartos de la Copa. Teníamos ganas de conseguir medalla, aunque no esperábamos un segundo puesto. Teníamos muchas ganas de meternos en las semifinales porque lo teníamos cerca, pero no pensamos en llegar a la final».

En esa eliminatoria de cuartos de final, el ASSSA Alicante dejó atrás a Burgos. Y en las semifinales les esperaba todo un coco como Irún: «En la liga regular perdimos contra Irún de manera abultada y la verdad es que, cuando nos enfrentamos en la Copa, no nos veíamos en la final. Pero al tener los deberes hechos, fuimos a jugar sin presión. El equipo estaba muy bien tanto física como mentalmente. Es el segundo año que jugamos la Copa de la Reina y al haber llegado a las semifinales sin presión, salió todo muy bien».

La ambición mezclada con la tranquilidad del trabajo bien hecho da un resultado, en ocasiones, espectacular. En este caso, la suma de ambos conceptos dio como resultado una medalla de plata. En la final no hubo opciones reales ante un UCAM Cartagena con mucho potencial: «Al llegar a la final nos preguntábamos que por qué no ganarle a UCAM si habíamos podido con Irún, líder de la liga. Pero no tuvo nada que ver. Salimos a por todas, pero se notó mucho la superioridad rival«.

Pero la derrota no dejó un mal sabor de boca al equipo alicantino. De hecho, la palabra que sale de Marina Ñíguez es la de orgullo: «La medalla de plata sabe a oro totalmente. No esperábamos estar en la final y, además, ningún otro equipo de la Comunitat Valenciana había llegado a una final copera. Es algo histórico también para el club y es lo máximo que hemos conseguido. Supone mucho orgullo«.

Te sientes bien por el trabajo realizado, pero no queda reconocido ni puesto en valor

El éxito en la Copa de la Reina sirvió, por desgracia, para recibir una vez más el golpe de realidad de la repercusión. El poco ruido generado tras un hito histórico lo define Marina Ñíguez como una frustración: «Es un poco frustrante. Está claro que somos un deporte minoritario, pero nos gusta salir en los sitios, sobre todo cuando has hecho historia. Te sientes un poco mal porque a otros deportes sí le dan esos espacios. Yo me siento bien por el esfuerzo que he realizado, pero no lo ponen en valor ni lo reconocen en otros sitios».

Pero en estos momentos es donde también aparece el carácter de una deportista profesional que nunca ha pensado en tirar la toalla y que tiene objetivos a corto-medio plazo bien claros: «Ahora mismo es muy complicado participar en unos Juegos Olímpicos. Hay poco dinero destinado a los preolímpicos y solo va la élite, pero el máximo objetivo de cualquier deportista es estar en unos Juegos y voy a luchar por ello«.

Y si de algo saben tanto Marina como el ASSSA Alicante es crecer. A través del apoyo de ASSSA Seguros como principal patrocinador, el equipo lucha en la liga nacional y en competiciones europeas. Pero el verdadero valor reside en la cantera: «Desde que entré en el club con 10 años se ha ido trabajando la base y poco a poco nos hemos ido profesionalizando. La cantera es la que nos permite llegar a lo más alto, aunque al llegar a la élite tienes que ir fichando porque el potencial sube mucho».

Fotos: ASSSA Alicante.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies