El squash de la Comunidad Valenciana, entre la espada y la pared | Yo soy noticia

De todos los deportes que se han visto afectados por la pandemia, sin duda, el más afectado podría ser el squash. Con las instalaciones cerradas, sus practicantes están como todos, en el dique seco, pero sin embargo la incertidumbre sobre el devenir de la temporada y el circuito de torneos, ha echado el freno en cuanto a la inscripción de federados esta temporada.

Borja Golán y Alex Garbí

En este momento «estamos en el peor imposible. Somos una federación que mueve unas 100 licencias anuales pese a que hay muchísima gente jugando. Al final en este deporte el que saca la licencia es porque va a competir, y aún gracias a que estamos los 100 que estamos para poder seguir ahí», nos cuenta Álex Garbí Presidente de la Federación de squash de la Comunidad Valenciana.

Álex Garbí: «Los deportistas tienen que entender que la licencia es fundamental para poder garantizar las competiciones».

Pese a que su llegada a la presidencia en 2019 marcó un antes y después en la Federación, el aumento de licencias y torneos se ha parado en seco en este 2021. En lo que va de año «hemos tramitado sólo 5 licencias. Estamos muy preocupados y estamos tratando de de lanzar mensajes de tranquilidad para que la gente de el paso. No obstante la situación es la que es, pero necesitamos que el deportista entienda que la licencia es fundamental para poder garantizar las competiciones», nos cuenta el presidente.

Llamamiento a las instituciones

Álex Garbí: «Necesitamos que las instituciones nos permitan sacar un calendario que garantice al federado que tendrá unas competiciones».

La idea es que se pueda llevar a cabo una temporada como la anterior. Es decir, hacer «más o menos o mismo que el año pasado, pero necesitamos que las instituciones nos permitan sacar un calendario que garantice al federado que tendrá unas competiciones. Con todo cerrado para nosotros es imposible, sin instalaciones deportivas cualquier federación lo tiene muy difícil», matiza Garbí.

Actualmente tenemos instalaciones en Serrería y el Carmen a nivel municipal, y las de el Olympia o el Club de Campo K7 «son el único lugar dónde podemos entrenar. Ahora bien, si las instalaciones municipales no se cuidan y no permiten abrir a las privadas, al final las mejoras que puedan hacer se van a paralizar hasta no sabemos cuando, o lo que es peor, cerrar definitivamente y entonces si que no tendremos dónde poder jugar», explica el Presidente.

El agradecimiento de la Federación al Club de Campo K7 «es inmenso. Gracias a ellos hemos podido acoger eventos increíbles a nivel nacional en la Comunitat Valenciana por los que han pasado más de 3.000 personas, y nuestra idea es seguir esa línea en cuanto podamos volver a la actividad», declara Álex.

Álex Garbí con la medalla de bronce del mundial.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies