La evolución en las raquetas de tenis | Yo soy noticia

Una versión del “tenis” ya se practicaba el siglo XII en Francia, aunque en aquella época se jugaba con la mano y no lo podemos categorizar como tenis, pero sí en el siglo XVI ya que ahí sí que se empezó a llamar tenis. Las raquetas en aquella época eran un poco más pequeñas que las que se utilizaron años adelante y en la actualidad.

En el siglo XVII las raquetas aumentaron de tamaño y casi llegaron al tamaño que las conocemos hoy en día, no existía el mango ya que era madera también (imaginaos cómo sería cogerlas). El cordaje solo era diagonal únicamente.

En el siglo XIX empieza a verse una evolución importante en las raquetas: el mango se diferencia del resto de la raqueta, las cuerdas eran horizontales y verticales como hoy en día, se jugaba en pista cubierta y por ese motivo las raquetas tenían una ligera inclinación hacía a un lado.

Entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX se empezaron a utilizar otros materiales en las raquetas como caoba, nogal, fresno o roble para la fabricación, y así poder bajar el peso de las raquetas (pensad que eran de madera y podían pesar su medio kilo). Para el mango se utilizaba abedul, tilo, arce o cedro para su mejor agarre.

Primeras marcas

Durante los años 40 se empieza a ver que la fabricación de las raquetas tiene un gran cambio ya que empiezan a fabricarse de forma industrial, y se hacen a láminas, no como antes que se tallaba a mano la forma de la raqueta. La primera marca que salió era Dunlop y luego le siguieron Slazenger, Spalding y Wilson.

Hacia el año 1965 las raquetas empezaron a cambiar de material, ya que apareció la primera raqueta metálica que creó Rene Lacoste y que Wilson compró la patente, y al poco después Jimmy Connors popularizó la Wilson T-2000. Por la época de los 80 las raquetas de madera empiezan a desaparecer y se empiezan a introducir aluminio, fibra de carbono (solo algunas zonas de las raquetas) grafito, kevlar o cerámica, y empiezan a aparecer las raquetas para niños con la cabeza (zona del cordaje) un poco más grande.

En los años 90 se ve una gran evolución en el material y fabricación de las raquetas, y donde muchas otras marcas entran al mercado como unas de las más conocidas y utilizadas, y la que años después utilicé yo cuando jugué con ella: la Babolat Pure Drive. Aún hoy en día, con otros diseños y colores, se sigue utilizando y la raqueta más vendida hoy en día es la Babolat Aero que utiliza Rafa Nadal.

Los pesos de la raquetas han oscilado desde sus inicios de pesar unos 500 gramos hasta ahora, que el peso oscila entre 270 y 330 gramos, que es el peso que suele llevar un profesional. Los amateurs suelen llevar un peso entre 270 y 300 gramos.

Estas son las marcas de raquetas más conocidas: Babolat, Wilson, Head, Prince, Slazenger, Wolk, Yonex, Winn, Adidas, Dunlop, Prokennex, Tecnifibre, Spalding, Softe o Vision.

Cordajes

Los cordajes han tenido una evolución desde tripa natural (100% tripa de cerdo), que era el primer cordaje que se utilizaba con las raquetas de madera, y hace unos años que aún había algún jugador que jugaba con él pero el precio es muy elevado y muy blando el material.

Sintético monofilamento: cordaje más utilizado por mantener bien su tensión.

Sintético multifilamento: Es el cordaje que utilizan los jugadores de competición.

Híbrido: Es un cordaje mezclado del multifilamento y monofilamento.

Redondo, triangular, hexagonal, pentagonal son la forma que tienen los cordajes.

El grosor del cordaje está durante 1,15 y 1.40mm, y variará dependiendo de si quieres más efecto y más potencia. Igual que la variación de la presión en kilos de las cuerdas que oscilan entre 18, donde poco jugadores lo llevan ya que tienes más potencia pero menos control, y 28 kilos que tendrás que pegarle más fuerte a la pelota para que vaya, aunque eso sí, tendrás un gran control.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies