Que el tenis como actividad social se ha perdiendo con el paso de los años es un secreto a voces, que además ha puesto en riesgo a muchos de los clubs que durante finales del siglo pasado, gozaban de excelente salud y multitud de socios que llenaban sus pistas, no sólo de tenis, de frontenis o incluso la piscina, para practicar deporte entre amigos.

En la actualidad hay ceca de 65 clubs en Alicante y Valencia, y unos 35 en Castellón, de los cuales más de 80 lo están pasando verdaderamente mal y la pandemia no ayuda. Estos clubs se fundaron en los años 60 o 70 y algunos de ellos tenían más de 1.800 socios y una larga lista de espera para poder sumarse a la familia. No obstante ahora esa tendencia se ha invertido hasta dejar a algunos de ellos con un centenar de socios que hacen uso de sus instalaciones como ha pasado en Elche o Castellón.

En aquel momento «la gente de los pueblos medianos fuera de las capitales acudían a esas instalaciones para hacer deporte, sin embargo ahora, con la aparición de los polideportivos municipales que te dan la oportunidad de hacerlo prácticamente gratis, la gente ha dejado de formar parte de esos clubs», nos cuenta Antonio Martínez Cascales, Presidente de la Federación de Tenis de la Comunitat Valenciana.

Y no es que los polideportivos sean un problema, el asunto es que en todos «podemos encontrar una o dos pistas de tenis, que nadie utiliza más allá de las clases que se puedan dar a nivel municipal y alguna pareja que vaya a pegar cuatro pelotazos», nos cuenta el presidente que ve en la gestión del Club de Tenis Villarreal, el ejemplo que deberían seguir el resto.

Antonio M. Cascales: «Muchas juntas directivas se quedaron atrás en la gestión de sus clubs».

Allí lo que han conseguido «es firmar un convenio con el ayuntamiento para que la gente pueda hacer uso de las instalaciones a cambio de una subvención, evitando así el consistorio la necesidad de hacer y mantener pistas de tenis, y ofreciendo a sus ciudadanos unas instalaciones de primer nivel», explica Cascales.

Antonio Martínez Cascales

Es cierto que muchas juntas directivas «se quedaron atrás en la gestión de sus clubs, algo que junto a la irrupción de otros deportes, provocó la situación que tenemos ahora encima de la mesa, y que tiene una complicada salida», destaca Antonio Martínez, que además sabe de primera mano que la irrupción de la pandemia hace un flaco favor a los clubs que peor lo están pasando.

El tenis de alto rendimiento en auge

Antonio M. Cascales: «No hay ninguna región en el mundo con los resultados a nivel profesional y de base de la Comunidad Valenciana, nadie ha tenido tantos top-100 como nosotros».

Pese a ello, muchos de los mejores jugadores de la Comunitat han tenido su origen en esas escuelas municipales, pasando luego a los clubs que si tenían un programa de entrenamiento más profesionalizado. El estado del tenis valenciano  pese a lo que está pasando «es muy bueno, no hay ninguna región en el mundo con los resultados a nivel profesional y de base de la Comunidad Valenciana, nadie ha tenido tantos top-100 como nosotros», comenta el presidente.

Varios tenistas de la Comunitat Valenciana.

Además la pandemia ha puesto de relieve que deportes como el tenis, son de los más seguros «ya que prácticamente no hay contacto entre los jugadores, que además están a 30 metros el uno del otro y al aire libre», explica Cascales a la vez que reconoce que el público «podría volver con tranquilidad a las pistas, con todas las medidas de seguridad que correspondan, porque hay separación y además están en instalaciones abiertas».

Organización de torneos 2021

El calendario ATP se ha tenido que adaptar a la situación sanitaria y la Comunitat Valenciana no se ha quedado atrás. Pese a ello han podido desarrollar su actividad en la segunda mitad del año pasado con relativa normalidad «respetando siempre las medidas de seguridad que marcan las autoridades, y además enviando desde la Federación inspectores a los eventos para comprobar que todo se estaba desarrollando bajo las normas vigentes», detalla el presidente.

Desde la federación se adaptaron los cuadros, para reducirlos y ampliar los horarios de juego, evitando así la aglomeración de jugadores/as entrenadores/as durante los partidos. Con ello «hemos podido terminar todos los eventos organizados a excepción de las fases provinciales del circuito de veteranos y el circuito Orisol, que es uno de los más antiguos de Europa y que además es dónde los más jóvenes logran sus primeros puntos ATP», nos cuenta Antonio.

Antonio M. Cascales: Si seguimos parándolo todo tendremos muchos problemas, porque el deporte no sólo es una actividad lúdica, es excelente para la salud física y psíquica, que un momento como este es más importante que nunca».

La Generalitat ha hecho un esfuerzo enrome para mantener las colaboraciones con los eventos, al igual que las diputaciones, lo que ha sido vital para los torneos nacionales e internacionales, aunque se tuviese que suspender el Open femenino de Valencia, «algo que le dolió muchísimo a Anabel por todo el esfuerzo que conlleva organizar un evento así, pero al final se tomó la mejor decisión», declara Cascales.

De todo ello han aprendido y se espera un 2021 que agilice un poco la organización de eventos deportivos en espera de que llegue la tan ansiada normalidad. De momento «se está jugando todo a excepción de los más pequeños que han tenido que parar. Si seguimos parándolo todo tendremos muchos problemas, porque el deporte no sólo es una actividad lúdica, es excelente para la salud física y psíquica, que un momento como este es más importante que nunca», declara el presidente.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies