Los nombres de Francisco Revert, José Eduardo Torres, Fernando Rodrigo, Francisco Ballester y Hans Peter Fromm han entrado ya en los anales de la historia del tenis español y valenciano.

Octogenarios que no desisten en su pasión competitiva con una raqueta en la mano, siendo ejemplares para ciudadanos y deportistas de diferentes generaciones que ahora les pueden tener a ellos como referentes de esfuerzo, compromiso e ilusión dentro y fuera de la pista.

Únicos

El resto de federaciones nacionales e internacionales, en categorías Senior, poseen el techo de competición en los +75. En España no hace tanto que llegó +80 (ahí ya atesora 4 títulos el CT Valencia), y solo un curso que la frontera de +85 se cruzó con el Club de Tenis Valencia como primer campeón del evento que organiza la Real Federación Española de Tenis.

Fue tras derrotar al RC Polo catalán y al CT Chamartín madrileño, y después de que la personalidad inquieta y emprendedora de Hans Peter Fromm, madrileño afincado en València y como su nombre indica, con orígenes alemanes, ayudará a impulsar una categoría que da la oportunidad de competir a deportistas que todavía se sienten capaces de rendir calzando sus zapatillas deportivas.

Fromm ‘enganchó’ a personalidades influyentes de la RFET, entre las que se encontraba Antonio Martínez Cascales, vicepresidente nacional y presidente de la Federación de Tenis de la Comunitat Valenciana desde hace un lustro, y les convenció de que algo así era posible en España. Y el resto, desde hace un año, es historia del tenis valenciano y español.

«¿Que cuál es el secreto?»

El gran público, ese que se emociona con las gestas físicas de Nadal o con la magia de Roger Federer, alucinaría si viera de lo que son capaces sus abuelos. O bisabuelos, como es el caso de alguno de los componentes de este peculiar y legendario equipo de jugadores del CT Valencia.

Porque aunque ya en estas categorías los cruces son con partidos de dobles, eso no impide que puedan tirarse hasta más de dos horas en los encuentros que disputan. A un ritmo más pausado, lógicamente, pero sin perder ni un ápice de la ambición o ganas que ya demostraban en anteriores décadas sobre la pista.

Puede dar fe de ello el capitán Hans Peter Fromm, al que nos acercamos después de una de esas rutinarias sesiones de gimnasio que le ocupan cada semana en el club. Aquí nadie viene a perder, y cuando se visten de corto se ‘olvidan’ de las dolencias o problemas físicos que todos arrastran, consecuencia de la edad y del desgaste sufrido en éste u otros deportes (Fromm fue muchos años jugador de balonmano en Alemania, y algún que otro compañero también jugó a rugby o fútbol), para dar lo mejor de sí mismos.

“¿Que cuál es el secreto? Haber hecho deporte toda la vida, cuidarnos en la alimentación y en el descanso y sobre todo una cosa que no se debe olvidar: todos mantenemos el espíritu competitivo de querer jugar y ganar a otros jugadores. Eso es lo más importante”, resalta Fromm, economista de profesión pero como él se define, “un gran apasionado del deporte”.

Durante los más de 40 años vinculado al tenis en categoría de Veteranos atesora infinidad de títulos nacionales y también internacionales, guardando en su privilegiada memoria gratos recuerdos de torneos por el extranjero. Donde la convivencia con compañeros propios y ajenos, además de la experiencia del viaje y los partidos, ofrecía instantes que todavía le despiertan una sonrisa.

A sus 86 años no le pone límites a corto plazo a su vinculación con la raqueta, pues confía en que el ejemplo que tanto él como sus compañeros han mostrado se siga extendiendo entre más clubes nacionales. Para que más gente alargue la fecha de su ‘retirada’ de un deporte donde la edad, como ellos han enseñado, no puede ser una excusa si todavía hay pasión y ganas de vestirse de corto.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies