José Manuel Ruiz (Guadix, 16 de julio de 1978) es una leyenda del deporte español. Se puede decir así o se puede decir en letras mayúsculas. Se puede contar en una reunión de amigos o se puede gritar a pleno pulmón. No hay debate sobre esto. Pero lo que puede lograr en los próximos meses sería un hito absolutamente histórico en el olimpismo español, puesto que está en camino de lograr plaza para sus séptimos Juegos Paralímpicos, una barrera que está todavía por cruzar.

“Los récords están para batirlos. Ojalá lo pueda hacer yo en Tokio y ojalá alguien lo pueda superar”. Pero como la paciencia y la prudencia son dos buenas compañeras de viaje, Ruiz no quiere correr. “Primero hay que clasificarse”. Y es que no es nada sencillo llegar hasta Tokio, solamente hay quince plazas para su modalidad de tenis de mesa, deporte en el que ha logrado cinco medallas olímpicas, aunque ninguna de ellas es de oro.

A por la medalla de oro

“Sueño con ello, claro. Tengo la motivación y la ambición de conseguirla, pero la experiencia durante todos estos años me ayuda a no estar ansioso. Hay que saber gestionar las emociones para que eso no me perjudique. Tengo medallas de oro en Europeos y Mundiales y de conseguirla en unos Juegos sería como cerrar el círculo. En Río estuvimos cerca, se decidió por detalles y desde entonces estamos trabajando para tener una nueva oportunidad. Hemos puesto todo el trabajo, todo nuestro empeño y toda nuestra ilusión”, ha explicado a YoSoyNoticia.es el protagonista de esta historia.

Orgulloso de todo su camino, siente una “gran satisfacción” por haber aguantado durante estos 28 años. “Creo que es una recompensa al trabajo bien hecho. Estoy muy agradecido a todo el equipo que está detrás de mí, familia, entrenador, jugadores con los que entreno, federación, médico, fisio, psicólogo, jefa de prensa… Todos. Sería un hito para el deporte español y ojalá llegue alguien por detrás y lo supere”.

Con seis Juegos Olímpicos a sus espaldas reconoce tener “una gran perspectiva general”. Tiene claro que todo ha cambiado mucho y lo ha vivido desde dentro. “Ahora se está viviendo un boom paralímpico, con más visibilidad, con más recompensa, también económica, que es algo fundamental para poder dedicarte a tu deporte, que es lo que amamos cada uno. Desde Pekín 2008 en España ha cambiado todo mucho, hay más ayudas y desde entonces tenemos la posibilidad de entrenar en los Centros de Alto Rendimiento con los deportistas olímpicos”, reconoce.

Sin embargo, tiene recuerdos nítidos de todas sus participaciones olímpicas. “Atlanta fueron los primeros, yo era un adolescente con 17 años y estaba como un niño en un parque de atracciones. A nivel organizativo y a nivel global, los Juegos dejaron un poco que desear en comparación a otros. En Pekín vivimos un momento histórico jugando la final contra China en un país donde el tenis de mesa es como una religión. Fue una experiencia única”.

Abanderado del equipo en Río

Y qué decir de los de Río de Janeiro en 2016, una cita donde José Manuel Ruiz vivió una experiencia “única. Pude ser el abanderado del equipo y fue un momento muy emotivo y muy especial. Siempre estaré agradecido al comité por ello. Pasear con la bandera española en Maracaná fue algo increíble”.

No es una amenaza, pero hay que tener cuidado porque el jugador parece tener cuerda para rato. Sonríe cuando se le pregunta por si planea la retirada. “Nunca se sabe. Yo siempre he intentado marcarme objetivos a corto plazo porque todos los años tenemos alguna competición importante, ya sea Europeo, Mundial o los Juegos. Mientras el cuerpo aguante, me respeten las lesiones y tenga la motivación suficiente para ir a entrenar…”.

Aunque también se detiene en otro aspecto importante, el de la familia. “También depende de mi mujer, porque son muchos los desplazamientos que hay que hacer. No son solo los Juegos, hay estancias muy prolongadas fuera de casa. Y también dependo de la parte económica, que es muy importante, porque necesitamos ese apoyo para poder asistir a las competiciones y sumar puntos”, concluye.

Así que como bien dice José Manuel Ruiz, “nunca se sabe”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies