Fotografía principal: Mike Lee – KLC fotos for World Rugby

Página histórica la que escribieron los integrantes de la selección española masculina de rugby Seven, que en su camino por regresar a unos Juegos Olímpicos en Tokio 2020 están participando en las diferentes Series Mundiales que se celebran por todo el planeta.

Esta vez tocó Vancouver, en Canadá, donde los pupilos de Pablo Feijoo lograron el sábado 9 de marzo una primera victoria contra los legendarios ‘All Blacks’ de Nueva Zelanda que quedará por siempre grabada en los anales del rugby español.

Por 24-26 se impusieron los españoles gracias a un ‘try’ de Pol Pla con el tiempo ya cumplido, participando el valenciano Javier Carrión en un choque que ya es leyenda del oval en España. Aunque este partido, sumado al resto de la fase de grupos, pesó en las piernas de un equipo español de Seven que posteriormente cayó en cuartos del Challenge frente al anfitrión Canadá.

Finalmente cosecharon un 13er puesto venciendo por 10-15 a Japón, obteniendo 3 puntos en la clasificación general para situarse en el décimo lugar de la misma. El próximo reto, dentro de un mes en Hong Kong.

Los Leones XV siguen rugiendo

Con un renovado grupo de jóvenes y ambiciosos jugadores, donde ya se ha hecho un nombre de importancia el joven valenciano de 21 años Àlvar Gimeno (VRAC), el combinado de rugby XV español mantuvo las buenas sensaciones de juego y actitud mostradas ante Rumanía y también se deshizo de Bélgica por un contundente 47-9.

Un triunfo que pone a España entre los mejores del Campeonato de Europa, completando una ‘venganza‘ que se inició hace poco más de una semana contra Rumanía en el Central y que ha tenido continuidad este pasado fin de semana, también en tierras madrileñas, ante la selección que les derrotó el año pasado y les dejó fuera del soñado Mundial de Japón.

Los hombres de Santi Santos dieron ante los 8.100 espectadores que acudieron a la cita del Estadio Central de la Complutense de Madrid un recital de ensayos, dominaron en la touch y regalaron a toda la afición grandes jugadas y carreras que pusieron en pie a una hinchada entregada y que, como su equipo, no deja de creer.

Por una lesión del belga Maxime Ghion el partido (el último de Sebastien Rouet con los Leones) terminó unos minutos antes, con un pasillo de ambas selecciones al jugador cuando era sacado del campo que representa mejor que nada el espíritu de compañerismo y respeto que rige este deporte por encima de todo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies